ciudadanodiario.com.ar
Sentinel del Norte, misteriosa y fatal
Cargando...
Por Redacción

Sentinel del Norte, misteriosa y fatal



Si tu intención es viajar a un lugar recóndito del planeta e inexplorado por la civilización moderna; te damos la buena noticia que ese territorio existe pero trasladarse hasta ahí puede conllevar dejar la vida.


Se trata de la isla Sentinel del Norte y está situada en el archipiélago de las Islas Andamán, en el Océano Índico, al este del golfo de Bengala. Lamentablemente no puede visitarse turísticamente ya que la tribu que la habita lleva, desde tiempos inmemoriales, resistiéndose al contacto con los visitantes. Aunque parezca poco creíble, cualquier forastero a la isla, corre riesgo de ser asesinado.


El “The Daily Mail” dedicó recientemente un reportaje que detalló los misterios de Sentinel de Norte y sus habitantes. La isla no es más que un minúsculo pedazo de tierra de 72 kilómetros cuadrados de extensión y se estima que está habitada desde hace unos 60.000 años. Oficialmente su administración depende de India, pero hace mucho tiempo que las autoridades de este país desistieron de cualquier injerencia gubernativa. De hecho, se ha establecido una zona de exclusión de tres millas alrededor de la isla y así evitar nuevos incidentes antes que resolver los enigmas que ocultan aquellas tierras.


Los únicos que se atreven a acercarse a Sentinel del Norte son los pescadores ilegales, conscientes de la riqueza de sus aguas. La guardia costera india extrema la vigilancia para evitar estas prácticas, que ponen en peligro la forma de vida de los aborígenes y la seguridad de los propios pescadores. Sin embargo, algunos consiguen burlar los controles y llegar a las proximidades de la costa.


Ocurrió en 2006 y los dos incautos que alcanzaron la isla fueron inmediatamente asesinados por la tribu local.


Tras el terrible tsunami de 2004, aviones y helicópteros sobrevolaron Sentinel del Norte para comprobar si la catástrofe había afectado a sus habitantes. La exploración fue tan superficial que no fue posible extraer muchas conclusiones, pero sí se confirmó que continúa existiendo vida humana. Desde el aire, los investigadores observaron cómo los nativos les apuntaban con lanzas. Los que volaron más bajo incluso pudieron ver cómo les lanzaban piedras. Nada querían saber de ayuda humanitaria procedente de extraños.


Los nativos de la isla son conocidos mundialmente como “la tribu que vive en la Edad de Piedra”, aunque este apelativo no es del todo preciso, al haberse detectado que cuentan con algunas herramientas y armas rudimentarias. Sin embargo, sólo hay imágenes tomadas vía satélite o desde la distancia y escasea la información sobre sus costumbres.


La organización Survival International aconseja dejar las cosas como están porque más allá del peligro de reacciones violentas, los habitantes de Sentinel del Norte podrían no estar inmunizados contra enfermedades comunes. El contacto con extranjeros podría ser fatal también para ellos.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Sentinel del Norte, misteriosa y fatal

Si tu intención es viajar a un lugar recóndito del planeta e inexplorado por la civilización moderna; te damos la buena noticia que ese territorio existe pero trasladarse hasta ahí puede conllevar dejar la vida.

Se trata de la isla Sentinel del Norte y está situada en el archipiélago de las Islas Andamán, en el Océano Índico, al este del golfo de Bengala. Lamentablemente no puede visitarse turísticamente ya que la tribu que la habita lleva, desde tiempos inmemoriales, resistiéndose al contacto con los visitantes. Aunque parezca poco creíble, cualquier forastero a la isla, corre riesgo de ser asesinado.

El “The Daily Mail” dedicó recientemente un reportaje que detalló los misterios de Sentinel de Norte y sus habitantes. La isla no es más que un minúsculo pedazo de tierra de 72 kilómetros cuadrados de extensión y se estima que está habitada desde hace unos 60.000 años. Oficialmente su administración depende de India, pero hace mucho tiempo que las autoridades de este país desistieron de cualquier injerencia gubernativa. De hecho, se ha establecido una zona de exclusión de tres millas alrededor de la isla y así evitar nuevos incidentes antes que resolver los enigmas que ocultan aquellas tierras.

Los únicos que se atreven a acercarse a Sentinel del Norte son los pescadores ilegales, conscientes de la riqueza de sus aguas. La guardia costera india extrema la vigilancia para evitar estas prácticas, que ponen en peligro la forma de vida de los aborígenes y la seguridad de los propios pescadores. Sin embargo, algunos consiguen burlar los controles y llegar a las proximidades de la costa.

Ocurrió en 2006 y los dos incautos que alcanzaron la isla fueron inmediatamente asesinados por la tribu local.

Tras el terrible tsunami de 2004, aviones y helicópteros sobrevolaron Sentinel del Norte para comprobar si la catástrofe había afectado a sus habitantes. La exploración fue tan superficial que no fue posible extraer muchas conclusiones, pero sí se confirmó que continúa existiendo vida humana. Desde el aire, los investigadores observaron cómo los nativos les apuntaban con lanzas. Los que volaron más bajo incluso pudieron ver cómo les lanzaban piedras. Nada querían saber de ayuda humanitaria procedente de extraños.

Los nativos de la isla son conocidos mundialmente como “la tribu que vive en la Edad de Piedra”, aunque este apelativo no es del todo preciso, al haberse detectado que cuentan con algunas herramientas y armas rudimentarias. Sin embargo, sólo hay imágenes tomadas vía satélite o desde la distancia y escasea la información sobre sus costumbres.

La organización Survival International aconseja dejar las cosas como están porque más allá del peligro de reacciones violentas, los habitantes de Sentinel del Norte podrían no estar inmunizados contra enfermedades comunes. El contacto con extranjeros podría ser fatal también para ellos.

comentarios

Login