Cargando...
Por Redacción

¿Quién las protege?



La exposición pública de casos de violencia de género por parte de famosas demostró algunas falencias en la protección a las víctimas. Especialistas y damnificadas aclararon que no existe un protocolo específico y veloz para defender a las mujeres inmediatamente después de la denuncia. En Mendoza, hay un área provincial encargada de brindar asesoramiento y protección y siete secretarías municipales.


Los estruendosos casos de la periodista Alejandro Rubio, la cantante Laura Miller y el femicidio de Chiara en Rufino, Santa Fe encendieron más fuerte que nunca la alarma de la proliferación de casos de violencia de género.
Esta práctica violenta que, según cifras extraoficiales, en Mendoza ha crecido en un 50% y que promedia las 15 denuncias por día, todavía no encuentra un protocolo específico para que las mujeres se sientan más protegidas ante los abusos de los hombres.
El área provincial y las direcciones municipales, tienen como objetivo el acompañamiento de las víctimas y, paralelamente, es la Justicia la encargada de resolver el caso. 
“Nosotros desde la cartera, lo que hacemos es acompañar, psicológicamente y legalmente a las mujeres que han sufrido de algún tipo de violencia”, explicó la actual directora de la entidad provincial, Soledad Benegas.
En sintonía, la directora del área en Godoy Cruz, Silvina Anfuso, indicó que sólo en el departamento godoicruceño se atienden más de 250 casos por año, con el objetivo de guiar a las damnificadas.


Falta de protocolo
Si bien las áreas estatales sirven para la post denuncia, las mujeres se encuentran parcialmente desprotegidas en el momento en el cual se deciden a realizar una denuncia.
Una lectora de El Ciudadano que prefirió reservar su nombre explicó su caso. “Una noche mi marido me dio una paliza, mientras estaba embarazada, al caer al piso me quebré un brazo, como pude llamé al 911 y la Policía llegó una hora después. Los efectivos me comunicaron que sólo podían ingresar al domicilio si yo hubiese estado con graves rasgos de violencia física y que sólo podían hablar con mi marido, siempre y cuando él saliera a la vereda”.
En esos momentos tan oscuros para la chica, la Policía sólo podía actuar a modo de mediación y le aclararon que al otro día debía ir a hacer la denuncia.
En definitiva, la mujer cerró la puerta de su casa y si su marido se volvía loco de nuevo, ella continuaba desprotegida.
La titular del Área de la Mujer de Godoy Cruz explicó que la Policía no cuenta con un protocolo adecuado para tratar la violencia de género como un mal en sí mismo. “Se puede favorecer con un procedimiento específico para actuar en los casos de violencia de género para la protección de la víctima”.
Por su parte, Benegas aclaró: “Las mujeres tienen que realizar denuncias en las fiscalías. Al no existir ese protocolo, se toma la denuncia como golpes leves, como si fuese una riña, y si estas denuncias se realizan en distintas fiscalías no son acumulables”.


En busca del refugio estatal
La provincia aún no cuenta con un refugio estatal –se está construyendo– pero sí tiene convenios con organizaciones para albergar temporariamente a las mujeres que sufrieron algún tipo de daño y se tienen que mantener preservadas. Las direcciones de estos lugares se preservan para evitar cualquier tipo de contacto.


Los casos que conmocionan al país
El horroroso crimen de Chiara
Chiara Páez (14) apareció ayer enterrada en el patio de la casa de su novio de 16 años. Su cuerpo mostraba rastros de golpes en la cabeza y en su cara.
La chica estaba desaparecida en la localidad santafesina de Rufino y por este aberrante caso de violencia de género, el jovencito quedó detenido. Fabio, padre de la niña, cree que el joven “no actuó solo”.
(Más información en página 8).


Alejandra Rubio y un fallo polémico
Hace cuatro años, la periodista Alejandra Rubio denunciaba a su ex marido, Mariano Rodríguez, por una feroz golpiza. Este viernes, se realizó el juicio oral y su ex marido se declaró culpable ante la Justicia con el fin de obtener una condena más leve. El fiscal pidió tres años de prisión en suspenso, por lo que quedó en libertad condicional.
La periodista declaró sentirse desorientada y con bronca “Esperaba una condena ejemplar”, dijo.


Laura Miller está viviendo un infierno
Otra mediática que sufrió violencia de género es Laura Miller, quien tras tomar valentía y hacer pública su situación en los medios aclaró que se encuentra “viviendo un infierno”. Su ex, al que dejó luego de dos años de relación por violencia de género, la hostiga con mensajes y llamadas, además, la persigue y la amenaza.
La cantante pidió que las autoridades hagan algo porque las mujeres están desprotegidas ante los violentos.


La pulsera y el botón antipánico suman pero no son suficientes
Las especialistas aclararon que  el botón antipánico y las pulseras digitales si bien son instrumentos que suman en la prevención, no son instrumentos que puedan mermar la situación.
“Para poder prevenir esta situación tiene que haber más partida presupuestaria. Porque la atención de una mujer demanda la participación de médicos, psicólogos, asistentes sociales y demás profesionales. También hay que crear un protocolo para que los policías y los fiscales sepan específicamente que deben hacer cuando se recibe una denuncia de este tipo”, aclaró Silvina Anfuso.
Por su parte Benegas, le apuntó a la Justicia y dijo que para mejorar la contención de las mujeres se deben comprometer en el seguimiento de los casos y en la resolución de los expedientes.


411. El número que atiende casos de violencia de género
El Gobierno nacional dispuso del número 411 para que las mujeres que sientan que están sufriendo violencia de género puedan denunciar y encontrar protección y acompañamiento./Matías Caliri


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

¿Quién las protege?

La exposición pública de casos de violencia de género por parte de famosas demostró algunas falencias en la protección a las víctimas. Especialistas y damnificadas aclararon que no existe un protocolo específico y veloz para defender a las mujeres inmediatamente después de la denuncia. En Mendoza, hay un área provincial encargada de brindar asesoramiento y protección y siete secretarías municipales.

Los estruendosos casos de la periodista Alejandro Rubio, la cantante Laura Miller y el femicidio de Chiara en Rufino, Santa Fe encendieron más fuerte que nunca la alarma de la proliferación de casos de violencia de género.
Esta práctica violenta que, según cifras extraoficiales, en Mendoza ha crecido en un 50% y que promedia las 15 denuncias por día, todavía no encuentra un protocolo específico para que las mujeres se sientan más protegidas ante los abusos de los hombres.
El área provincial y las direcciones municipales, tienen como objetivo el acompañamiento de las víctimas y, paralelamente, es la Justicia la encargada de resolver el caso. 
“Nosotros desde la cartera, lo que hacemos es acompañar, psicológicamente y legalmente a las mujeres que han sufrido de algún tipo de violencia”, explicó la actual directora de la entidad provincial, Soledad Benegas.
En sintonía, la directora del área en Godoy Cruz, Silvina Anfuso, indicó que sólo en el departamento godoicruceño se atienden más de 250 casos por año, con el objetivo de guiar a las damnificadas.

Falta de protocolo
Si bien las áreas estatales sirven para la post denuncia, las mujeres se encuentran parcialmente desprotegidas en el momento en el cual se deciden a realizar una denuncia.
Una lectora de El Ciudadano que prefirió reservar su nombre explicó su caso. “Una noche mi marido me dio una paliza, mientras estaba embarazada, al caer al piso me quebré un brazo, como pude llamé al 911 y la Policía llegó una hora después. Los efectivos me comunicaron que sólo podían ingresar al domicilio si yo hubiese estado con graves rasgos de violencia física y que sólo podían hablar con mi marido, siempre y cuando él saliera a la vereda”.
En esos momentos tan oscuros para la chica, la Policía sólo podía actuar a modo de mediación y le aclararon que al otro día debía ir a hacer la denuncia.
En definitiva, la mujer cerró la puerta de su casa y si su marido se volvía loco de nuevo, ella continuaba desprotegida.
La titular del Área de la Mujer de Godoy Cruz explicó que la Policía no cuenta con un protocolo adecuado para tratar la violencia de género como un mal en sí mismo. “Se puede favorecer con un procedimiento específico para actuar en los casos de violencia de género para la protección de la víctima”.
Por su parte, Benegas aclaró: “Las mujeres tienen que realizar denuncias en las fiscalías. Al no existir ese protocolo, se toma la denuncia como golpes leves, como si fuese una riña, y si estas denuncias se realizan en distintas fiscalías no son acumulables”.

En busca del refugio estatal
La provincia aún no cuenta con un refugio estatal –se está construyendo– pero sí tiene convenios con organizaciones para albergar temporariamente a las mujeres que sufrieron algún tipo de daño y se tienen que mantener preservadas. Las direcciones de estos lugares se preservan para evitar cualquier tipo de contacto.

Los casos que conmocionan al país
El horroroso crimen de Chiara
Chiara Páez (14) apareció ayer enterrada en el patio de la casa de su novio de 16 años. Su cuerpo mostraba rastros de golpes en la cabeza y en su cara.
La chica estaba desaparecida en la localidad santafesina de Rufino y por este aberrante caso de violencia de género, el jovencito quedó detenido. Fabio, padre de la niña, cree que el joven “no actuó solo”.
(Más información en página 8).

Alejandra Rubio y un fallo polémico
Hace cuatro años, la periodista Alejandra Rubio denunciaba a su ex marido, Mariano Rodríguez, por una feroz golpiza. Este viernes, se realizó el juicio oral y su ex marido se declaró culpable ante la Justicia con el fin de obtener una condena más leve. El fiscal pidió tres años de prisión en suspenso, por lo que quedó en libertad condicional.
La periodista declaró sentirse desorientada y con bronca “Esperaba una condena ejemplar”, dijo.

Laura Miller está viviendo un infierno
Otra mediática que sufrió violencia de género es Laura Miller, quien tras tomar valentía y hacer pública su situación en los medios aclaró que se encuentra “viviendo un infierno”. Su ex, al que dejó luego de dos años de relación por violencia de género, la hostiga con mensajes y llamadas, además, la persigue y la amenaza.
La cantante pidió que las autoridades hagan algo porque las mujeres están desprotegidas ante los violentos.

La pulsera y el botón antipánico suman pero no son suficientes
Las especialistas aclararon que  el botón antipánico y las pulseras digitales si bien son instrumentos que suman en la prevención, no son instrumentos que puedan mermar la situación.
“Para poder prevenir esta situación tiene que haber más partida presupuestaria. Porque la atención de una mujer demanda la participación de médicos, psicólogos, asistentes sociales y demás profesionales. También hay que crear un protocolo para que los policías y los fiscales sepan específicamente que deben hacer cuando se recibe una denuncia de este tipo”, aclaró Silvina Anfuso.
Por su parte Benegas, le apuntó a la Justicia y dijo que para mejorar la contención de las mujeres se deben comprometer en el seguimiento de los casos y en la resolución de los expedientes.

411. El número que atiende casos de violencia de género
El Gobierno nacional dispuso del número 411 para que las mujeres que sientan que están sufriendo violencia de género puedan denunciar y encontrar protección y acompañamiento./Matías Caliri

comentarios

imagen imagen
Login