Cargando...
Por Redacción

¿Radicalismo para muchos años?



Es la primera vez que un gobernador electo tiene que esperar seis meses para asumir. En principio se tejieron varias conjeturas sobre ese prolongado tiempo de espera que Alfredo Cornejo debía sobrellevar: no fueron pocos los que pensaron que este hecho terminaría debilitando a Francisco Pérez, otros más pesimistas hasta pensaron en acortar la transición y algunos otros aseguraban que prácticamente de hecho habría dos gobernadores.


Lo cierto es que de a poco y a 86 días de la asunción del nuevo mandatario provincial, las aguas se han ido aquietando. Lo que empezó como una transición con tropiezos y dificultades se ha ido encarrilando, lo que fue confirmado por los propios Pérez y Cornejo, que informaron que las reuniones continúan entre los representantes del Gobierno y la oposición en las distintas áreas de los Ministerios de la Provincia.


Cornejo, desde el primer momento, deseó y apostó a que Paco Pérez gobierne hasta el último día de mandato, y aprovechó ese tiempo para hacer lo que ningún otro gobernador electo tuvo oportunidad de hacer: armar el Gabinete y planificar los principales ejes de la  gestión de gobierno con el tiempo necesario y suficiente para evitar improvisaciones.


La provincia esperaba un cambio y éste empezó. Desde el mismo momento en que ganó las elecciones, Cornejo prefirió mantener un perfil bajo y dejar a sus alfiles el manejo de la agenda diaria de los temas legislativos y de gobierno. En este tiempo, el gobernador electo trató de ver el modo de obtener un financiamiento del Banco Nación, o en su defecto de la banca privada, que le permita iniciar su gestión sin sobresaltos y con las cuentas provinciales lo más saneadas posible, algo que en definitiva también beneficia al actual gobierno, que de ese modo terminará su gestión de la mejor manera posible.


Así las cosas, el Frente Cambiemos, con predominio radical, apuesta fuerte a hacer una buena gestión provincial, distinta totalmente a la actual. Seguramente será más austera, pero también se prevén grandes cambios en la Justicia, donde una de las primeras ideas que se llevará a cabo es la implementación de la Policía Judicial. En el organismo judicial sus principales autoridades ven con expectativas lo que pueda hacer el nuevo gobernador y dicen: “Sabemos que van a venir con ideas de cambio y creemos que va a tener un gobierno más encolumnado”.


Algo parecido pasará en el Ministerio de Seguridad. Basta recordar que la seguridad fue el tema principal de la campaña de Cornejo, quien de a poco va dando indicios de su futuro Gabinete. En principio, dijo que no será un Gabinete de amigos y que privilegiará a gente con ideas propias por sobre a aquellos que necesiten pedir su opinión. Por eso a sus principales colaboradores de la municipalidad de Godoy Cruz les destinará la segunda línea de los distintos ministerios, para preservarlos y no usarlos de fusibles en los primeros tiempos de gobierno, que como se sabe suelen ser de reacomodamientos.


Apoyo presidencial


En este tiempo, el gobernador electo ha sido respaldado por Mauricio Macri, quien dice que Mendoza está entre las provincias que más apoyará de ser presidente. La semana pasada, en su visita a la provincia, el candidato al sillón de Rivadavia decía: “Voy a trabajar codo a codo con Alfredo, con el cual siento una gran empatía, unidad de sueños, como es hacer crecer a Mendoza para que a su vez ayude a crecer al país”.


Pero también recibió un apoyo de Daniel Scioli, quien dijo que respetará todos los compromisos de campaña que adquirió con Adolfo Bermejo, y que más allá del signo político, el Gobierno mendocino recibirá toda su ayuda. Esto fue ratificado la semana pasada por Karina Rabolini, quien dijo que hay “muy buena onda” con el gobernador electo. El apoyo de los dos principales candidatos a la Presidencia van marcando otro cambio: al parecer la provincia volverá a tener buena relación con la Nación, algo que no ocurre en los hechos desde hace varios años.


Comunas claves


Los que conocen a Cornejo dicen que “se dedica a la función full time. Si así lo hace en la comuna, te imaginás que una vez en el gobierno se dedicará a pleno a efectivizar el cambio prometido”.


En ese sentido, dicen que también se están ajustando los detalles de dos comunas claves, como son Guaymallén y Las Heras, a las que se piensa ayudar de la mejor forma posible para que lleven a cabo una gestión acorde a lo que pide la gente. Inclusive, algunos arriesgan que habrá funcionarios de otros departamentos que reforzarán la conducción en las áreas claves de esos municipios, hombres con experiencia adquirida en otros municipios y, de esa forma, darles una mano a Daniel Orozco y Marcelino Iglesias, ya que los popes del Frente Cambiemos apuestan a realizar una buena gestión en esos departamentos que les permita continuar con el cambio y la transformación por varios años más.


Levantar la imagen de esas comunas es fundamental para que junto con las de Capital, Godoy Cruz, La Paz, Junín y Rivadavia, sumadas las de Tupungato, Malargüe y Alvear, sean la columna vertebral de un gobierno que aspira a profundizar un cambio en la forma de gestionar  En una entrevista efectuada hace pocos días al intendente justicialista de Maipú, Alejandro Bermejo, éste decía que estaba convencido que “el radicalismo llegó para quedarse”. Ahora la responsabilidad pasa por esta nueva conducción de la provincia que tiene la mayoría de las comunas y casi todas las del primer distrito; austeridad, eficiencia, trabajo, gestión y honestidad es lo que proponen. De llevarlo a cabo y cumplir lo prometido, puede llegar a hacer verdad la premonición de Bermejo.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

¿Radicalismo para muchos años?

Es la primera vez que un gobernador electo tiene que esperar seis meses para asumir. En principio se tejieron varias conjeturas sobre ese prolongado tiempo de espera que Alfredo Cornejo debía sobrellevar: no fueron pocos los que pensaron que este hecho terminaría debilitando a Francisco Pérez, otros más pesimistas hasta pensaron en acortar la transición y algunos otros aseguraban que prácticamente de hecho habría dos gobernadores.

Lo cierto es que de a poco y a 86 días de la asunción del nuevo mandatario provincial, las aguas se han ido aquietando. Lo que empezó como una transición con tropiezos y dificultades se ha ido encarrilando, lo que fue confirmado por los propios Pérez y Cornejo, que informaron que las reuniones continúan entre los representantes del Gobierno y la oposición en las distintas áreas de los Ministerios de la Provincia.

Cornejo, desde el primer momento, deseó y apostó a que Paco Pérez gobierne hasta el último día de mandato, y aprovechó ese tiempo para hacer lo que ningún otro gobernador electo tuvo oportunidad de hacer: armar el Gabinete y planificar los principales ejes de la  gestión de gobierno con el tiempo necesario y suficiente para evitar improvisaciones.

La provincia esperaba un cambio y éste empezó. Desde el mismo momento en que ganó las elecciones, Cornejo prefirió mantener un perfil bajo y dejar a sus alfiles el manejo de la agenda diaria de los temas legislativos y de gobierno. En este tiempo, el gobernador electo trató de ver el modo de obtener un financiamiento del Banco Nación, o en su defecto de la banca privada, que le permita iniciar su gestión sin sobresaltos y con las cuentas provinciales lo más saneadas posible, algo que en definitiva también beneficia al actual gobierno, que de ese modo terminará su gestión de la mejor manera posible.

Así las cosas, el Frente Cambiemos, con predominio radical, apuesta fuerte a hacer una buena gestión provincial, distinta totalmente a la actual. Seguramente será más austera, pero también se prevén grandes cambios en la Justicia, donde una de las primeras ideas que se llevará a cabo es la implementación de la Policía Judicial. En el organismo judicial sus principales autoridades ven con expectativas lo que pueda hacer el nuevo gobernador y dicen: “Sabemos que van a venir con ideas de cambio y creemos que va a tener un gobierno más encolumnado”.

Algo parecido pasará en el Ministerio de Seguridad. Basta recordar que la seguridad fue el tema principal de la campaña de Cornejo, quien de a poco va dando indicios de su futuro Gabinete. En principio, dijo que no será un Gabinete de amigos y que privilegiará a gente con ideas propias por sobre a aquellos que necesiten pedir su opinión. Por eso a sus principales colaboradores de la municipalidad de Godoy Cruz les destinará la segunda línea de los distintos ministerios, para preservarlos y no usarlos de fusibles en los primeros tiempos de gobierno, que como se sabe suelen ser de reacomodamientos.

Apoyo presidencial

En este tiempo, el gobernador electo ha sido respaldado por Mauricio Macri, quien dice que Mendoza está entre las provincias que más apoyará de ser presidente. La semana pasada, en su visita a la provincia, el candidato al sillón de Rivadavia decía: “Voy a trabajar codo a codo con Alfredo, con el cual siento una gran empatía, unidad de sueños, como es hacer crecer a Mendoza para que a su vez ayude a crecer al país”.

Pero también recibió un apoyo de Daniel Scioli, quien dijo que respetará todos los compromisos de campaña que adquirió con Adolfo Bermejo, y que más allá del signo político, el Gobierno mendocino recibirá toda su ayuda. Esto fue ratificado la semana pasada por Karina Rabolini, quien dijo que hay “muy buena onda” con el gobernador electo. El apoyo de los dos principales candidatos a la Presidencia van marcando otro cambio: al parecer la provincia volverá a tener buena relación con la Nación, algo que no ocurre en los hechos desde hace varios años.

Comunas claves

Los que conocen a Cornejo dicen que “se dedica a la función full time. Si así lo hace en la comuna, te imaginás que una vez en el gobierno se dedicará a pleno a efectivizar el cambio prometido”.

En ese sentido, dicen que también se están ajustando los detalles de dos comunas claves, como son Guaymallén y Las Heras, a las que se piensa ayudar de la mejor forma posible para que lleven a cabo una gestión acorde a lo que pide la gente. Inclusive, algunos arriesgan que habrá funcionarios de otros departamentos que reforzarán la conducción en las áreas claves de esos municipios, hombres con experiencia adquirida en otros municipios y, de esa forma, darles una mano a Daniel Orozco y Marcelino Iglesias, ya que los popes del Frente Cambiemos apuestan a realizar una buena gestión en esos departamentos que les permita continuar con el cambio y la transformación por varios años más.

Levantar la imagen de esas comunas es fundamental para que junto con las de Capital, Godoy Cruz, La Paz, Junín y Rivadavia, sumadas las de Tupungato, Malargüe y Alvear, sean la columna vertebral de un gobierno que aspira a profundizar un cambio en la forma de gestionar  En una entrevista efectuada hace pocos días al intendente justicialista de Maipú, Alejandro Bermejo, éste decía que estaba convencido que “el radicalismo llegó para quedarse”. Ahora la responsabilidad pasa por esta nueva conducción de la provincia que tiene la mayoría de las comunas y casi todas las del primer distrito; austeridad, eficiencia, trabajo, gestión y honestidad es lo que proponen. De llevarlo a cabo y cumplir lo prometido, puede llegar a hacer verdad la premonición de Bermejo.

comentarios

imagen imagen
Login