Cargando...
Por Redacción
imagen

Se recalienta el mercado de la soja



Con la mirada puesta en el tramo final de la siembra en Estados Unidos, los precios de la soja se recuperaron con fuerza, indicó un estudio privado.


Los fondos que operan en el mercado de Chicago tomaron cobertura de sus posiciones vendidas y reafirmaron las subas, sostuvo el analista de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Guillermo Rossi.


La firmeza de los precios en Estados Unidos se trasladó rápidamente al mercado global y con ello al recinto de la Bolsa de Rosario, manifestó Rossi.


Las fábricas de esta zona se encontraron con mayor capacidad de pago y elevaron sus ofrecimientos en el intento de seducir a la oferta para reforzar su originación sin poner en riesgo los márgenes de operación.


En etapa primaria, la necesidad de concretar ventas para cubrir compromisos financieros a poco de finalizada la cosecha generó un amplio volumen de negocios a lo largo de los últimos días, extendiendo la gran actividad del mercado.


Así en la semana unas dos millones de toneladas cambiaron de manos bajo diferentes modalidades: “Asimismo, datos oficiales indican que entre los días 3 y 10 de junio se le puso precio a 2,97 millones de toneladas de soja, dando lugar a un flujo de fondos de unos 5.500 millones de pesos desde los compradores a los vendedores”, dijo.


El ritmo de industrialización de las plantas del Up River se ha recuperado y con ello la disponibilidad de harina para concretar los embarques programados.


En Rosario y zona se esperan no menos de 50 buques para cargar con subproductos de soja durante las próximas tres semanas.


El mercado FOB de los pellets mantiene puntas vendedoras por sobre los contratos de Chicago, aunque las primas se han debilitado fuertemente en las últimas semanas debido a la gran disponibilidad de soja en el circuito comercial en la búsqueda de salida exportadora.


Si bien buena parte del inventario que ingresa es absorbido por las fábricas para su procesamiento, otro tanto está encontrando mercados por la vía de la exportación sin mayor transformación industrial.


Desde abril hasta la primera semana de junio las exportaciones de porotos de soja acumulan 5,2 millones de toneladas, volumen que supera con creces a las 3,3 millones de toneladas embarcadas en el mismo período del año 2014.


A lo largo de los últimos días los valores del mercado fluctuaron entre 1.900 y 1.950 pesos por tonelada con diferentes modalidades de descarga, con mejoras dependiendo de las condiciones generales del negocio.


En operaciones con entrega diferida los compradores siguen ofreciendo premios sobre la entrega inmediata, reflejando el interés de los participantes por sortear las dificultades logísticas y ordenar la llegada del grano a las plantas y puertos.


De hecho, el gran volumen de soja que se negocia en poco tiempo y las consecuencias del conflicto entre trabajadores y las empresas del sector aceitero del mes pasado siguen incidiendo en los planes de trabajo de las terminales.


Los futuros de soja a noviembre alcanzaron en la semana el nivel de 230 dólares la tonelada, cifra que tomada al tipo de cambio futuro esperado en Rofex equivale a poco más de  2.200 pesos la tonelada con entrega y pago a cinco meses.


Esto implica que la operación diferida involucra una tasa implícita que ronda el 35% respecto del disponible, resultado de la pendiente en ascenso que se observa tanto en los futuros agrícolas como financieros, pese al inverso del mercado de Chicago.


Esta estructura de valores abre el paso para el diseño de estrategias comerciales más sofisticadas entre las firmas operadoras del mercado de granos, en la búsqueda de obtener mayores beneficios.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Se recalienta el mercado de la soja

Con la mirada puesta en el tramo final de la siembra en Estados Unidos, los precios de la soja se recuperaron con fuerza, indicó un estudio privado.

Los fondos que operan en el mercado de Chicago tomaron cobertura de sus posiciones vendidas y reafirmaron las subas, sostuvo el analista de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Guillermo Rossi.

La firmeza de los precios en Estados Unidos se trasladó rápidamente al mercado global y con ello al recinto de la Bolsa de Rosario, manifestó Rossi.

Las fábricas de esta zona se encontraron con mayor capacidad de pago y elevaron sus ofrecimientos en el intento de seducir a la oferta para reforzar su originación sin poner en riesgo los márgenes de operación.

En etapa primaria, la necesidad de concretar ventas para cubrir compromisos financieros a poco de finalizada la cosecha generó un amplio volumen de negocios a lo largo de los últimos días, extendiendo la gran actividad del mercado.

Así en la semana unas dos millones de toneladas cambiaron de manos bajo diferentes modalidades: “Asimismo, datos oficiales indican que entre los días 3 y 10 de junio se le puso precio a 2,97 millones de toneladas de soja, dando lugar a un flujo de fondos de unos 5.500 millones de pesos desde los compradores a los vendedores”, dijo.

El ritmo de industrialización de las plantas del Up River se ha recuperado y con ello la disponibilidad de harina para concretar los embarques programados.

En Rosario y zona se esperan no menos de 50 buques para cargar con subproductos de soja durante las próximas tres semanas.

El mercado FOB de los pellets mantiene puntas vendedoras por sobre los contratos de Chicago, aunque las primas se han debilitado fuertemente en las últimas semanas debido a la gran disponibilidad de soja en el circuito comercial en la búsqueda de salida exportadora.

Si bien buena parte del inventario que ingresa es absorbido por las fábricas para su procesamiento, otro tanto está encontrando mercados por la vía de la exportación sin mayor transformación industrial.

Desde abril hasta la primera semana de junio las exportaciones de porotos de soja acumulan 5,2 millones de toneladas, volumen que supera con creces a las 3,3 millones de toneladas embarcadas en el mismo período del año 2014.

A lo largo de los últimos días los valores del mercado fluctuaron entre 1.900 y 1.950 pesos por tonelada con diferentes modalidades de descarga, con mejoras dependiendo de las condiciones generales del negocio.

En operaciones con entrega diferida los compradores siguen ofreciendo premios sobre la entrega inmediata, reflejando el interés de los participantes por sortear las dificultades logísticas y ordenar la llegada del grano a las plantas y puertos.

De hecho, el gran volumen de soja que se negocia en poco tiempo y las consecuencias del conflicto entre trabajadores y las empresas del sector aceitero del mes pasado siguen incidiendo en los planes de trabajo de las terminales.

Los futuros de soja a noviembre alcanzaron en la semana el nivel de 230 dólares la tonelada, cifra que tomada al tipo de cambio futuro esperado en Rofex equivale a poco más de  2.200 pesos la tonelada con entrega y pago a cinco meses.

Esto implica que la operación diferida involucra una tasa implícita que ronda el 35% respecto del disponible, resultado de la pendiente en ascenso que se observa tanto en los futuros agrícolas como financieros, pese al inverso del mercado de Chicago.

Esta estructura de valores abre el paso para el diseño de estrategias comerciales más sofisticadas entre las firmas operadoras del mercado de granos, en la búsqueda de obtener mayores beneficios.

comentarios

imagen imagen
Login