Cargando...
Por Redacción

Remedios caseros para la caspa



La caspa es un molesto problema que afecta a millones de hombres y mujeres en todo el mundo. No sólo es un problema de salud sino que también es una de las principales causas de autoestima, timidez y complejos que deviene de la presencia visible de escamas blancas en la ropa, sobre todo en la zona de los hombros. Si bien fracasan muchas de las alternativas que ofrece la publicidad, la medicina natural propone soluciones baratas al alcance de la mano.


¿Qué causa la caspa?


Las células del cuero cabelludo, al igual que todas las células de la piel, mueren y otras nuevas las reemplazan mediante un proceso natural. Este ocurre una vez al mes en un cuero cabelludo sano donde las células se descartan de manera discreta al lavar o cepillar, sin embargo sólo tarda dos semanas, o menos, cuando un hongo de la levadura al que se llama Malassezia se reproduce de manera anormal y provoca la caspa. Este microscópico habitante de la cabeza humana sana se alimenta de los aceites grasos secretados por los folículos pilosos del cabello pero en ocasiones crece fuera de control, lo que causa una irritación en la piel que acelera la renovación celular del cuero cabelludo.


Este proceso de recambio acelerado produce una importante cantidad de células muertas que se desprenden y se mezclan con el aceite de los folículos pilosos, lo que da por resultado pequeños grupos de escamas, es decir, esa desagradable caspa tan fácil de detectar para quien la padece y para el resto.


Cabe destacar que también existen factores que la predisponen, tales como: estrés, excesiva sudoración, dietas demasiado ácidas, desequilibrios hormonales, ciertos tipos de shampoo y de abrasivos como los líquidos para permanente, los alisados o las tinturas.


Combatir la caspa en casa.


Existen en el mercado muchos shampoos anticaspa que se elaboran a base de zinc, sulfuro o selenio, que suelen ser efectivos contra ella pero al mismo tiempo son agresivos para la piel. Esta ambigüedad permite que la caspa desaparezca por algún tiempo pero es muy probable que luego regrese inmersa en un efecto rebote difícil de combatir. Por lo tanto,  para llegar a buen resultado no se deben comprar productos que posean esos componentes.


No obstante, existen formas naturales de arremeter contra la caspa, baratos y fáciles de conseguir:


•          Vinagre blanco: contiene de 4 a 5 % de ácido acético por lo que crea un ambiente difícil para los hongos y las levaduras. Para combatir la caspa se puede utilizar de dos maneras:


–           Vinagre y agua: mezclar una parte de vinagre con 3 o 4 partes de agua y lavar el cabello con la preparación durante cinco minutos. Luego enjuagar con agua natural. Otra alternativa es mezclar 6 cucharadas de agua caliente con 2 cucharadas de vinagre, aplicar tanto en el cuero cabelludo como en el cabello y envolverlo con una toalla. Dejarlo toda la noche y lavar por la mañana sólo con agua. Realizar cualquiera de estas opciones dos veces por semana ayuda a eliminar el picor y la caspa.


–           Vinagre puro: aplicarlo sobre el cabello y envolverlo con una toalla durante toda la noche. Lavar por la mañana sin temor a que quede mal olor ya que los expertos aseguran que no sólo no se huele a vinagre sino que además el cabello queda sedoso, con brillo y con un escudo protector ante los piojos.


•          Aceite de oliva: calentar a punto tolerable un poco de aceite de oliva extra virgen, aplicar de manera generosa sobre el cabello y con masajes en el cuero cabelludo. Si bien es un poco graso, es efectivo contra la caspa con sólo dejarlo unos 30 minutos bajo una toalla. Luego es preciso cepillar el cabello con un cepillo de cerdas naturales para quitar las escamas. Lavar bien hasta que no quede ningún residuo y una vez que el agua de enjuague esté limpia en su totalidad, acondicionar de manera habitual.


–           Aceite de oliva con aceite de almendras: mezclarlos en partes iguales y masajear cuero cabelludo y cabello. Dejar actuar de cinco a diez minutos hasta sentir una sensación leve de ardor. Lavar hasta que el agua salga clara y acondicionar.


–           Shampoo orgánico de aceite de oliva: se consigue en supermercados y perfumerías pero no es bueno su uso continuo porque puede sobre acondicionar el cabello, por lo tanto se aconseja intercalar con otro de distinto tipo.


•          Jugo de limón: contiene ácidos muy útiles para combatir un brote de levadura u hongos causantes de la caspa. Se puede utilizar jugo de limón natural o embotellado para masajear el cuero cabelludo y el pelo. Dejar durante 15 minutos, lavar bien y acondicionar. Una variación es aplicar el jugo de limón o lima después del lavado del cabello; no obstante, es posible que se precise de varios tratamientos antes de la eliminación completa de la caspa.


–           Jugo de limón y aceite de oliva: mezclar una cucharadita de este aceite con una cucharadita de jugo de limón o lima y aplicar sobre el cuero cabelludo y el cabello. Envolver en una toalla y dejar durante la noche. Por la mañana enjuagar, lavar y acondicionar.


•          Mezcla súper eficaz: es posible combinar aceite de oliva caliente a punto tolerable, jugo de limón y vinagre blanco para alcanzar máxima eficacia en la lucha contra la caspa. Para ello se debe masajear por la noche el cuero cabelludo con el aceite y por la mañana untar el cabello con la mezcla de jugo de limón con vinagre blanco. Dejar actuar durante cinco minutos y lavar. Para terminar, el último lavado debe realizarse con jugo de limón puro. Sólo se puede aplicar este tratamiento dos veces por semana y hasta una semana después de que la caspa desaparezca.


•          Tomillo: es la mejor hierba para combatir la caspa porque tiene propiedades antisépticas y anti fúngicos útiles para este tipo de tratamiento. Hervir durante diez minutos 4 cucharadas de tomillo seco en 2 tazas de agua, colar y dejar enfriar. Humedecer el cabello con agua tibia, aplicar la mitad de la preparación en el cabello y el cuero cabelludo; y masajear. Esperar cinco minutos y repetir con la otra mitad del agua de tomillo. Dejarlo en el cabello sin enjuagar.


•          Gel de Aloe Vera: extraer un poco de gel o jugo fresco directo de la planta y aplicar durante diez minutos sobre el cabello y el cuero cabelludo. Luego lavar el cabello, en lo posible con un shampoo orgánico a base de la misma planta.


•          Bicarbonato de sodio: es eficaz contra hongos hiperactivos como los que causan la caspa porque cambia el nivel del PH. Mezclar un poco de bicarbonato de sodio con la cantidad de shampoo que se utiliza para un lavado habitual. Lavar y enjuagar. Otra opción es mojar el cabello y aplicar un puño de bicarbonato, masajear tanto cuero cabelludo como cabello y enjuagar. Realizar este tratamiento hasta que la caspa desaparezca.


Consejos para evitar que la caspa regrese:


Los hongos se reproducen con el tiempo, aun cuando en su momento se combatan con éxito, si se recrean las condiciones adecuadas para facilitar su reaparición. Para evitar que ello suceda es preciso:


–           No maltratar el cabello con productos agresivos.


–           Lavar el cabello con agua tibia y enjuagarlo con agua fría para reactivar la circulación sanguínea, fortalecer la piel del cuero cabelludo y aportarle brillo.


–           Cepillar el cabello en forma regular para evitar que el hongo de la caspa vuelva a aparecer y crecer.


–           Reducir al máximo el uso de fijadores, ceras, lacas y productos similares que dañan el cuero cabelludo si luego no se remueven en forma correcta con el lavado.


–           Seguir una dieta equilibrada con pocos alimentos ácidos y más con riqueza en proteínas vegetales y vitaminas.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Remedios caseros para la caspa

La caspa es un molesto problema que afecta a millones de hombres y mujeres en todo el mundo. No sólo es un problema de salud sino que también es una de las principales causas de autoestima, timidez y complejos que deviene de la presencia visible de escamas blancas en la ropa, sobre todo en la zona de los hombros. Si bien fracasan muchas de las alternativas que ofrece la publicidad, la medicina natural propone soluciones baratas al alcance de la mano.

¿Qué causa la caspa?

Las células del cuero cabelludo, al igual que todas las células de la piel, mueren y otras nuevas las reemplazan mediante un proceso natural. Este ocurre una vez al mes en un cuero cabelludo sano donde las células se descartan de manera discreta al lavar o cepillar, sin embargo sólo tarda dos semanas, o menos, cuando un hongo de la levadura al que se llama Malassezia se reproduce de manera anormal y provoca la caspa. Este microscópico habitante de la cabeza humana sana se alimenta de los aceites grasos secretados por los folículos pilosos del cabello pero en ocasiones crece fuera de control, lo que causa una irritación en la piel que acelera la renovación celular del cuero cabelludo.

Este proceso de recambio acelerado produce una importante cantidad de células muertas que se desprenden y se mezclan con el aceite de los folículos pilosos, lo que da por resultado pequeños grupos de escamas, es decir, esa desagradable caspa tan fácil de detectar para quien la padece y para el resto.

Cabe destacar que también existen factores que la predisponen, tales como: estrés, excesiva sudoración, dietas demasiado ácidas, desequilibrios hormonales, ciertos tipos de shampoo y de abrasivos como los líquidos para permanente, los alisados o las tinturas.

Combatir la caspa en casa.

Existen en el mercado muchos shampoos anticaspa que se elaboran a base de zinc, sulfuro o selenio, que suelen ser efectivos contra ella pero al mismo tiempo son agresivos para la piel. Esta ambigüedad permite que la caspa desaparezca por algún tiempo pero es muy probable que luego regrese inmersa en un efecto rebote difícil de combatir. Por lo tanto,  para llegar a buen resultado no se deben comprar productos que posean esos componentes.

No obstante, existen formas naturales de arremeter contra la caspa, baratos y fáciles de conseguir:

•          Vinagre blanco: contiene de 4 a 5 % de ácido acético por lo que crea un ambiente difícil para los hongos y las levaduras. Para combatir la caspa se puede utilizar de dos maneras:

–           Vinagre y agua: mezclar una parte de vinagre con 3 o 4 partes de agua y lavar el cabello con la preparación durante cinco minutos. Luego enjuagar con agua natural. Otra alternativa es mezclar 6 cucharadas de agua caliente con 2 cucharadas de vinagre, aplicar tanto en el cuero cabelludo como en el cabello y envolverlo con una toalla. Dejarlo toda la noche y lavar por la mañana sólo con agua. Realizar cualquiera de estas opciones dos veces por semana ayuda a eliminar el picor y la caspa.

–           Vinagre puro: aplicarlo sobre el cabello y envolverlo con una toalla durante toda la noche. Lavar por la mañana sin temor a que quede mal olor ya que los expertos aseguran que no sólo no se huele a vinagre sino que además el cabello queda sedoso, con brillo y con un escudo protector ante los piojos.

•          Aceite de oliva: calentar a punto tolerable un poco de aceite de oliva extra virgen, aplicar de manera generosa sobre el cabello y con masajes en el cuero cabelludo. Si bien es un poco graso, es efectivo contra la caspa con sólo dejarlo unos 30 minutos bajo una toalla. Luego es preciso cepillar el cabello con un cepillo de cerdas naturales para quitar las escamas. Lavar bien hasta que no quede ningún residuo y una vez que el agua de enjuague esté limpia en su totalidad, acondicionar de manera habitual.

–           Aceite de oliva con aceite de almendras: mezclarlos en partes iguales y masajear cuero cabelludo y cabello. Dejar actuar de cinco a diez minutos hasta sentir una sensación leve de ardor. Lavar hasta que el agua salga clara y acondicionar.

–           Shampoo orgánico de aceite de oliva: se consigue en supermercados y perfumerías pero no es bueno su uso continuo porque puede sobre acondicionar el cabello, por lo tanto se aconseja intercalar con otro de distinto tipo.

•          Jugo de limón: contiene ácidos muy útiles para combatir un brote de levadura u hongos causantes de la caspa. Se puede utilizar jugo de limón natural o embotellado para masajear el cuero cabelludo y el pelo. Dejar durante 15 minutos, lavar bien y acondicionar. Una variación es aplicar el jugo de limón o lima después del lavado del cabello; no obstante, es posible que se precise de varios tratamientos antes de la eliminación completa de la caspa.

–           Jugo de limón y aceite de oliva: mezclar una cucharadita de este aceite con una cucharadita de jugo de limón o lima y aplicar sobre el cuero cabelludo y el cabello. Envolver en una toalla y dejar durante la noche. Por la mañana enjuagar, lavar y acondicionar.

•          Mezcla súper eficaz: es posible combinar aceite de oliva caliente a punto tolerable, jugo de limón y vinagre blanco para alcanzar máxima eficacia en la lucha contra la caspa. Para ello se debe masajear por la noche el cuero cabelludo con el aceite y por la mañana untar el cabello con la mezcla de jugo de limón con vinagre blanco. Dejar actuar durante cinco minutos y lavar. Para terminar, el último lavado debe realizarse con jugo de limón puro. Sólo se puede aplicar este tratamiento dos veces por semana y hasta una semana después de que la caspa desaparezca.

•          Tomillo: es la mejor hierba para combatir la caspa porque tiene propiedades antisépticas y anti fúngicos útiles para este tipo de tratamiento. Hervir durante diez minutos 4 cucharadas de tomillo seco en 2 tazas de agua, colar y dejar enfriar. Humedecer el cabello con agua tibia, aplicar la mitad de la preparación en el cabello y el cuero cabelludo; y masajear. Esperar cinco minutos y repetir con la otra mitad del agua de tomillo. Dejarlo en el cabello sin enjuagar.

•          Gel de Aloe Vera: extraer un poco de gel o jugo fresco directo de la planta y aplicar durante diez minutos sobre el cabello y el cuero cabelludo. Luego lavar el cabello, en lo posible con un shampoo orgánico a base de la misma planta.

•          Bicarbonato de sodio: es eficaz contra hongos hiperactivos como los que causan la caspa porque cambia el nivel del PH. Mezclar un poco de bicarbonato de sodio con la cantidad de shampoo que se utiliza para un lavado habitual. Lavar y enjuagar. Otra opción es mojar el cabello y aplicar un puño de bicarbonato, masajear tanto cuero cabelludo como cabello y enjuagar. Realizar este tratamiento hasta que la caspa desaparezca.

Consejos para evitar que la caspa regrese:

Los hongos se reproducen con el tiempo, aun cuando en su momento se combatan con éxito, si se recrean las condiciones adecuadas para facilitar su reaparición. Para evitar que ello suceda es preciso:

–           No maltratar el cabello con productos agresivos.

–           Lavar el cabello con agua tibia y enjuagarlo con agua fría para reactivar la circulación sanguínea, fortalecer la piel del cuero cabelludo y aportarle brillo.

–           Cepillar el cabello en forma regular para evitar que el hongo de la caspa vuelva a aparecer y crecer.

–           Reducir al máximo el uso de fijadores, ceras, lacas y productos similares que dañan el cuero cabelludo si luego no se remueven en forma correcta con el lavado.

–           Seguir una dieta equilibrada con pocos alimentos ácidos y más con riqueza en proteínas vegetales y vitaminas.

comentarios

imagen imagen
Login