Cargando...
Por Redacción

Putin vs. MacDonald’s



Dado lo acontecido con las sanciones impuestas a Moscú por Occidente, a consecuencia de la anexión de Crimea y su papel en la actual guerra en el este de Ucrania, la división rusa de McDonald’s acaba de anunciar el cierre temporal de otros nueve restaurantes de su cadena en el país más grande del mundo, casi todos en la capital rusa y en la región adyacente de Moscú. En agosto se aplicó la misma medida a doce establecimientos y en setiembre a seis. De los 435 restaurantes McDonald’s que funcionan en Rusia, 200 han sido ya objeto de minuciosas revisiones y auditorías. Casi la mitad.


La justificación que esgrimen las autoridades rusas para llevar a cabo tal acoso es la “necesidad de evitar que se violen las normas sanitarias”. En la web rusa de la compañía se informa que en el momento actual las suspensiones afectan a nueve de sus locales, ya que algunos de los cerrados anteriormente han vuelto a abrir sus puertas.


Uno de los que continúan clausurados es el situado en la céntrica Plaza Pushkin de Moscú, que se abrió en 1990 y fue el primero existente en la Federación Rusa, inclusive cuando todavía se llevaba el nombre de Unión Soviética. “Lamentamos la decisión judicial y la vamos a recurrir”, reza la nota difundida por McDonald’s en su portal de Internet.


Las agencias de prensa afirman que “Rusia emplea a menudo el embargo contra productos extranjeros, sobre todo alimenticios, por razones políticas”. Esta práctica ya se vio en los últimos años en relación con los vinos georgianos y moldavos. Es el Gobierno, según el diario Kommersant, el órgano que ordena que se lleven a cabo las comprobaciones. Los críticos de estas medidas sostienen que el problema es que esta forma de responder a las sanciones de Estados Unidos pone en peligro los puestos de trabajo de los cerca de 37.000 rusos y rusas que trabajan en McDonald’s.


Euromonitor cifra las ventas de McDonald’s en Rusia durante el último año en 2.200 millones de dólares, lo que constituye el 8% de todo el monto global, establecido en 28.000 millones. La agencia Interfax sostiene que su volumen de negocio aumentó en 2013 en un 18%. Los analistas de Morgan Stanley subrayan que el mercado ruso supone para la cadena 260 millones de euros de beneficio anual.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Putin vs. MacDonald’s

Dado lo acontecido con las sanciones impuestas a Moscú por Occidente, a consecuencia de la anexión de Crimea y su papel en la actual guerra en el este de Ucrania, la división rusa de McDonald’s acaba de anunciar el cierre temporal de otros nueve restaurantes de su cadena en el país más grande del mundo, casi todos en la capital rusa y en la región adyacente de Moscú. En agosto se aplicó la misma medida a doce establecimientos y en setiembre a seis. De los 435 restaurantes McDonald’s que funcionan en Rusia, 200 han sido ya objeto de minuciosas revisiones y auditorías. Casi la mitad.

La justificación que esgrimen las autoridades rusas para llevar a cabo tal acoso es la “necesidad de evitar que se violen las normas sanitarias”. En la web rusa de la compañía se informa que en el momento actual las suspensiones afectan a nueve de sus locales, ya que algunos de los cerrados anteriormente han vuelto a abrir sus puertas.

Uno de los que continúan clausurados es el situado en la céntrica Plaza Pushkin de Moscú, que se abrió en 1990 y fue el primero existente en la Federación Rusa, inclusive cuando todavía se llevaba el nombre de Unión Soviética. “Lamentamos la decisión judicial y la vamos a recurrir”, reza la nota difundida por McDonald’s en su portal de Internet.

Las agencias de prensa afirman que “Rusia emplea a menudo el embargo contra productos extranjeros, sobre todo alimenticios, por razones políticas”. Esta práctica ya se vio en los últimos años en relación con los vinos georgianos y moldavos. Es el Gobierno, según el diario Kommersant, el órgano que ordena que se lleven a cabo las comprobaciones. Los críticos de estas medidas sostienen que el problema es que esta forma de responder a las sanciones de Estados Unidos pone en peligro los puestos de trabajo de los cerca de 37.000 rusos y rusas que trabajan en McDonald’s.

Euromonitor cifra las ventas de McDonald’s en Rusia durante el último año en 2.200 millones de dólares, lo que constituye el 8% de todo el monto global, establecido en 28.000 millones. La agencia Interfax sostiene que su volumen de negocio aumentó en 2013 en un 18%. Los analistas de Morgan Stanley subrayan que el mercado ruso supone para la cadena 260 millones de euros de beneficio anual.

comentarios

imagen imagen
Login