ciudadanodiario.com.ar
Sangriento 2015
Cargando...
Por Redacción

Sangriento 2015



La violencia en nuestra provincia no afloja y muestra su peor cara en el marcado incremento de los crímenes en los últimos días. Luego de un 2014 récord, en el que fueron asesinadas 160 personas, el 2015 se perfila aún más negro, contabilizando 24 homicidios en 45 días confirmados por el Ministerio de Seguridad.

Sin embargo, la ONG Voluntarios en Red afirma que la cifra podría alcanzar los 38 casos si el Gobierno tuviera en cuenta a quienes fueron heridos en hechos violentos y murieron con posterioridad a causa de éstos.

Así, la falta de políticas apuntadas a bajar los niveles de violencia social determinó un incesante aumento de episodios delictivos en los que la muerte estuvo presente. Para colmo de males, sólo el 40% de los casos fueron esclarecidos, mientras que el resto quedaron impunes, lo que evidencia también graves falencias a nivel judicial.

Para las autoridades y los especialistas en temas de seguridad, la mayoría de los crímenes –alrededor del 70%– están vinculados con conflictos entre conocidos, abarcando en ellos la problemática del narcotráfico. Pero lo alarmante es que el resto de los asesinatos se produjo en situación de robos y asaltos. De esta forma, y teniendo en cuenta las cuatro personas asesinadas este último fin de semana, enero y febrero del 2015 es el peor bimestre desde 1994.

Mientras tanto desde el Ministerio de Seguridad, comandado por Leonardo Comperatore, se esfuerzan por resaltar que han disminuido los homicidios en ocasión de robo (disminuyeron 4%) y que la mayoría de los ataques se da entre conocidos, por ajustes de cuentas y por problemas intrafamiliares.

Pero desde el radicalismo local reclaman al Gobierno y a la Justicia mayor acción y compromiso con la seguridad de los mendocinos, sobre todo, por los casos de delincuentes que salen de la cárcel y vuelven a delinquir, incluso a matar.

Por otro lado, las estadísticas de homicidios están bajo objeciones públicas, ya que el Poder Judicial sólo registra asesinatos en dos distritos, por lo que no puede realizarse una comparación de casos con relación a los presentados por el Gobierno.


Policía en la mira

Datos aportados por la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), señalan que Mendoza es una de las provincias argentinas con mayor cantidad de muertes a manos de las Fuerzas de Seguridad si se tiene en cuenta la proporción de casos en relación con la cantidad de habitantes. “Si sólo miramos la cantidad de casos ocurridos en cada provincia, queda clara la hegemonía absoluta de la provincia de Buenos Aires, con el 45% del total, seguida de lejos por Santa Fe, Córdoba, la ciudad de Buenos Aires y Mendoza. Pero, mientras la provincia de Buenos Aires tiene más de 15 millones y medio de habitantes, Mendoza apenas supera 1.700.000. Por lo tanto, no es posible sacar conclusiones comparando los 1.946 casos de una con los 243 de la otra, si no se contempla a la vez esa enorme diferencia poblacional”, señalan los autores del balance, y agregan: “Las permanentes campañas de ‘ley y orden’, al amparo del discurso oficial sobre la inseguridad, invisibilizan estos homicidios contra jóvenes y pobres, que sólo trascienden en circunstancias muy particulares, o cuando son seguidos de una fuerte reacción popular que atraviesa el muro mediático”.

El 51% de los casos de víctimas mortales de abusos policiales corresponde a personas de 25 años o menos, indica la CORREPI, en coincidencia con un estudio de casos proporcionado por la Asociación Gatillo Fácil Mendoza.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Sangriento 2015

La violencia en nuestra provincia no afloja y muestra su peor cara en el marcado incremento de los crímenes en los últimos días. Luego de un 2014 récord, en el que fueron asesinadas 160 personas, el 2015 se perfila aún más negro, contabilizando 24 homicidios en 45 días confirmados por el Ministerio de Seguridad.
Sin embargo, la ONG Voluntarios en Red afirma que la cifra podría alcanzar los 38 casos si el Gobierno tuviera en cuenta a quienes fueron heridos en hechos violentos y murieron con posterioridad a causa de éstos.
Así, la falta de políticas apuntadas a bajar los niveles de violencia social determinó un incesante aumento de episodios delictivos en los que la muerte estuvo presente. Para colmo de males, sólo el 40% de los casos fueron esclarecidos, mientras que el resto quedaron impunes, lo que evidencia también graves falencias a nivel judicial.
Para las autoridades y los especialistas en temas de seguridad, la mayoría de los crímenes –alrededor del 70%– están vinculados con conflictos entre conocidos, abarcando en ellos la problemática del narcotráfico. Pero lo alarmante es que el resto de los asesinatos se produjo en situación de robos y asaltos. De esta forma, y teniendo en cuenta las cuatro personas asesinadas este último fin de semana, enero y febrero del 2015 es el peor bimestre desde 1994.
Mientras tanto desde el Ministerio de Seguridad, comandado por Leonardo Comperatore, se esfuerzan por resaltar que han disminuido los homicidios en ocasión de robo (disminuyeron 4%) y que la mayoría de los ataques se da entre conocidos, por ajustes de cuentas y por problemas intrafamiliares.
Pero desde el radicalismo local reclaman al Gobierno y a la Justicia mayor acción y compromiso con la seguridad de los mendocinos, sobre todo, por los casos de delincuentes que salen de la cárcel y vuelven a delinquir, incluso a matar.
Por otro lado, las estadísticas de homicidios están bajo objeciones públicas, ya que el Poder Judicial sólo registra asesinatos en dos distritos, por lo que no puede realizarse una comparación de casos con relación a los presentados por el Gobierno.

Policía en la mira
Datos aportados por la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), señalan que Mendoza es una de las provincias argentinas con mayor cantidad de muertes a manos de las Fuerzas de Seguridad si se tiene en cuenta la proporción de casos en relación con la cantidad de habitantes. “Si sólo miramos la cantidad de casos ocurridos en cada provincia, queda clara la hegemonía absoluta de la provincia de Buenos Aires, con el 45% del total, seguida de lejos por Santa Fe, Córdoba, la ciudad de Buenos Aires y Mendoza. Pero, mientras la provincia de Buenos Aires tiene más de 15 millones y medio de habitantes, Mendoza apenas supera 1.700.000. Por lo tanto, no es posible sacar conclusiones comparando los 1.946 casos de una con los 243 de la otra, si no se contempla a la vez esa enorme diferencia poblacional”, señalan los autores del balance, y agregan: “Las permanentes campañas de ‘ley y orden’, al amparo del discurso oficial sobre la inseguridad, invisibilizan estos homicidios contra jóvenes y pobres, que sólo trascienden en circunstancias muy particulares, o cuando son seguidos de una fuerte reacción popular que atraviesa el muro mediático”.
El 51% de los casos de víctimas mortales de abusos policiales corresponde a personas de 25 años o menos, indica la CORREPI, en coincidencia con un estudio de casos proporcionado por la Asociación Gatillo Fácil Mendoza.

comentarios

Login