Cargando...
Por Redacción

Sabella valoró el triunfo ante Irán, pero admite preocupación



El “equilibrio”, ese objetivo que le quita el sueño a Alejandro Sabella y que, al no conseguirlo, genera que el entrenador de la Selección admita que el desempeño del equipo nacional en el partido de este sábado frente a Irán le causó cierta “preocupación”, más allá del agónico triunfo que le dio la clasificación.

En rueda de prensa al término del match disputado ante una multitud albiceleste en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, por la segunda fecha del Grupo F del Mundial de Brasil 2014, el DT argentino reconoció que el modesto Irán terminó mortificando a la defensa nacional con sus contragolpes en el segundo tiempo y subrayó que el equipo no se puede permitir esos lujos.

El entrenador sabe, y lo reconoció en la conferencia, que un rival con similar vocación defensiva, pero con mayor capacidad de juego que Bosnia-Herzegovina y que Irán podría complicar seriamente a la última línea nacional si la Selección queda mal parada atrás y se expone a los contraataques de su adversario.

“A veces en el golpe por golpe nos hemos caracterizado por definir el partido, esta vez no fue tan así por el desgaste que habíamos hecho hasta ese momento”, expresó el DT, en referencia a la postura que había adoptado Argentina antes del golazo sobre la hora de Messi, cuando Irán de contragolpe iba por la hazaña del triunfo.

“Las mismas preocupaciones que tienen ustedes las tenemos nosotros y los mismos análisis que se hacen ustedes los hacemos nosotros”, admitió Sabella, en referencia a las inquietudes que generó en la prensa la actuación nacional, e indicó: “Bosnia e Irán fueron dos rivales que nos esperaron, pero eso no quiere decir que un equipo con más capacidad nos haga lo mismo y que a la hora de tener la pelota nos resulte más complicado”.

En este sentido, el entrenador resaltó la necesidad de mejorar: “Fue un partido que se hizo muy difícil. Manejamos en el primer tiempo la pelota, la posesión y el campo y tuvimos tres jugadas de gol, más la pelota parada, que ganábamos siempre”. “Después, hubo un equipo que hizo un gran partido como Irán, que a lo último trataba de aprovechar los contragolpes”, agregó el DT, que reconoció que Irán generó chances claras de gol en el complemento, de igual modo que Argentina antes del tanto de Messi, y que el arquero Sergio Romero se convirtió en una de las figuras del equipo nacional.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Sabella valoró el triunfo ante Irán, pero admite preocupación

El “equilibrio”, ese objetivo que le quita el sueño a Alejandro Sabella y que, al no conseguirlo, genera que el entrenador de la Selección admita que el desempeño del equipo nacional en el partido de este sábado frente a Irán le causó cierta “preocupación”, más allá del agónico triunfo que le dio la clasificación.
En rueda de prensa al término del match disputado ante una multitud albiceleste en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, por la segunda fecha del Grupo F del Mundial de Brasil 2014, el DT argentino reconoció que el modesto Irán terminó mortificando a la defensa nacional con sus contragolpes en el segundo tiempo y subrayó que el equipo no se puede permitir esos lujos.
El entrenador sabe, y lo reconoció en la conferencia, que un rival con similar vocación defensiva, pero con mayor capacidad de juego que Bosnia-Herzegovina y que Irán podría complicar seriamente a la última línea nacional si la Selección queda mal parada atrás y se expone a los contraataques de su adversario.
“A veces en el golpe por golpe nos hemos caracterizado por definir el partido, esta vez no fue tan así por el desgaste que habíamos hecho hasta ese momento”, expresó el DT, en referencia a la postura que había adoptado Argentina antes del golazo sobre la hora de Messi, cuando Irán de contragolpe iba por la hazaña del triunfo.
“Las mismas preocupaciones que tienen ustedes las tenemos nosotros y los mismos análisis que se hacen ustedes los hacemos nosotros”, admitió Sabella, en referencia a las inquietudes que generó en la prensa la actuación nacional, e indicó: “Bosnia e Irán fueron dos rivales que nos esperaron, pero eso no quiere decir que un equipo con más capacidad nos haga lo mismo y que a la hora de tener la pelota nos resulte más complicado”.
En este sentido, el entrenador resaltó la necesidad de mejorar: “Fue un partido que se hizo muy difícil. Manejamos en el primer tiempo la pelota, la posesión y el campo y tuvimos tres jugadas de gol, más la pelota parada, que ganábamos siempre”. “Después, hubo un equipo que hizo un gran partido como Irán, que a lo último trataba de aprovechar los contragolpes”, agregó el DT, que reconoció que Irán generó chances claras de gol en el complemento, de igual modo que Argentina antes del tanto de Messi, y que el arquero Sergio Romero se convirtió en una de las figuras del equipo nacional.

comentarios

imagen imagen
Login