Cargando...
Por Redacción

Prisión perpetua para los asesinos del turista neocelandés



Fin de la trágica historia que tuvo como protagonista a Nicholas Heyward, el turista neocelandés que murió víctima de varios disparos en el Parque General San Martín en abril de 2014. Los sospechosos, que habían sido capturados en junio del mismo año, fueron encontrados culpables y finalmente condenados a cadena perpetua.


Se trata de Marcos Ulises Leiva Soda y su sobrino Adrián Soda, detenidos dos meses después del hecho fatal. Fueron imputados por Santiago Garay, fiscal de delitos complejos, luego de una profunda investigación.


Fue la Tercera Cámara del Crimen la encargada de efectuar finalmente el veredicto: ambos hombres, tío y sobrino respectivamente, pasarán el resto de sus días en prisión.


Crónica de un crimen


Nicholas Heyward, de 31 años, era un turista neocelandés que había decidido pasear por el Parque General San Martín junto a un amigo francés y una mujer de origen australiano. Se habían hecho amigos durante el viaje a América del Sur, y ya en Mendoza compartían salidas y planes.



Cerca de las 15:30, recorrían la calle Carlos Thays, frente al Cricyt, en las proximidades del estadio Malvinas Argentinas. Pero todo se convirtió en muerte cuando dos hombres, a bordo de una motocicleta, intentaron arrebatarle la mochila a Heyward. El hombre, por el tirón, cayó al suelo, y fue en ese momento en que uno de los hombres sacó un arma y le disparó cinco veces en el cuerpo.


Los disparos dieron en el abdomen, el pecho y el cuello del turista. Luego de esto, ambos delincuentes escaparon en la misma motocicleta, y a pesar del gran operativo montado al instante, no habían podido ser detenidos. Pero todo cambiaría en junio de 2014, cuando los delincuentes fueron detenidos.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Prisión perpetua para los asesinos del turista neocelandés

Fin de la trágica historia que tuvo como protagonista a Nicholas Heyward, el turista neocelandés que murió víctima de varios disparos en el Parque General San Martín en abril de 2014. Los sospechosos, que habían sido capturados en junio del mismo año, fueron encontrados culpables y finalmente condenados a cadena perpetua.

Se trata de Marcos Ulises Leiva Soda y su sobrino Adrián Soda, detenidos dos meses después del hecho fatal. Fueron imputados por Santiago Garay, fiscal de delitos complejos, luego de una profunda investigación.

Fue la Tercera Cámara del Crimen la encargada de efectuar finalmente el veredicto: ambos hombres, tío y sobrino respectivamente, pasarán el resto de sus días en prisión.

Crónica de un crimen

Nicholas Heyward, de 31 años, era un turista neocelandés que había decidido pasear por el Parque General San Martín junto a un amigo francés y una mujer de origen australiano. Se habían hecho amigos durante el viaje a América del Sur, y ya en Mendoza compartían salidas y planes.

Cerca de las 15:30, recorrían la calle Carlos Thays, frente al Cricyt, en las proximidades del estadio Malvinas Argentinas. Pero todo se convirtió en muerte cuando dos hombres, a bordo de una motocicleta, intentaron arrebatarle la mochila a Heyward. El hombre, por el tirón, cayó al suelo, y fue en ese momento en que uno de los hombres sacó un arma y le disparó cinco veces en el cuerpo.

Los disparos dieron en el abdomen, el pecho y el cuello del turista. Luego de esto, ambos delincuentes escaparon en la misma motocicleta, y a pesar del gran operativo montado al instante, no habían podido ser detenidos. Pero todo cambiaría en junio de 2014, cuando los delincuentes fueron detenidos.

comentarios

imagen imagen
Login