ciudadanodiario.com.ar
Siguen estafando gente con el “secuestro virtual”
Cargando...
Por Redacción

Siguen estafando gente con el “secuestro virtual”



Un nuevo caso de estafa virtual tuvo lugar en las últimas horas en el departamento de Godoy Cruz. Allí, a las 2 de la madrugada del lunes, una mujer recibió un intimidante llamado en el que se le exigía dinero para liberar a su hijo. Todo, vía telefónica. Es decir: no hay a quién culpar.


Todo se dio casi de repente: Graciela Dora Salillos, de 55 años, recibía un llamado en el que se le pedían $60.000 para liberar a su hijo, Eduardo Martín Oyarzábal, de 28 años, de un supuesto secuestro. Ante la requisitoria, la mujer ofreció sus joyas, por lo que los secuestradores le aseguraron que pasaría un remis por su domicilio a buscar el motín.


Pero la mujer no se quedó con esto: llamó al 911 y dio aviso a la policía. Luego de las explicaciones pertinentes, el auto patrullero se retira, y queda solamente un efectivo en el interior de la vivienda, a la espera de novedades.


Estas no tardaron en llegar: se hizo presente un taxi, y rápidamente se dispuso del traslado del conductor, quien quedó aprehendido en la Oficina Fiscal n°3, de la Comisaría 7°.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Siguen estafando gente con el “secuestro virtual”

Un nuevo caso de estafa virtual tuvo lugar en las últimas horas en el departamento de Godoy Cruz. Allí, a las 2 de la madrugada del lunes, una mujer recibió un intimidante llamado en el que se le exigía dinero para liberar a su hijo. Todo, vía telefónica. Es decir: no hay a quién culpar.

Todo se dio casi de repente: Graciela Dora Salillos, de 55 años, recibía un llamado en el que se le pedían $60.000 para liberar a su hijo, Eduardo Martín Oyarzábal, de 28 años, de un supuesto secuestro. Ante la requisitoria, la mujer ofreció sus joyas, por lo que los secuestradores le aseguraron que pasaría un remis por su domicilio a buscar el motín.

Pero la mujer no se quedó con esto: llamó al 911 y dio aviso a la policía. Luego de las explicaciones pertinentes, el auto patrullero se retira, y queda solamente un efectivo en el interior de la vivienda, a la espera de novedades.

Estas no tardaron en llegar: se hizo presente un taxi, y rápidamente se dispuso del traslado del conductor, quien quedó aprehendido en la Oficina Fiscal n°3, de la Comisaría 7°.

comentarios

Login