Trump y Clinton triunfan en las primarias de Arizona
Cargando...
Por Redacción

Trump y Clinton triunfan en las primarias de Arizona



El magnate inmobiliario Donald Trump ganó en las elecciones primarias del Partido Republicano para elegir candidato a la Casa Blanca celebradas en Arizona, imponiéndose a sus rivales Ted Cruz y John Kasich, según las proyecciones de los principales medios estadounidenses.


Trump, a quien las encuestas ya daban como favorito, se llevó así la totalidad de los 58 delegados en juego, que deben permitirle seguir sumando para alcanzar el objetivo de llegar a los 1.237 necesarios para obtener la candidatura presidencial.


Arizona es uno de los pocos Estados que en el caso de los republicanos otorgan el 100% de sus delegados al ganador, aunque este se imponga por un margen de lo más estrecho, por lo que una victoria ahí resultaba clave si el magnate quería mantener intactas sus opciones de lograr los 1.237 delegados.


Trump logró en enero el apoyo público del polémico alguacil del Condado de Maricopa (el más poblado de Arizona), Joe Arpaio, conocido en todo el país por su severidad con los inmigrantes indocumentados, quien se mantiene en el cargo desde 1993 y se autodenomina “el alguacil más duro de Estados Unidos”.


Además de Arizona, los republicanos también se vota en el Estado vecino del norte, Utah, donde se reparten 40 delegados.


Por su parte, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton se impuso en las primarias demócratas y venció al senador Bernie Sanders, que había realizado una intensa campaña para ganar ese Estado.


Clinton se hizo así con una victoria significativa en Arizona, donde estaban en juego 75 delegados para elegir al candidato a la Casa Blanca de su partido, aunque este estado sea tradicionalmente un feudo para el Partido Republicano en las elecciones presidenciales.


Tras llevarse la mayoría de delegados de Arizona la precandidata demócrata sigue demostrando su fuerza en los estados sureños, en los que parte con ventaja por la numerosa población hispana que la está apoyando durante esta campaña.


El senador independiente por Vermont no consiguió su anhelado triunfo en Arizona, donde ha desarrollado una intensa campaña para convencer a los latinos más jóvenes en un Estado con una mayoría electoral blanca, algo que “a priori” podría serle más favorable que a su contrincante.


Es la primera y más importante victoria para Clinton, a la espera de que se repartan los 23 delegados de los caucus (asambleas populares) de Idaho y los 33 delegados del vecino estado de Utah, donde, al igual que en Arizona, se registraron largas colas para votar en la jornada electoral.


Por el momento, Clinton tiene 1.163 delegados obtenidos en voto popular de los 2.383 necesarios para alcanzar la nominación en la Convención Nacional Demócrata de julio, mientras que Sanders tiene 844 delegados.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Trump y Clinton triunfan en las primarias de Arizona

imagen

El magnate inmobiliario Donald Trump ganó en las elecciones primarias del Partido Republicano para elegir candidato a la Casa Blanca celebradas en Arizona, imponiéndose a sus rivales Ted Cruz y John Kasich, según las proyecciones de los principales medios estadounidenses.

Trump, a quien las encuestas ya daban como favorito, se llevó así la totalidad de los 58 delegados en juego, que deben permitirle seguir sumando para alcanzar el objetivo de llegar a los 1.237 necesarios para obtener la candidatura presidencial.

Arizona es uno de los pocos Estados que en el caso de los republicanos otorgan el 100% de sus delegados al ganador, aunque este se imponga por un margen de lo más estrecho, por lo que una victoria ahí resultaba clave si el magnate quería mantener intactas sus opciones de lograr los 1.237 delegados.

Trump logró en enero el apoyo público del polémico alguacil del Condado de Maricopa (el más poblado de Arizona), Joe Arpaio, conocido en todo el país por su severidad con los inmigrantes indocumentados, quien se mantiene en el cargo desde 1993 y se autodenomina “el alguacil más duro de Estados Unidos”.

Además de Arizona, los republicanos también se vota en el Estado vecino del norte, Utah, donde se reparten 40 delegados.

Por su parte, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton se impuso en las primarias demócratas y venció al senador Bernie Sanders, que había realizado una intensa campaña para ganar ese Estado.

Clinton se hizo así con una victoria significativa en Arizona, donde estaban en juego 75 delegados para elegir al candidato a la Casa Blanca de su partido, aunque este estado sea tradicionalmente un feudo para el Partido Republicano en las elecciones presidenciales.

Tras llevarse la mayoría de delegados de Arizona la precandidata demócrata sigue demostrando su fuerza en los estados sureños, en los que parte con ventaja por la numerosa población hispana que la está apoyando durante esta campaña.

El senador independiente por Vermont no consiguió su anhelado triunfo en Arizona, donde ha desarrollado una intensa campaña para convencer a los latinos más jóvenes en un Estado con una mayoría electoral blanca, algo que “a priori” podría serle más favorable que a su contrincante.

Es la primera y más importante victoria para Clinton, a la espera de que se repartan los 23 delegados de los caucus (asambleas populares) de Idaho y los 33 delegados del vecino estado de Utah, donde, al igual que en Arizona, se registraron largas colas para votar en la jornada electoral.

Por el momento, Clinton tiene 1.163 delegados obtenidos en voto popular de los 2.383 necesarios para alcanzar la nominación en la Convención Nacional Demócrata de julio, mientras que Sanders tiene 844 delegados.

comentarios

imagen imagen
Login