ciudadanodiario.com.ar
Shavi, la perra que recorrió 320 kilómetros para volver con su cuidadora
Cargando...
Por Redacción

Shavi, la perra que recorrió 320 kilómetros para volver con su cuidadora



Una historia que, sin duda, demuestra la fidelidad y el agradecimiento que los animales son capaces de experimentar. La perra Shavi, que vivía en Rostov, una región del suroeste de Rusia, sufrió un terrible atropello ante la indiferencia del conductor responsable el pasado invierno del hemisferio norte. Abandonada a su suerte, Shavi sufrió multitud de heridas y el inimaginable dolor causado por dos patas rotas durante el incidente.


El can agonizaba cuando dos transeúntes decidieron rescatarla y conducirla a un veterinario. Aunque el prodigio se produjo más tarde, como narra el diario británico “The Daily Mail”.


Tras recibir los primeros tratamientos, el veterinario buscó a alguien que cuidase del animal hasta su completa recuperación. Nina Baranovskaya, una mujer de 26 años, fue la única que respondió a esa llamada. La mujer ayudó a Shavi a volver a caminar, después de los problemas sufridos en sus patas. También trató a la perra con cariño y atendió su alimentación. Sin embargo, Nina no podía quedarse con ella para siempre ya que vivía en un piso demasiado pequeño y una familia que atender lo impedía. Por lo que le encontró un nuevo hogar en casa de unos amigos de confianza.


La sorpresa llegó al poco tiempo. Después de unos días, Shavi se esfumó y abandonó a su nueva familia. El animal había decidido emprender un camino de 320 kilómetros, un recorrido de casi una semana, para volver a encontrarse con la mujer que cuidó de ella después del accidente. Nina sintió su presencia durante un paseo, cuando la perra tocó su pierna para avisarle de que había vuelto. Ahora Nina busca un nuevo piso, más grande, para que puedan vivir juntas y no separarse nunca más.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Shavi, la perra que recorrió 320 kilómetros para volver con su cuidadora

Una historia que, sin duda, demuestra la fidelidad y el agradecimiento que los animales son capaces de experimentar. La perra Shavi, que vivía en Rostov, una región del suroeste de Rusia, sufrió un terrible atropello ante la indiferencia del conductor responsable el pasado invierno del hemisferio norte. Abandonada a su suerte, Shavi sufrió multitud de heridas y el inimaginable dolor causado por dos patas rotas durante el incidente.

El can agonizaba cuando dos transeúntes decidieron rescatarla y conducirla a un veterinario. Aunque el prodigio se produjo más tarde, como narra el diario británico “The Daily Mail”.

Tras recibir los primeros tratamientos, el veterinario buscó a alguien que cuidase del animal hasta su completa recuperación. Nina Baranovskaya, una mujer de 26 años, fue la única que respondió a esa llamada. La mujer ayudó a Shavi a volver a caminar, después de los problemas sufridos en sus patas. También trató a la perra con cariño y atendió su alimentación. Sin embargo, Nina no podía quedarse con ella para siempre ya que vivía en un piso demasiado pequeño y una familia que atender lo impedía. Por lo que le encontró un nuevo hogar en casa de unos amigos de confianza.

La sorpresa llegó al poco tiempo. Después de unos días, Shavi se esfumó y abandonó a su nueva familia. El animal había decidido emprender un camino de 320 kilómetros, un recorrido de casi una semana, para volver a encontrarse con la mujer que cuidó de ella después del accidente. Nina sintió su presencia durante un paseo, cuando la perra tocó su pierna para avisarle de que había vuelto. Ahora Nina busca un nuevo piso, más grande, para que puedan vivir juntas y no separarse nunca más.

comentarios

Login