Cargando...
Por Redacción

Se siente el paro



Las cúpulas centrales de la CGT nacional, la CGT Azopardo de Hugo Moyano, la Azul y Blanca de Luis Barrionuevo y la CTA Autónoma de Pablo Micheli son los protagonistas principales del paro que sacudirá al país durante todo el día.


En Mendoza, Rodolfo Calcagnim, titular de SIPEMON y secretario general de la CGT Regional Mendoza, indicó que esperan que esta medida de fuerza sea contundente.


Calcagni explicó que “en la provincia se vivirá como en el resto del país”.


El representante de la CGT Regional Mendoza informó que la medida de fuerza es por 24 horas y que concluirá esta medianoche.


De la medida de fuerza participarán, además de SIPEMON, la empresa provincial de transporte (que nuclea a los troles y a los metrotranvías) y los trabajadores aeronáuticos.


De esta manera, habrá frecuencias mínimas de transporte terrestre y no partirán aviones durante todo el día.


El titular de SIPEMON explicó que la raíz del conflicto. “Estamos reclamando desde hace tres años por el Impuesto a las Ganancias y no hemos tenido respuestas. No se mejoró la escala ni el tramo. El otro reclamo es que cualquier gremio que firme una paritaria mayor al 26% no será homologada por el Ministerio de Trabajo. Ese es otro agravante que nos llevó a esta medida”.


En sintonía, Jorge Chávez, titular de la Empresa Provincial de Transporte de Mendoza indicó: “Estamos luchando por un salario digno” y se refirió a algunos dichos acusatorios sobre los motivos del paro: “He escuchado que decían ‘vayan a trabajar atorrantes’, pero si yo no peleo por un salario digno y me conformo con lo que me dan no puedo criticar a los demás. Nosotros estamos buscando que el trabajador cuente con un salario digno para poder afrontar esparcimiento, educación y hoy hay muchos trabajadores por debajo de los $14.100 que deberían tener en mano”.


De esta manera, el dirigente ligado a los troles explicó que la negociación debe tener un tres por delante. “El año pasado cerramos en un 30,9% y no podemos ir ahora a pactar un salario por el 25% o 27% como han hecho sindicatos afines con el Gobierno”, aseveró.


El gobierno asegura un 20% de frecuencias


El titular del Ministerio de Transporte, Pablo Rousseau, aseguró: “Los pliegos establecen que los empresarios deben cumplir con el 20% mínimo (de recorridos) establecido por contrato. En los paros anteriores lo hemos podido garantizar”.


El titular de la cartera de Transporte aclaró además que “este porcentaje es de menor frecuencia que un día domingo, por lo cual genera inconvenientes para la circulación normal de la gente”.


ATE convoca y se moviliza


Por su parte, la cúpula de ATE Mendoza no sólo se plegará al paro, sino que lo hará de manera activa con una concentración en Colón y San Martín que según el número de participantes se transformará en una movilización hacia la Casa de Gobierno o la Legislatura.


“Esta medida de fuerza activa es una continuidad de los paros anteriores, en donde levantamos las consignas centradas en un salario mínimo equivalente a la canasta familiar. Recordemos que acá en Mendoza, nosotros consideramos que el salario mínimo tiene que ser de $14.700. Ese es uno de los puntos principales”, detalló Polo Agüero, secretario general de la CTA provincial autónoma.


El médico y referente de la CTA adelantó: “Rechazamos todo techo paritario y toda limitación a los reclamos de los trabajadores. Reclamamos el 82% móvil para los jubilados, le decimos ‘no’ al Impuesto a las Ganancias, mal llamado así, ya que es un impuesto al salario de los trabajadores. Nosotros no lo queremos en forma escalonada o gradual, ya que hay que sacarlo definitivamente de raíz” y aclaró además que “están en contra de los topes salariales”.


AMPROS se concentrará en la legislatura


Los dirigentes de AMPROS comunicaron que las organizaciones gremiales estatales realizarán una concentración en la Legislatura a las 12, ya que se aguarda la sanción definitiva de la homologación de las actas paritarias que involucran al gremio.


El gobierno enfrentará otra huelga en menos de dos meses


Los gremios enfrentados al Gobierno paralizarán el país con otra huelga por 24 horas, la segunda del año, que incluirá el transporte urbano de pasajeros de corta, media y larga distancia, con apoyo de otros sectores sindicales.


La medida de fuerza será encabezada por los gremios del transporte y las centrales obreras lideradas por Hugo Moyano (CGT Azopardo), Luis Barrionuevo (Azul y Blanca) y Pablo Micheli (CTA).


La medida de fuerza es en reclamo de la eliminación del Impuesto a las Ganancias, negociaciones paritarias ‘libres’ y el reconocimiento del 82% móvil para jubilados de todo el país, entre otros.


Sin colectivos, trenes ni subtes, los sindicatos que lideran la huelga estiman repetir el impacto de la medida realizada el 31 de marzo último, cuando las calles de las principales ciudades aparecieron desiertas. Tampoco habrá vuelos y los servicios de salud sólo atenderán urgencias.


Si bien los principales organizadores no harán marchas ni cortes de calles, agrupaciones de izquierda ya advirtieron que habrá cortes en los principales accesos a las ciudades (en Mendoza, en San Martín y Colón)


El secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, ratificó la medida de fuerza y sostuvo: “Al Gobierno parece que le gusta que hagamos paro”.


Este gremio es clave porque enrola a colectiveros, uno de los principales medios de transporte, mientras que en el caso de los trenes el rol clave lo cumplen los maquinistas enrolados en La Fraternidad.


Tampoco habrá servicio de subterráneos en la Capital Federal, donde una parte importante de los operarios está afiliada a la UTA.


Según dijo el jefe de los colectiveros, los gremios opositores “no fueron escuchados por la Presidenta” en sus reclamos expresados desde hace dos años y por eso “el paro se va a realizar”.


La fuerza de la protesta volverá a centrarse en la paralización del transporte, lo cual impedirá que miles de trabajadores concurran a sus empleos, aunque también existe fuerte descontento por el impuesto que grava los salarios.


Los docentes no participarán de la medida de fuerza pero podrán justificar las faltas en caso de no poder asistir a los colegios.


Los bancarios arreglaron y no participan


La Asociación Bancaria, que acaba de cerrar un acuerdo salarial que supera el 33%, decidió no adherir al paro convocado para hoy por las centrales obreras opositoras.


A diferencia de lo ocurrido con el paro del 31 de marzo último cuando los bancarios adhirieron, el secretario de Prensa del gremio, Eduardo Berrozpe, dijo que el sindicato “no convocó a ningún paro y no somos convocantes de ninguna medida de fuerza para mañana” (por hoy).


La atención en los bancos, tanto públicos como privados, dependerá de la posibilidad de que los empleados del sector puedan trasladarse a los lugares de trabajo, a raíz del paro del transporte.


Berrozpe informó que el Central aceptó el acuerdo salarial alcanzado con la Asociación de Bancos Públicos (ABAPPRA) y que en una audiencia de conciliación en la cartera laboral pidió a las cámaras de bancos privados homologar el acuerdo salarial alcanzado con la mediación de los ministerios de Economía y Trabajo.


Entre los objetivos que lograron se destaca una suma fija superior a los $7 mil para el Día del Bancario y estableció un piso salarial de $14.670 mensuales para el gremio al que se sumará, cada mes, el pago adicional por la participación en las Ganancias.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Se siente el paro

Las cúpulas centrales de la CGT nacional, la CGT Azopardo de Hugo Moyano, la Azul y Blanca de Luis Barrionuevo y la CTA Autónoma de Pablo Micheli son los protagonistas principales del paro que sacudirá al país durante todo el día.

En Mendoza, Rodolfo Calcagnim, titular de SIPEMON y secretario general de la CGT Regional Mendoza, indicó que esperan que esta medida de fuerza sea contundente.

Calcagni explicó que “en la provincia se vivirá como en el resto del país”.

El representante de la CGT Regional Mendoza informó que la medida de fuerza es por 24 horas y que concluirá esta medianoche.

De la medida de fuerza participarán, además de SIPEMON, la empresa provincial de transporte (que nuclea a los troles y a los metrotranvías) y los trabajadores aeronáuticos.

De esta manera, habrá frecuencias mínimas de transporte terrestre y no partirán aviones durante todo el día.

El titular de SIPEMON explicó que la raíz del conflicto. “Estamos reclamando desde hace tres años por el Impuesto a las Ganancias y no hemos tenido respuestas. No se mejoró la escala ni el tramo. El otro reclamo es que cualquier gremio que firme una paritaria mayor al 26% no será homologada por el Ministerio de Trabajo. Ese es otro agravante que nos llevó a esta medida”.

En sintonía, Jorge Chávez, titular de la Empresa Provincial de Transporte de Mendoza indicó: “Estamos luchando por un salario digno” y se refirió a algunos dichos acusatorios sobre los motivos del paro: “He escuchado que decían ‘vayan a trabajar atorrantes’, pero si yo no peleo por un salario digno y me conformo con lo que me dan no puedo criticar a los demás. Nosotros estamos buscando que el trabajador cuente con un salario digno para poder afrontar esparcimiento, educación y hoy hay muchos trabajadores por debajo de los $14.100 que deberían tener en mano”.

De esta manera, el dirigente ligado a los troles explicó que la negociación debe tener un tres por delante. “El año pasado cerramos en un 30,9% y no podemos ir ahora a pactar un salario por el 25% o 27% como han hecho sindicatos afines con el Gobierno”, aseveró.

El gobierno asegura un 20% de frecuencias

El titular del Ministerio de Transporte, Pablo Rousseau, aseguró: “Los pliegos establecen que los empresarios deben cumplir con el 20% mínimo (de recorridos) establecido por contrato. En los paros anteriores lo hemos podido garantizar”.

El titular de la cartera de Transporte aclaró además que “este porcentaje es de menor frecuencia que un día domingo, por lo cual genera inconvenientes para la circulación normal de la gente”.

ATE convoca y se moviliza

Por su parte, la cúpula de ATE Mendoza no sólo se plegará al paro, sino que lo hará de manera activa con una concentración en Colón y San Martín que según el número de participantes se transformará en una movilización hacia la Casa de Gobierno o la Legislatura.

“Esta medida de fuerza activa es una continuidad de los paros anteriores, en donde levantamos las consignas centradas en un salario mínimo equivalente a la canasta familiar. Recordemos que acá en Mendoza, nosotros consideramos que el salario mínimo tiene que ser de $14.700. Ese es uno de los puntos principales”, detalló Polo Agüero, secretario general de la CTA provincial autónoma.

El médico y referente de la CTA adelantó: “Rechazamos todo techo paritario y toda limitación a los reclamos de los trabajadores. Reclamamos el 82% móvil para los jubilados, le decimos ‘no’ al Impuesto a las Ganancias, mal llamado así, ya que es un impuesto al salario de los trabajadores. Nosotros no lo queremos en forma escalonada o gradual, ya que hay que sacarlo definitivamente de raíz” y aclaró además que “están en contra de los topes salariales”.

AMPROS se concentrará en la legislatura

Los dirigentes de AMPROS comunicaron que las organizaciones gremiales estatales realizarán una concentración en la Legislatura a las 12, ya que se aguarda la sanción definitiva de la homologación de las actas paritarias que involucran al gremio.

El gobierno enfrentará otra huelga en menos de dos meses

Los gremios enfrentados al Gobierno paralizarán el país con otra huelga por 24 horas, la segunda del año, que incluirá el transporte urbano de pasajeros de corta, media y larga distancia, con apoyo de otros sectores sindicales.

La medida de fuerza será encabezada por los gremios del transporte y las centrales obreras lideradas por Hugo Moyano (CGT Azopardo), Luis Barrionuevo (Azul y Blanca) y Pablo Micheli (CTA).

La medida de fuerza es en reclamo de la eliminación del Impuesto a las Ganancias, negociaciones paritarias ‘libres’ y el reconocimiento del 82% móvil para jubilados de todo el país, entre otros.

Sin colectivos, trenes ni subtes, los sindicatos que lideran la huelga estiman repetir el impacto de la medida realizada el 31 de marzo último, cuando las calles de las principales ciudades aparecieron desiertas. Tampoco habrá vuelos y los servicios de salud sólo atenderán urgencias.

Si bien los principales organizadores no harán marchas ni cortes de calles, agrupaciones de izquierda ya advirtieron que habrá cortes en los principales accesos a las ciudades (en Mendoza, en San Martín y Colón)

El secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, ratificó la medida de fuerza y sostuvo: “Al Gobierno parece que le gusta que hagamos paro”.

Este gremio es clave porque enrola a colectiveros, uno de los principales medios de transporte, mientras que en el caso de los trenes el rol clave lo cumplen los maquinistas enrolados en La Fraternidad.

Tampoco habrá servicio de subterráneos en la Capital Federal, donde una parte importante de los operarios está afiliada a la UTA.

Según dijo el jefe de los colectiveros, los gremios opositores “no fueron escuchados por la Presidenta” en sus reclamos expresados desde hace dos años y por eso “el paro se va a realizar”.

La fuerza de la protesta volverá a centrarse en la paralización del transporte, lo cual impedirá que miles de trabajadores concurran a sus empleos, aunque también existe fuerte descontento por el impuesto que grava los salarios.

Los docentes no participarán de la medida de fuerza pero podrán justificar las faltas en caso de no poder asistir a los colegios.

Los bancarios arreglaron y no participan

La Asociación Bancaria, que acaba de cerrar un acuerdo salarial que supera el 33%, decidió no adherir al paro convocado para hoy por las centrales obreras opositoras.

A diferencia de lo ocurrido con el paro del 31 de marzo último cuando los bancarios adhirieron, el secretario de Prensa del gremio, Eduardo Berrozpe, dijo que el sindicato “no convocó a ningún paro y no somos convocantes de ninguna medida de fuerza para mañana” (por hoy).

La atención en los bancos, tanto públicos como privados, dependerá de la posibilidad de que los empleados del sector puedan trasladarse a los lugares de trabajo, a raíz del paro del transporte.

Berrozpe informó que el Central aceptó el acuerdo salarial alcanzado con la Asociación de Bancos Públicos (ABAPPRA) y que en una audiencia de conciliación en la cartera laboral pidió a las cámaras de bancos privados homologar el acuerdo salarial alcanzado con la mediación de los ministerios de Economía y Trabajo.

Entre los objetivos que lograron se destaca una suma fija superior a los $7 mil para el Día del Bancario y estableció un piso salarial de $14.670 mensuales para el gremio al que se sumará, cada mes, el pago adicional por la participación en las Ganancias.

comentarios

imagen imagen
Login