ciudadanodiario.com.ar
Trasladarán el sable corvo de San Martín al Museo Histórico
Cargando...
Por Redacción

Trasladarán el sable corvo de San Martín al Museo Histórico



La Presidente ordenó trasladar el sable corvo del general José de San Martín al Museo Histórico Nacional. Así quedó establecido en el decreto 843/2015, publicado este miércoles en el Boletín Oficial. Hasta hoy se encontraba en el Regimiento de Granaderos de la Ciudad de Buenos Aires.


“Actualmente, el Museo Histórico Nacional está llevando a cabo un proceso de reconfiguración que pretende exponer la historia argentina desde un abordaje de la construcción social, a fin de volver a articular exposiciones permanentes que den testimonio de nuestra cultura, desde los pobladores originarios hasta el siglo XX”, argumentó la Casa Rosada.


Detrás de los papeles hay otros argumentos que llevaron al Gobierno a determinar el traslado del sable. La Presidente piensa en darle tonos épicos a sus últimos seis meses de gobierno. Ha decidido anticiparse a los historiadores y tratar de grabar en la retina de los 40 millones de argentinos actos masivos que la hagan ver siempre en el centro del escenario.


San Martín adquirió en Inglaterra un sable corvo, una espada ágil sin arabescos, oros ni adornos especiales en su empuñadura, que creía ideal para armar a su regimiento de granaderos dada la versatilidad que permitía a la caballería. Con él combatió por toda América atesorándolo como un símbolo de sus convicciones. Por propia decisión testamentaria, San Martín lo legó a su admirado Juan Manuel de Rosas para luego pasar por las manos de Manuelita, un amigo del caudillo federal y tenedores londinenses hasta que el 4 de marzo de 1897 fue depositado en el Museo Histórico Nacional de calle Defensa. Desde allí, las peripecias del arma son propias de una novela: fue robada, usada como estandarte, restituida, reclamada por organizaciones fundamentalistas y hasta religiosas. Durante el mandato de Juan Carlos Onganía, el presidente de facto emitió el decreto 8756 del 21 de noviembre de 1967 que lo trasladó al Regimiento de Granaderos en donde hoy reposa protegido por un templete inviolable que puede ser visitado por cualquiera./Gentileza Infobae


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Trasladarán el sable corvo de San Martín al Museo Histórico

La Presidente ordenó trasladar el sable corvo del general José de San Martín al Museo Histórico Nacional. Así quedó establecido en el decreto 843/2015, publicado este miércoles en el Boletín Oficial. Hasta hoy se encontraba en el Regimiento de Granaderos de la Ciudad de Buenos Aires.

“Actualmente, el Museo Histórico Nacional está llevando a cabo un proceso de reconfiguración que pretende exponer la historia argentina desde un abordaje de la construcción social, a fin de volver a articular exposiciones permanentes que den testimonio de nuestra cultura, desde los pobladores originarios hasta el siglo XX”, argumentó la Casa Rosada.

Detrás de los papeles hay otros argumentos que llevaron al Gobierno a determinar el traslado del sable. La Presidente piensa en darle tonos épicos a sus últimos seis meses de gobierno. Ha decidido anticiparse a los historiadores y tratar de grabar en la retina de los 40 millones de argentinos actos masivos que la hagan ver siempre en el centro del escenario.

San Martín adquirió en Inglaterra un sable corvo, una espada ágil sin arabescos, oros ni adornos especiales en su empuñadura, que creía ideal para armar a su regimiento de granaderos dada la versatilidad que permitía a la caballería. Con él combatió por toda América atesorándolo como un símbolo de sus convicciones. Por propia decisión testamentaria, San Martín lo legó a su admirado Juan Manuel de Rosas para luego pasar por las manos de Manuelita, un amigo del caudillo federal y tenedores londinenses hasta que el 4 de marzo de 1897 fue depositado en el Museo Histórico Nacional de calle Defensa. Desde allí, las peripecias del arma son propias de una novela: fue robada, usada como estandarte, restituida, reclamada por organizaciones fundamentalistas y hasta religiosas. Durante el mandato de Juan Carlos Onganía, el presidente de facto emitió el decreto 8756 del 21 de noviembre de 1967 que lo trasladó al Regimiento de Granaderos en donde hoy reposa protegido por un templete inviolable que puede ser visitado por cualquiera./Gentileza Infobae

comentarios

Login