ciudadanodiario.com.ar
Racing golpeó a Independiente en la primera final de la Liguilla
Cargando...
Por Redacción

Racing golpeó a Independiente en la primera final de la Liguilla



Racing rompió una racha de 14 años sin victorias en el estadio Libertadores de América y se quedó con un triunfo fundamental ante Independiente, que lo acerca a la próxima edición de la Copa Libertadores. “La Academia”, que no ganaba en ese estadio desde el 2001, se impuso por 2-0 en la primera final de la Liguilla y, el próximo domingo, cerrará la serie en su cancha.


“El Rojo” tomó la iniciativa en el arranque del partido ante un rival que no lograba elaborar juego asociado. Con mayor claridad en ofensiva, el local generó su primera chance a los nueve minutos, cuando Vera le ganó por derecha a Lollo y se escapó para sacar un centro por lo bajo que Gastón Díaz rechazó al córner con lo justo.


En un inicio desdibujado y cortado (el juego comenzó demorado y fue parado a los cuatro minutos por la caída de serpentinas en el área de Saja), a Independiente le alcanzaba con poco para ser superior. Pero, promediando la etapa, las acciones se enredaron: la pelota volaba por los aires de un campo para otro y ya ninguno lograba acercarse con peligro.


Racing, que jugaba con Gustavo Bou como único delantero ante la ausencia del suspendido Diego Milito, sacó provecho de la confusión en el final del primer tiempo y, en una ráfaga, sacó una ventaja fundamental. La visita, que poco había hecho en el tramo inicial del partido, se llevó el premio mayor por ser contundente en las chances que se le presentaron.


A los 36′ iba a llegar la apertura del marcador. Saja sacó desde el arco y Romero peinó la pelota cerca de la mitad de la cancha. Gustavo Bou recibió la pelota de espaldas al arco, se sacó a dos defensores de encima con solvencia y, desde la medialuna, sacó un derechazo que se convirtió en el 1-0 para “La Academia”.


Tan solo cuatro minutos más tarde, el equipo de Diego Cocca amplió la cuenta. Independiente falló en el rechazo y Oscar Romero se lució con un disparo esquinado desde afuera del área para decretar el 2-0. Tres minutos después, el paraguayo, que estaba lesionado cuando convirtió el gol, abandonó la cancha.


La tarde se complicó aún más para los de Mauricio Pellegrino en el inicio del complemento cuando, a los cinco minutos, Diego Rodríguez vio la tarjeta roja por una dura plancha sobreBou, la gran figura de la cancha, y dejó a su equipo con diez hombres.


Era la gran oportunidad para Racing para prácticamente cerrar la serie, pero el equipo de Cocca no supo aprovechar el momento. Del otro lado, Independiente tenía más la pelota y buscaba adelantarse en el campo de juego, pero chocaba con sus propias limitaciones. Su único acercamiento se produjo a los 18 minutos con un remate desviado de Diego Vera, el jugador que más intentó para el local en la tarde de Avellaneda.


“El Rojo” ya no tuvo herramientas para torcer la historia y sufrió un duro cachetazo en su estadio. Para la vuelta, que se jugará el próximo domingo en el Cilindro, Pellegrino recuperará a dos piezas claves como Jesús Méndez y Federico Mancuello. Con ellos en cancha, deberá jugarse todo para remontar el resultado adverso. Cocca, en cambio, apostará a sostener la importante ventaja conseguida en condición de visitante.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Racing golpeó a Independiente en la primera final de la Liguilla

Racing rompió una racha de 14 años sin victorias en el estadio Libertadores de América y se quedó con un triunfo fundamental ante Independiente, que lo acerca a la próxima edición de la Copa Libertadores. “La Academia”, que no ganaba en ese estadio desde el 2001, se impuso por 2-0 en la primera final de la Liguilla y, el próximo domingo, cerrará la serie en su cancha.

“El Rojo” tomó la iniciativa en el arranque del partido ante un rival que no lograba elaborar juego asociado. Con mayor claridad en ofensiva, el local generó su primera chance a los nueve minutos, cuando Vera le ganó por derecha a Lollo y se escapó para sacar un centro por lo bajo que Gastón Díaz rechazó al córner con lo justo.

En un inicio desdibujado y cortado (el juego comenzó demorado y fue parado a los cuatro minutos por la caída de serpentinas en el área de Saja), a Independiente le alcanzaba con poco para ser superior. Pero, promediando la etapa, las acciones se enredaron: la pelota volaba por los aires de un campo para otro y ya ninguno lograba acercarse con peligro.

Racing, que jugaba con Gustavo Bou como único delantero ante la ausencia del suspendido Diego Milito, sacó provecho de la confusión en el final del primer tiempo y, en una ráfaga, sacó una ventaja fundamental. La visita, que poco había hecho en el tramo inicial del partido, se llevó el premio mayor por ser contundente en las chances que se le presentaron.

A los 36′ iba a llegar la apertura del marcador. Saja sacó desde el arco y Romero peinó la pelota cerca de la mitad de la cancha. Gustavo Bou recibió la pelota de espaldas al arco, se sacó a dos defensores de encima con solvencia y, desde la medialuna, sacó un derechazo que se convirtió en el 1-0 para “La Academia”.

Tan solo cuatro minutos más tarde, el equipo de Diego Cocca amplió la cuenta. Independiente falló en el rechazo y Oscar Romero se lució con un disparo esquinado desde afuera del área para decretar el 2-0. Tres minutos después, el paraguayo, que estaba lesionado cuando convirtió el gol, abandonó la cancha.

La tarde se complicó aún más para los de Mauricio Pellegrino en el inicio del complemento cuando, a los cinco minutos, Diego Rodríguez vio la tarjeta roja por una dura plancha sobreBou, la gran figura de la cancha, y dejó a su equipo con diez hombres.

Era la gran oportunidad para Racing para prácticamente cerrar la serie, pero el equipo de Cocca no supo aprovechar el momento. Del otro lado, Independiente tenía más la pelota y buscaba adelantarse en el campo de juego, pero chocaba con sus propias limitaciones. Su único acercamiento se produjo a los 18 minutos con un remate desviado de Diego Vera, el jugador que más intentó para el local en la tarde de Avellaneda.

“El Rojo” ya no tuvo herramientas para torcer la historia y sufrió un duro cachetazo en su estadio. Para la vuelta, que se jugará el próximo domingo en el Cilindro, Pellegrino recuperará a dos piezas claves como Jesús Méndez y Federico Mancuello. Con ellos en cancha, deberá jugarse todo para remontar el resultado adverso. Cocca, en cambio, apostará a sostener la importante ventaja conseguida en condición de visitante.

comentarios

Login