Cargando...
Por Redacción

Se perfilan para el 2015



La vida del radicalismo no presenta en la actualidad una ríspida interna, ya que todos hablan con todos, y como dicen en los corrillos del comité: “Antes estábamos más peleados, ahora sabemos que no se pueden repetir errores que luego nos hacen perder el gobierno”.

De todos modos, si bien las peleas partidarias no son tan feroces como en el pasado, en estos tiempos existen algunas diferencias mediadas por una tregua.

De hecho, no hace falta ser muy conocedor del tema para darse cuenta que el único modo de llegar con posibilidades a la Gobernación en el 2015, es desarrollando la actividad interna con el mayor raciocinio posible, diferenciándose de años anteriores, cuando las fuertes divisiones los privaron de colocar sus candidatos en el cuarto piso de calle Peltier.

Para las PASO del la UCR los nombres que más fuerte se perfilan son los de Alfredo Cornejo y Mario Abed. Los dos, aparte de los blasones por su trayectoria política, pueden exhibir su muy buena gestión ejecutiva como conductores de sus comunas, como Godoy Cruz y Junín, respectivamente, donde ambos han sido reelectos por un amplio porcentaje de votos.

En los círculos políticos reconocen que estos son los candidatos con mayor peso específico en el territorio provincial. Mientras Abed se hace fuerte principalmente en el Este y algunos otros departamentos, Cornejo aparece como más sólido y fuerte, internamente hablando, con dirigentes en cada uno de los departamentos, además de una gran cantidad de concejales y legisladores.

Algunos referentes avizoran la fórmula Cornejo-Abed 2015, pero por el momento todos tratan de andar paso a paso, yendo de a poco y sin apresurarse. En general, están tratando de que su imagen trascienda más allá del círculo partidario.

Los otros anotados, Enrique Vaquié y Laura Montero, llevan a cabo su intención de ser candidatos a gobernador desde su actividad en el Congreso de la Nación, sin un municipio que los respalde, pero tratando de tener el mayor protagonismo posible desde la banca legislativa.

Por esto último, es que –según algunos expertos de las internas– ubican al diputado y la senadora nacional con menos posibilidades comparándolos con los dos intendentes. Claro que hasta ahora, todas estas son simples especulaciones.

Otros aprecian lo contrario. “Ojo con la Laura (Montero), que es la candidata perfecta para las PASO; no aparece como la política tradicional, además exhibe su rol de técnica y por si fuera poco, es mujer, algo que en este tipo de elecciones es fundamental, porque la gente quiere algo distinto”, opinaba un distinguido abogado radicheta .

La opinión generalizada en el radicalismo es que en el 2015 recuperarán el gobierno provincial, y expresan que “es sólo cuestión de esperar el fin del ciclo kirchnerista, que se llevará puesto a casi todos sus candidatos”. Pero a la vez son conscientes que no deben subestimar al rival y no se pueden permitir cometer ningún error de aquí en adelante.

Algunos, a modo de ejemplo de cómo están de a poco cambiando algunos viejos vicios internos, destacan la madurez con que se está desarrollando la campaña de las PASO para presidente por parte de Julio Cobos y Ernesto Sanz. Subrayan lo mesurado de la cruzada de ambos en el territorio mendocino, donde parecen coincidir en no exacerbar la interna y de ese modo tratar de contribuir a la calma necesaria para que no se produzcan divisiones dentro del partido.

De un modo u otro, todos están haciendo esfuerzos para llegar al tan ansiado objetivo: colocar un radical al frente del gobierno de Mendoza.


PJ: en busca del sucesor

La búsqueda del candidato justicialista para suceder a Francisco Pérez se está dando en dos frentes políticos. El primero proviene de los halcones del cuarto piso, dirigentes afines y cercanos al Gobernador, que hasta el momento están posicionando a Matías Roby y a Marcelo Costa, dos hombres de extrema confianza del mandatario provincial.

En la otra vereda aparece la oposición partidaria, donde los principales referentes con posibilidades de disputar la candidatura a gobernador son Rubén Miranda –que cuenta con el apreciable apoyo de la Corriente Peronista liderada por Carlos Ciurca– y Adolfo Bermejo, con la bendición del eterno operador Juan Carlos Mazzón y caciques como Jorge Giménez, de San Martín, y Alejandro Bermejo, de Maipú.

En esta pelea, los conocedores de la interna apuestan a un final cabeza a cabeza entre Bermejo y Miranda. Es que a ambos los acompañan casi todas las principales figuras con peso territorial a lo largo y ancho de la provincia.

Es así que al intendente lasherino le dan el respaldo, en principio, el vicegobernador, Alejandro Abraham, Luis Lobos, Carlos López Puelles, el ex ministro Carlos Aranda y el dirigente de Godoy Cruz Emilio Caram, entre otros.

Mientras que por el lado del senador nacional, los principales apoyos vienen de caciques como Jorge Giménez, Martín Aveiro, Alejandro Bermejo, Juan Carlos de Paolo, Patricia Fadel y Jorge Tanús.

Sin dudas estos dos sectores internos del justicialismo, de acuerdo a la fortaleza territorial mencionada, a priori aparecen con una ventaja sustancial con respecto a los delfines oficiales del gobierno, como los ministros Roby y Costa. Éstos, para conquistar al electorado tendrán que exhibir una muy buena gestión al frente de sus respectivas carteras, ya que son dos ministerios de los más sensibles y complejos de la provincia.

Empezando por el ministerio del díscolo titular de Salud, que día a día suma nuevos enemigos y desde que asumió ha tenido idas y venidas en varias decisiones. O el Ministerio de Hacienda, noticia en lo que va del año porque al decir del propio Costa, no tiene dinero suficiente para afrontar algunos pagos de la Provincia.

Con esos antecedentes las posibilidades de los dos amigos personales del Gobernador parecen diluirse rápidamente.

Además Marcelo Costa, que milita activamente en el departamento Godoy Cruz, en las últimas internas perdió por un amplio porcentaje a manos del dirigente Emilio Caram, delfín del vicegobernador.

El futuro del justicialismo, a simple vista, parece que pasará por las manos de los Azules y de la Corriente Peronista. Lo que no es una sorpresa si tenemos en cuenta que Francisco Pérez pasará a la historia, entre otras cosas, por ser el único gobernador desde la reinstauración de la democracia que no tiene un sector propio. Sólo mostró una vocación partidaria luego de la derrota de octubre pasado a manos del radicalismo, por lo que en tan poco tiempo no pudo formar una fuerza que les haga mella a las pretensiones de Bermejo y Miranda.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Se perfilan para el 2015

La vida del radicalismo no presenta en la actualidad una ríspida interna, ya que todos hablan con todos, y como dicen en los corrillos del comité: “Antes estábamos más peleados, ahora sabemos que no se pueden repetir errores que luego nos hacen perder el gobierno”.
De todos modos, si bien las peleas partidarias no son tan feroces como en el pasado, en estos tiempos existen algunas diferencias mediadas por una tregua.
De hecho, no hace falta ser muy conocedor del tema para darse cuenta que el único modo de llegar con posibilidades a la Gobernación en el 2015, es desarrollando la actividad interna con el mayor raciocinio posible, diferenciándose de años anteriores, cuando las fuertes divisiones los privaron de colocar sus candidatos en el cuarto piso de calle Peltier.
Para las PASO del la UCR los nombres que más fuerte se perfilan son los de Alfredo Cornejo y Mario Abed. Los dos, aparte de los blasones por su trayectoria política, pueden exhibir su muy buena gestión ejecutiva como conductores de sus comunas, como Godoy Cruz y Junín, respectivamente, donde ambos han sido reelectos por un amplio porcentaje de votos.
En los círculos políticos reconocen que estos son los candidatos con mayor peso específico en el territorio provincial. Mientras Abed se hace fuerte principalmente en el Este y algunos otros departamentos, Cornejo aparece como más sólido y fuerte, internamente hablando, con dirigentes en cada uno de los departamentos, además de una gran cantidad de concejales y legisladores.
Algunos referentes avizoran la fórmula Cornejo-Abed 2015, pero por el momento todos tratan de andar paso a paso, yendo de a poco y sin apresurarse. En general, están tratando de que su imagen trascienda más allá del círculo partidario.
Los otros anotados, Enrique Vaquié y Laura Montero, llevan a cabo su intención de ser candidatos a gobernador desde su actividad en el Congreso de la Nación, sin un municipio que los respalde, pero tratando de tener el mayor protagonismo posible desde la banca legislativa.
Por esto último, es que –según algunos expertos de las internas– ubican al diputado y la senadora nacional con menos posibilidades comparándolos con los dos intendentes. Claro que hasta ahora, todas estas son simples especulaciones.
Otros aprecian lo contrario. “Ojo con la Laura (Montero), que es la candidata perfecta para las PASO; no aparece como la política tradicional, además exhibe su rol de técnica y por si fuera poco, es mujer, algo que en este tipo de elecciones es fundamental, porque la gente quiere algo distinto”, opinaba un distinguido abogado radicheta .
La opinión generalizada en el radicalismo es que en el 2015 recuperarán el gobierno provincial, y expresan que “es sólo cuestión de esperar el fin del ciclo kirchnerista, que se llevará puesto a casi todos sus candidatos”. Pero a la vez son conscientes que no deben subestimar al rival y no se pueden permitir cometer ningún error de aquí en adelante.
Algunos, a modo de ejemplo de cómo están de a poco cambiando algunos viejos vicios internos, destacan la madurez con que se está desarrollando la campaña de las PASO para presidente por parte de Julio Cobos y Ernesto Sanz. Subrayan lo mesurado de la cruzada de ambos en el territorio mendocino, donde parecen coincidir en no exacerbar la interna y de ese modo tratar de contribuir a la calma necesaria para que no se produzcan divisiones dentro del partido.
De un modo u otro, todos están haciendo esfuerzos para llegar al tan ansiado objetivo: colocar un radical al frente del gobierno de Mendoza.

PJ: en busca del sucesor
La búsqueda del candidato justicialista para suceder a Francisco Pérez se está dando en dos frentes políticos. El primero proviene de los halcones del cuarto piso, dirigentes afines y cercanos al Gobernador, que hasta el momento están posicionando a Matías Roby y a Marcelo Costa, dos hombres de extrema confianza del mandatario provincial.
En la otra vereda aparece la oposición partidaria, donde los principales referentes con posibilidades de disputar la candidatura a gobernador son Rubén Miranda –que cuenta con el apreciable apoyo de la Corriente Peronista liderada por Carlos Ciurca– y Adolfo Bermejo, con la bendición del eterno operador Juan Carlos Mazzón y caciques como Jorge Giménez, de San Martín, y Alejandro Bermejo, de Maipú.
En esta pelea, los conocedores de la interna apuestan a un final cabeza a cabeza entre Bermejo y Miranda. Es que a ambos los acompañan casi todas las principales figuras con peso territorial a lo largo y ancho de la provincia.
Es así que al intendente lasherino le dan el respaldo, en principio, el vicegobernador, Alejandro Abraham, Luis Lobos, Carlos López Puelles, el ex ministro Carlos Aranda y el dirigente de Godoy Cruz Emilio Caram, entre otros.
Mientras que por el lado del senador nacional, los principales apoyos vienen de caciques como Jorge Giménez, Martín Aveiro, Alejandro Bermejo, Juan Carlos de Paolo, Patricia Fadel y Jorge Tanús.
Sin dudas estos dos sectores internos del justicialismo, de acuerdo a la fortaleza territorial mencionada, a priori aparecen con una ventaja sustancial con respecto a los delfines oficiales del gobierno, como los ministros Roby y Costa. Éstos, para conquistar al electorado tendrán que exhibir una muy buena gestión al frente de sus respectivas carteras, ya que son dos ministerios de los más sensibles y complejos de la provincia.
Empezando por el ministerio del díscolo titular de Salud, que día a día suma nuevos enemigos y desde que asumió ha tenido idas y venidas en varias decisiones. O el Ministerio de Hacienda, noticia en lo que va del año porque al decir del propio Costa, no tiene dinero suficiente para afrontar algunos pagos de la Provincia.
Con esos antecedentes las posibilidades de los dos amigos personales del Gobernador parecen diluirse rápidamente.
Además Marcelo Costa, que milita activamente en el departamento Godoy Cruz, en las últimas internas perdió por un amplio porcentaje a manos del dirigente Emilio Caram, delfín del vicegobernador.
El futuro del justicialismo, a simple vista, parece que pasará por las manos de los Azules y de la Corriente Peronista. Lo que no es una sorpresa si tenemos en cuenta que Francisco Pérez pasará a la historia, entre otras cosas, por ser el único gobernador desde la reinstauración de la democracia que no tiene un sector propio. Sólo mostró una vocación partidaria luego de la derrota de octubre pasado a manos del radicalismo, por lo que en tan poco tiempo no pudo formar una fuerza que les haga mella a las pretensiones de Bermejo y Miranda.

comentarios

imagen imagen
Login