Cargando...
Por Redacción

Testeos gratuitos de cáncer de colon y recto



Con el aval del Instituto Nacional de Cáncer, este mes se realizan testeos gratuitos de cáncer colorrectal en centros de salud y hospitales públicos de la provincia. Apuntan a personas que tengan antecedentes familiares y sean mayores de 50 años. Esta acción de prevención es paralela a la inauguración de una red de consultorios abiertos para ese fin en el Gran Mendoza y tiene como objetivo la detección precoz de pólipos o lesiones precursoras benignas para iniciar tratamientos que mejoren la vida del paciente y eviten el desarrollo de esta enfermedad que puede producir la muerte.


Los servicios de testeos tienen su inicio en el Centro de Salud N° 16 de Guaymallén, el N° 17 y N° 20 de Las Heras, en el N° 31 de Luján, el N° 30 de Godoy Cruz y el N° 237 de Maipú, a los que se suman los consultorios externos de los Hospitales Lagomaggiore y Central. En ellos se realiza un examen que implica un test de sangre oculta en materia fecal y que se recomienda hacer una vez por año a toda persona mayor de 50 años.


Con turnos programados, los pacientes que realizan la consulta cuentan con una historia clínica única a través del Sistema de Información del Tamizaje (SITAM), el que permite acceder a ella a todo profesional y técnico que la precise en cualquiera de los niveles intervinientes; verificar su seguimiento y constatar las recomendaciones de cada caso. Por otro lado, este sistema brinda datos que permiten la evaluación estadística de la enfermedad, su impacto progresivo en la prevención, la disminución de la incidencia y su mortalidad.


Se estima que en Mendoza un 15 % de la población tiene antecedentes familiares o personales de la enfermedad, mientras que existe un 10 % que posee riesgo moderado. Por ello, junto a la red de consultorios y testeos se inicia, además, una campaña de concientización. Todas estas medidas resultan de vital importancia si se considera que el cáncer de colon y recto es la tercera forma más común de cáncer y la segunda causa de mortalidad que se asocia al cáncer en América Latina. En el mundo, 639.000 personas mueren al año por ella. Argentina registra 100 mil nuevos casos anuales y mueren por su causa 58 mil personas en el mismo lapso, mientras que en Mendoza hay 400 diagnósticos al año. El 90 % de los cánceres colorrectales se  produce en personas mayores de 50 años y tiene más incidencia en hombres que en mujeres. Alrededor del 75 % de los casos corresponde a los denominados “esporádicos”, es decir, se desarrollan en personas que no registran antecedentes personales ni familiares, por lo que se estima que su origen implica factores dietéticos y ambientales. El 25 % que resta se produce en personas con riesgo adicional por padecer enfermedades relacionadas o por herencia.


Hay que recordar que el cáncer colorrectal es una enfermedad en que las células malignas se localizan en la porción intermedia y más larga del intestino grueso. Es fácil de detectar, si su diagnóstico es precoz tiene un alto grado de curación y tarda mucho en desarrollarse.  Entre las causas que lo determinan se encuentran: la edad, se presenta por lo general en pacientes mayores de 50 años;  la dieta y el estilo de vida, ya que se lo asocia al consumo abundante de grasas y la escases de fibras como así también a la vida sedentaria, el tabaquismo y la obesidad;  la herencia y el historial médico, en tanto existe la posibilidad de que una persona tenga mayor predisposición a desarrollarlo si alguien de su familia lo padece  y/o si el paciente tiene o tuvo pólipos de colon o recto, colitis ulcerosa, cáncer de mama, útero u ovario.


Como el cáncer de color y recto tiene una larga evolución hay que prestar especial atención a los síntomas. Empieza con un pólipo de carácter benigno y las molestias aparecen en la fase avanzada de la enfermedad, entre ellas pueden manifestarse: cambios en los ritmos intestinales, diarrea o sensación de tener el vientre lleno, estreñimiento, sangre en las heces y/o cambios en su consistencia, dolor o molestia abdominal, pérdida de peso sin causa aparente, pérdida de apetito, cansancio constante y vómitos.


Dado que es la tercera forma más común de cáncer es primordial prevenirlo. La detección precoz y extracción de los pólipos benignos pueden colaborar a erradicar el desarrollo de la enfermedad. Para quienes la herencia genética los pone en riesgo resultan de vital importancia los controles médicos periódicos. También se recomienda evitar hábitos poco saludables. En lo puntual se aconseja no abusar del alcohol y el tabaco, controlar la obesidad, evitar el sobrepeso y el exceso de calorías; mantener una actividad física adecuada a la edad, realizar ejercicio físico de manera regular y seguir una dieta equilibrada, la que supone reducir el consumo de grasas y carnes rojas al mismo tiempo que aumente la ingesta de pescado y pollo, las fibras, las frutas y las verduras.


Si tiene más de 50 años es una buena oportunidad para asistir a su centro de salud más cercano o a los consultorios externos de los hospitales públicos mencionados para realizarse el testeo gratuito que le permita descartar la enfermedad o tratarla a tiempo. Para más información acerca del cáncer de colon y recto ingrese a http://www.ciudadanodiario.com.ar/hacia-un-protocolo-de-cancer-colorrectal/ .



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Testeos gratuitos de cáncer de colon y recto

Con el aval del Instituto Nacional de Cáncer, este mes se realizan testeos gratuitos de cáncer colorrectal en centros de salud y hospitales públicos de la provincia. Apuntan a personas que tengan antecedentes familiares y sean mayores de 50 años. Esta acción de prevención es paralela a la inauguración de una red de consultorios abiertos para ese fin en el Gran Mendoza y tiene como objetivo la detección precoz de pólipos o lesiones precursoras benignas para iniciar tratamientos que mejoren la vida del paciente y eviten el desarrollo de esta enfermedad que puede producir la muerte.

Los servicios de testeos tienen su inicio en el Centro de Salud N° 16 de Guaymallén, el N° 17 y N° 20 de Las Heras, en el N° 31 de Luján, el N° 30 de Godoy Cruz y el N° 237 de Maipú, a los que se suman los consultorios externos de los Hospitales Lagomaggiore y Central. En ellos se realiza un examen que implica un test de sangre oculta en materia fecal y que se recomienda hacer una vez por año a toda persona mayor de 50 años.

Con turnos programados, los pacientes que realizan la consulta cuentan con una historia clínica única a través del Sistema de Información del Tamizaje (SITAM), el que permite acceder a ella a todo profesional y técnico que la precise en cualquiera de los niveles intervinientes; verificar su seguimiento y constatar las recomendaciones de cada caso. Por otro lado, este sistema brinda datos que permiten la evaluación estadística de la enfermedad, su impacto progresivo en la prevención, la disminución de la incidencia y su mortalidad.

Se estima que en Mendoza un 15 % de la población tiene antecedentes familiares o personales de la enfermedad, mientras que existe un 10 % que posee riesgo moderado. Por ello, junto a la red de consultorios y testeos se inicia, además, una campaña de concientización. Todas estas medidas resultan de vital importancia si se considera que el cáncer de colon y recto es la tercera forma más común de cáncer y la segunda causa de mortalidad que se asocia al cáncer en América Latina. En el mundo, 639.000 personas mueren al año por ella. Argentina registra 100 mil nuevos casos anuales y mueren por su causa 58 mil personas en el mismo lapso, mientras que en Mendoza hay 400 diagnósticos al año. El 90 % de los cánceres colorrectales se  produce en personas mayores de 50 años y tiene más incidencia en hombres que en mujeres. Alrededor del 75 % de los casos corresponde a los denominados “esporádicos”, es decir, se desarrollan en personas que no registran antecedentes personales ni familiares, por lo que se estima que su origen implica factores dietéticos y ambientales. El 25 % que resta se produce en personas con riesgo adicional por padecer enfermedades relacionadas o por herencia.

Hay que recordar que el cáncer colorrectal es una enfermedad en que las células malignas se localizan en la porción intermedia y más larga del intestino grueso. Es fácil de detectar, si su diagnóstico es precoz tiene un alto grado de curación y tarda mucho en desarrollarse.  Entre las causas que lo determinan se encuentran: la edad, se presenta por lo general en pacientes mayores de 50 años;  la dieta y el estilo de vida, ya que se lo asocia al consumo abundante de grasas y la escases de fibras como así también a la vida sedentaria, el tabaquismo y la obesidad;  la herencia y el historial médico, en tanto existe la posibilidad de que una persona tenga mayor predisposición a desarrollarlo si alguien de su familia lo padece  y/o si el paciente tiene o tuvo pólipos de colon o recto, colitis ulcerosa, cáncer de mama, útero u ovario.

Como el cáncer de color y recto tiene una larga evolución hay que prestar especial atención a los síntomas. Empieza con un pólipo de carácter benigno y las molestias aparecen en la fase avanzada de la enfermedad, entre ellas pueden manifestarse: cambios en los ritmos intestinales, diarrea o sensación de tener el vientre lleno, estreñimiento, sangre en las heces y/o cambios en su consistencia, dolor o molestia abdominal, pérdida de peso sin causa aparente, pérdida de apetito, cansancio constante y vómitos.

Dado que es la tercera forma más común de cáncer es primordial prevenirlo. La detección precoz y extracción de los pólipos benignos pueden colaborar a erradicar el desarrollo de la enfermedad. Para quienes la herencia genética los pone en riesgo resultan de vital importancia los controles médicos periódicos. También se recomienda evitar hábitos poco saludables. En lo puntual se aconseja no abusar del alcohol y el tabaco, controlar la obesidad, evitar el sobrepeso y el exceso de calorías; mantener una actividad física adecuada a la edad, realizar ejercicio físico de manera regular y seguir una dieta equilibrada, la que supone reducir el consumo de grasas y carnes rojas al mismo tiempo que aumente la ingesta de pescado y pollo, las fibras, las frutas y las verduras.

Si tiene más de 50 años es una buena oportunidad para asistir a su centro de salud más cercano o a los consultorios externos de los hospitales públicos mencionados para realizarse el testeo gratuito que le permita descartar la enfermedad o tratarla a tiempo. Para más información acerca del cáncer de colon y recto ingrese a http://www.ciudadanodiario.com.ar/hacia-un-protocolo-de-cancer-colorrectal/ .

comentarios

imagen imagen
Login