ciudadanodiario.com.ar
Sudamérica pone primera hacia Rusia 2018
Cargando...
Por Redacción

Sudamérica pone primera hacia Rusia 2018



Diez selecciones sudamericanas iniciarán este jueves un largo periplo de dos años por los estadios de la región en una disputada clasificatoria que entregará cuatro pasajes directos y la posibilidad de un repechaje ante el vencedor de Oceanía para el Mundial Rusia-2018.


Argentina y Brasil, una vez más, aparecen como los grandes favoritos a llevarse los primeros tickets, dejando apenas la mitad de la torta, que deberá repartirse entre los otros ocho combinados que estarán en competencia.


Con una selección liderada por el mejor futbolista del planeta, Lionel Messi, que no jugará las primeros partidos por lesión, la subcampeona mundial Argentina tiene ante sí un trámite a cumplir, que seguramente no le demandará demasiado esfuerzo ni desvelos.


Tal vez por aquello de que más vale que sobre y no que falte, Sergio Kun Agüero (Manchester City), Ángel Di María y Javier Pastore (París Saint-Germain) y Carlos Tevez (Boca Juniors) soportarán, al principio sin Messi, el peso ofensivo de la selección albiceleste que orienta Gerardo Tata Martino.


Brasil, en cambio, tendrá que hacerle frente en el clasificatorio a las dos pesadillas que vivió apenas en un año: la debacle frente a Alemania en las semifinales de su Mundial y la eliminación ante Paraguay en los cuartos de final de la Copa América de Chile.


Para colmo, los auriverdes arrancarán la fase premundialista sin el astro Neymar, que aún tiene que pagar la mitad de los cuatro partidos de suspensión que se llevó de la Copa América por una pelea tras la derrota (1-0) ante Colombia.


Sin el crack del Barça, el técnico Dunga se rodeó para el estreno de los mundialistas Hulk (Zenit), Willian (Chelsea), Dani Alves (FC Barcelona), Marcelo (Real Madrid) y Davis Luiz (París Saint-Germain), premió el buen presente de Lucas Moura (París Saint-Germain) y Douglas Costa (Bayern Munich), y se acordó de dos de la vieja guardia representada en Kaká (Orlando City, MLS) y Ricardo Oliveira (Santos).


El baile de los que sobran.


Uno o dos escalones más abajo de los gigantes de la región surgen Chile, el actual campeón de América; Colombia, Uruguay, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela. Bolivia, penosamente, luce casi descartado de la discusión por su triste actualidad deportiva e institucional.


La Roja, al mando del argentino Jorge Sampaoli y con una interesante generación que lideran Alexis Sánchez (Arsenal), Arturo Vidal (Bayern Munich), Claudio Bravo (FC Barcelona) y Gary Medel (Inter de Milán), va por su tercer participación consecutiva en un Mundial.


Colombia, que se reencontró con una Copa del Mundo después de 16 años de ausencia, le apuesta nuevamente a la sapiencia de José Pekerman para armar un combinado en torno a James Rodríguez (Real Madrid), baja por lesión en los primeros partidos, así como por Radamel Falcao García (Chelsea) y Juan Guillermo Cuadrado (Juventus).


Uruguay, el eterno habitante de los repechajes -así llegó a Sudáfrica-2010 y Brasil-2014, y cayó en esa instancia para clasificarse a Alemania-2006-, afrontará el estreno con dos ausencias notables e insustituibles: las de Luis el Pistolero Suárez y Edinson el Matador Cavani.


Suárez aún debe cuatro de las nueve fechas que le impuso la FIFA por el mordisco mundialista al italiano Giorgio Chiellini, mientras que Cavani cumplirá dos fechas de suspensión como castigo de la Conmebol por reaccionar a la abusiva agresión del chileno Gonzalo Jara durante la Copa América.


Los argentinos Gustavo Quinteros, al frente de Ecuador; Ramón Díaz, que se le midió al resurgir de Paraguay, y Ricardo Gareca, que busca ponerle punto final a la sequía mundialista de Perú, deberán luchar en esta ocasión contra selecciones consolidadas y renovadas como Colombia, Uruguay y Chile.


Todo parece más difícil y tortuoso que en rondas anteriores, incluso porque Venezuela, que arañó la posibilidad del repechaje para Brasil, trabaja con seriedad en esta oportunidad y cuenta con un plantel interesante que podría complicar a más de uno.


El deporte rey en la región se viste así de fiesta y durante dos años los aficionados se llenarán los ojos con jugadores que solo pueden ver por televisión y en los que depositan toda su esperanza para no perderse la expedición Rusia-2018.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Sudamérica pone primera hacia Rusia 2018

Diez selecciones sudamericanas iniciarán este jueves un largo periplo de dos años por los estadios de la región en una disputada clasificatoria que entregará cuatro pasajes directos y la posibilidad de un repechaje ante el vencedor de Oceanía para el Mundial Rusia-2018.

Argentina y Brasil, una vez más, aparecen como los grandes favoritos a llevarse los primeros tickets, dejando apenas la mitad de la torta, que deberá repartirse entre los otros ocho combinados que estarán en competencia.

Con una selección liderada por el mejor futbolista del planeta, Lionel Messi, que no jugará las primeros partidos por lesión, la subcampeona mundial Argentina tiene ante sí un trámite a cumplir, que seguramente no le demandará demasiado esfuerzo ni desvelos.

Tal vez por aquello de que más vale que sobre y no que falte, Sergio Kun Agüero (Manchester City), Ángel Di María y Javier Pastore (París Saint-Germain) y Carlos Tevez (Boca Juniors) soportarán, al principio sin Messi, el peso ofensivo de la selección albiceleste que orienta Gerardo Tata Martino.

Brasil, en cambio, tendrá que hacerle frente en el clasificatorio a las dos pesadillas que vivió apenas en un año: la debacle frente a Alemania en las semifinales de su Mundial y la eliminación ante Paraguay en los cuartos de final de la Copa América de Chile.

Para colmo, los auriverdes arrancarán la fase premundialista sin el astro Neymar, que aún tiene que pagar la mitad de los cuatro partidos de suspensión que se llevó de la Copa América por una pelea tras la derrota (1-0) ante Colombia.

Sin el crack del Barça, el técnico Dunga se rodeó para el estreno de los mundialistas Hulk (Zenit), Willian (Chelsea), Dani Alves (FC Barcelona), Marcelo (Real Madrid) y Davis Luiz (París Saint-Germain), premió el buen presente de Lucas Moura (París Saint-Germain) y Douglas Costa (Bayern Munich), y se acordó de dos de la vieja guardia representada en Kaká (Orlando City, MLS) y Ricardo Oliveira (Santos).

El baile de los que sobran.

Uno o dos escalones más abajo de los gigantes de la región surgen Chile, el actual campeón de América; Colombia, Uruguay, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela. Bolivia, penosamente, luce casi descartado de la discusión por su triste actualidad deportiva e institucional.

La Roja, al mando del argentino Jorge Sampaoli y con una interesante generación que lideran Alexis Sánchez (Arsenal), Arturo Vidal (Bayern Munich), Claudio Bravo (FC Barcelona) y Gary Medel (Inter de Milán), va por su tercer participación consecutiva en un Mundial.

Colombia, que se reencontró con una Copa del Mundo después de 16 años de ausencia, le apuesta nuevamente a la sapiencia de José Pekerman para armar un combinado en torno a James Rodríguez (Real Madrid), baja por lesión en los primeros partidos, así como por Radamel Falcao García (Chelsea) y Juan Guillermo Cuadrado (Juventus).

Uruguay, el eterno habitante de los repechajes -así llegó a Sudáfrica-2010 y Brasil-2014, y cayó en esa instancia para clasificarse a Alemania-2006-, afrontará el estreno con dos ausencias notables e insustituibles: las de Luis el Pistolero Suárez y Edinson el Matador Cavani.

Suárez aún debe cuatro de las nueve fechas que le impuso la FIFA por el mordisco mundialista al italiano Giorgio Chiellini, mientras que Cavani cumplirá dos fechas de suspensión como castigo de la Conmebol por reaccionar a la abusiva agresión del chileno Gonzalo Jara durante la Copa América.

Los argentinos Gustavo Quinteros, al frente de Ecuador; Ramón Díaz, que se le midió al resurgir de Paraguay, y Ricardo Gareca, que busca ponerle punto final a la sequía mundialista de Perú, deberán luchar en esta ocasión contra selecciones consolidadas y renovadas como Colombia, Uruguay y Chile.

Todo parece más difícil y tortuoso que en rondas anteriores, incluso porque Venezuela, que arañó la posibilidad del repechaje para Brasil, trabaja con seriedad en esta oportunidad y cuenta con un plantel interesante que podría complicar a más de uno.

El deporte rey en la región se viste así de fiesta y durante dos años los aficionados se llenarán los ojos con jugadores que solo pueden ver por televisión y en los que depositan toda su esperanza para no perderse la expedición Rusia-2018.

comentarios

Login