Suma alegrías
Cargando...
Por Redacción

Suma alegrías



El exitoso River de Marcelo Gallardo tiene motivos de sobra para seguir festejando. Ya cerró un campeonato local sin objetivos de por medio con la caída ante Newell’s, espera el desenlace de la Semifinal de la Copa Sudamericana ante Huracán y se desvela con la participación en el Mundial de Clubes de Japón. Pero los dirigentes continúan haciendo todo lo posible para repetir los momentos alegres en 2016.


Una de las preocupaciones que afecta la planificación del Muñeco es el armado del plantel para los futuros compromisos, más allá del hambre voraz por coleccionar nuevos trofeos internacionales en la vitrina. Después de la conquista de América se fueron baluartes como Ramiro Funes Mori y Teófilo Gutiérrez, se concretó la transferencia de Matías Kranevitter al exterior y los rumores aventuraban más despedidas.


Leonardo Pisculichi y Carlos Sánchez, los íconos millonarios de los triunfos por Copas internacionales más recientes sobre Boca, tenían complicada la continuidad en la entidad de Núñez hace apenas unos días. Pero las negociaciones dieron un giro de 180º, producto del esfuerzo dirigencial y las pretensiones de los jugadores de vestir un tiempo más la banda roja. El primero de ellos, héroe en la Sudamericana del año pasado, ya estampó la firma en los papeles; mientras que el uruguayo arribó a un principio de acuerdo.


Pisculichi, de 31 años, extendió su vínculo por dos temporadas en las oficinas del Monumental y la entidad anunció con bombos y platillos la noticia en su plataforma oficial de Twitter.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Suma alegrías

imagen

El exitoso River de Marcelo Gallardo tiene motivos de sobra para seguir festejando. Ya cerró un campeonato local sin objetivos de por medio con la caída ante Newell’s, espera el desenlace de la Semifinal de la Copa Sudamericana ante Huracán y se desvela con la participación en el Mundial de Clubes de Japón. Pero los dirigentes continúan haciendo todo lo posible para repetir los momentos alegres en 2016.

Una de las preocupaciones que afecta la planificación del Muñeco es el armado del plantel para los futuros compromisos, más allá del hambre voraz por coleccionar nuevos trofeos internacionales en la vitrina. Después de la conquista de América se fueron baluartes como Ramiro Funes Mori y Teófilo Gutiérrez, se concretó la transferencia de Matías Kranevitter al exterior y los rumores aventuraban más despedidas.

Leonardo Pisculichi y Carlos Sánchez, los íconos millonarios de los triunfos por Copas internacionales más recientes sobre Boca, tenían complicada la continuidad en la entidad de Núñez hace apenas unos días. Pero las negociaciones dieron un giro de 180º, producto del esfuerzo dirigencial y las pretensiones de los jugadores de vestir un tiempo más la banda roja. El primero de ellos, héroe en la Sudamericana del año pasado, ya estampó la firma en los papeles; mientras que el uruguayo arribó a un principio de acuerdo.

Pisculichi, de 31 años, extendió su vínculo por dos temporadas en las oficinas del Monumental y la entidad anunció con bombos y platillos la noticia en su plataforma oficial de Twitter.

comentarios

imagen imagen
Login