ciudadanodiario.com.ar
Que no se corte
Cargando...
Por Redacción

Que no se corte



Dicen que el tiempo le da valor a las hechos, y es una ley aplicable tanto a la vida como al fútbol. Sólo pasó una semana, aunque parezca más, mucho más, pero son apenas siete días de aquella final en el Maracanao de Rio de Janeiro, lugar donde empezó todo esto. ¿O donde terminó todo esto?
Lo cierto es que el Mundial a la Argentina le dejó mucho más que un segundo puesto. Dejó un camino a seguir, dejó una idea, una filosofía de juego y de trabajo. Que personalmente espero continúe.
No sólo por los motivos arriba mencionados, sino porque tiene el respaldo de los jugadores, particularmente de sus capitanes (Messi-Mascherano), tiene el apoyo de dirigentes, prensa y público, unificación que sólo consigue el éxito, aunque en la  Argentina ser segundo no es sinónimo de éxito.
Pero fue un triunfo porque logró identificación, supo mutar para ser mejor y mostró carácter. Ahora, con todos estos factores a favor ¿por que está en duda su continuidad? ¿Por qué fue del mismo entorno de Alejandro Sabella, días antes de la final, que sembraron la primera idea? Su representante, Eugenio López, declaró que  “entendía que para Alejandro era un ciclo cumplido”. Al regreso de Brasil, el propio Sabella le puso intriga al asunto señalando que contestará el miércoles próximo, porque tiene que evaluar si podrá “dar el 100%, que es lo que pide y lo que le brindan sus jugadores”.
El próximo 3 de septiembre se viene la “revancha”: en Düsseldorf se medirá con Alemania y el año que bien tiene que disputar la Copa América en Chile, con la posibilidad de conquistar un título. El último fue en Ecuador 1993. Es una linda agenda para la Selección, que por ahora no busca reemplazante y espera que no se corte el ciclo Sabella.Gabriel Landart


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Que no se corte

Dicen que el tiempo le da valor a las hechos, y es una ley aplicable tanto a la vida como al fútbol. Sólo pasó una semana, aunque parezca más, mucho más, pero son apenas siete días de aquella final en el Maracanao de Rio de Janeiro, lugar donde empezó todo esto. ¿O donde terminó todo esto?
Lo cierto es que el Mundial a la Argentina le dejó mucho más que un segundo puesto. Dejó un camino a seguir, dejó una idea, una filosofía de juego y de trabajo. Que personalmente espero continúe.
No sólo por los motivos arriba mencionados, sino porque tiene el respaldo de los jugadores, particularmente de sus capitanes (Messi-Mascherano), tiene el apoyo de dirigentes, prensa y público, unificación que sólo consigue el éxito, aunque en la  Argentina ser segundo no es sinónimo de éxito.
Pero fue un triunfo porque logró identificación, supo mutar para ser mejor y mostró carácter. Ahora, con todos estos factores a favor ¿por que está en duda su continuidad? ¿Por qué fue del mismo entorno de Alejandro Sabella, días antes de la final, que sembraron la primera idea? Su representante, Eugenio López, declaró que  “entendía que para Alejandro era un ciclo cumplido”. Al regreso de Brasil, el propio Sabella le puso intriga al asunto señalando que contestará el miércoles próximo, porque tiene que evaluar si podrá “dar el 100%, que es lo que pide y lo que le brindan sus jugadores”.
El próximo 3 de septiembre se viene la “revancha”: en Düsseldorf se medirá con Alemania y el año que bien tiene que disputar la Copa América en Chile, con la posibilidad de conquistar un título. El último fue en Ecuador 1993. Es una linda agenda para la Selección, que por ahora no busca reemplazante y espera que no se corte el ciclo Sabella.Gabriel Landart

comentarios

Login