ciudadanodiario.com.ar
Prevención del dengue en casa y al viajar
Cargando...
Por Redacción

Prevención del dengue en casa y al viajar



Si bien el Ministerio de Salud asegura que no hay casos de dengue en Mendoza, el alerta nacional la incluye en tanto el verano es la época propicia para adquirirla en otro sitio e ingresarla a la provincia. El regreso de mendocinos que vienen de zonas con la enfermedad o la visita de viajeros que llegan de esos lugares incrementa las posibilidades de registrar casos locales. Por ello es fundamental extremar las medidas de prevención tanto en casa como al viajar.


En nuestra provincia existe la variedad de mosquito Aedes Aegypti que es el vector que transmite la enfermedad de una persona enferma a una sana. Su presencia en Mendoza incentiva la prevención porque si bien aún no se contabilizan casos en lo que va de verano, no se descarta la posibilidad. Por ende es preciso tomar todas las precauciones que estén al alcance para evitarlos.


Cabe destacar que a esta especie de mosquito se la denomina también “mosquito hogareño” porque cualquier recipiente que acumule agua puede convertirse en un criadero, es por eso que la medida más eficaz para evitar su reproducción es la eliminación del agua estancada. Desechar todo objeto que la acumule aleja la presencia de este mosquito, que además de dengue es capaz de transmitir la Chikungunya. (Para más información sobre esta enfermedad ingrese a http://www.ciudadanodiario.com.ar/chikungunya-el-virus-que-alerta-al-pais/ )


El Aedes Aegyptis tiene distintas etapas de desarrollo: los huevos, las larvas, las pupas y los mosquitos adultos. Todas ellas pueden transcurrir dentro del hogar porque hay escasos depredadores naturales que ataquen el proceso, es decir, es probable que no existan en casa insectos, murciélagos o pequeños peces que interrumpan su reproducción y crecimiento; por el contrario, en ambientes silvestres donde coexisten es rara la presencia de criaderos. Hay que tener en cuenta que todo lugar húmedo y sombrío dentro de casa beneficia su multiplicación porque los sitios oscuros aseguran que la temperatura del agua de los recipientes no se sobrecaliente, lo que sería letal para los huevos, larvas y pupas. Además los mosquitos adultos requieren humedad para sobrevivir mayor cantidad de tiempo, por eso es que los recipientes de agua estancada les proporcionan un ambiente ideal para permanecer.


En este sentido hay que resaltar que nada mejor para el Aedes Aegyptis que las cubiertas de automóviles: su forma impide volcar el agua, su material le sirve de aislante y su color oscuro permite mantener la temperatura adecuada para su desarrollo. Pero atención, porque también se puede criar en un departamento o en cualquier ambiente cerrado, sus sitios óptimos resultan ser los floreros,  las plantas en frascos con agua y debajo de los platos. Es decir, puede multiplicarse sin problemas en viviendas, oficinas, escuelas, hospitales, cementerios y otra importante cantidad de sitios. En síntesis, como no hay vacuna contra esta enfermedad, la manera más eficaz de prevenirla es evitar el agua estancada dentro de casa y sus alrededores.


Ahora bien, respecto al dengue es preciso describirlo como una enfermedad viral que se transmite sólo cuando un mosquito Aedes Aegyptis pica a una persona enferma y luego a una no lo está.  Es relevante saber que no se transmite de persona a persona, ni a través de los objetos, ni mediante la leche materna. No obstante y aunque es inusual, la mamá embarazada puede transmitirlo durante el embarazo a su bebé.


Cuando el dengue se desarrolla el paciente manifiesta: fiebre con dolor detrás de los ojos, de cabeza, muscular y de las articulaciones; náuseas y vómitos, cansancio intenso, aparición de manchas en la piel, picazón y sangrado de nariz y encías. Ante estos síntomas es primordial no auto medicarse y sin aspirinas, ibuprofeno o inyecciones intramusculares de por medio, acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado. El mismo virus que produce estos síntomas, también puede provocar el llamado Dengue hemorrágico, de evolución muy grave y que puede causar la muerte.


Para los visitantes que tengan síntomas o sospecha de padecer la enfermedad se pone a disposición el sistema sanitario para que reciban atención inmediata con el fin de aislar al enfermo para impedir que sea factor de la expansión de este mal.


Es importante saber que la fumigación no evita el dengue porque no es suficiente para eliminar al mosquito. Por su parte, la aplicación de insecticidas sirve para eliminar a los mosquitos adultos que pueden transmitirlo pero no a los que encuban en los recipientes, por ende, su implementación debe evaluarse por las autoridades sanitarias ya que sólo se recomienda en casos de emergencia. Aunque es redundante, es crucial comprender que de nada sirve el insecticida si no se eliminan los recipientes que acumulan agua tanto en casas como en espacios públicos.


Un factor importante que ayuda a mantener lejos a la enfermedad es la prevención de la picadura del mosquito. Hay acciones para evitar la enfermedad que deben tenerse en cuenta dentro de los hogares, las mismas que los viajeros deben aplicar en zonas con su presencia:



  • Colocar mosquiteros en ventanas y puertas de la vivienda.

  • Usar repelentes sobre la piel expuesta y sobre la ropa, repetir la aplicación cada tres horas. Deben utilizarse productos que contengan DEET, ya que son los más eficaces. No se recomienda poner repelente a menores de dos meses de edad y en el resto de los pequeños debe utilizarse un repelente con 10 % de DEET. Leer siempre el envase y corroborar estos datos. Los pequeños nunca deben colocarse solos el repelente, es preciso que lo haga un adulto que tenga en cuenta la zona detrás de las orejas y evite el área de la boca, los ojos y las manos. No colocar en ningún caso sobre piel lastimada, irritada o quemada. No utilizar repelente que en la misma fórmula tenga protección solar ni sea bronceador al mismo tiempo.

  • Usar mangas largas y pantalones largos al desarrollar actividades al aire libre.

  • Utilizar espirales o tabletas repelentes en los domicilios.

  • Evitar exponerse al aire libre o al atardecer porque son las horas de mayor actividad del mosquito.

  • Evitar usar perfumes, jabones u otros cosméticos de olor dulce.

  • No auto medicarse porque las aspirinas y el ibuprofeno favorecen las hemorragias.

  • Evitar arrojar recipientes o basura donde pueda acumularse agua en lugares como patios, terrazas, calles y baldíos (botellas, lonas, cacharros, etc.)

  • Mantener patios y jardines desmalezados y destapar desagües de lluvias de los techos.

  • Eliminar el agua de los huecos de los árboles, rocas, paredes, pozos y letrinas abandonadas. Rellenar los huecos de tapias y paredes donde pueda juntarse lluvia.

  • Enterrar o eliminar todo tipo de basura o recipientes inservibles como latas, cáscaras, llantas y demás objetos que puedan almacenar agua.

  • Ordenar los recipientes útiles que puedan albergar agua, poniéndolos boca abajo o colocándoles una tapa.

  • Mantener tapados los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.

  • Eliminar el agua de los platos y portamacetas, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa.

  • Mantener limpias, cloradas, tapadas o vacías las piletas de natación fuera de temporada.

  • Proteger las cunas o cochecitos de bebés con mosquitero tipo tul al permanecer al aire libre, siempre con una ventilación adecuada.


La provincia activa su red de salud para responder con rapidez ante la aparición de un caso de dengue con el objetivo de evitar la propagación de la enfermedad. Una parte importante es tarea de la población a la que se le pide conciencia y protagonismo mediante la ejecución de las acciones de prevención; la otra la tiene el personal especializado de los hospitales, centros de salud y los municipios, quienes se capacitan para enfrentar cualquier eventualidad y vigilar la existencia de casos.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Prevención del dengue en casa y al viajar

Si bien el Ministerio de Salud asegura que no hay casos de dengue en Mendoza, el alerta nacional la incluye en tanto el verano es la época propicia para adquirirla en otro sitio e ingresarla a la provincia. El regreso de mendocinos que vienen de zonas con la enfermedad o la visita de viajeros que llegan de esos lugares incrementa las posibilidades de registrar casos locales. Por ello es fundamental extremar las medidas de prevención tanto en casa como al viajar.

En nuestra provincia existe la variedad de mosquito Aedes Aegypti que es el vector que transmite la enfermedad de una persona enferma a una sana. Su presencia en Mendoza incentiva la prevención porque si bien aún no se contabilizan casos en lo que va de verano, no se descarta la posibilidad. Por ende es preciso tomar todas las precauciones que estén al alcance para evitarlos.

Cabe destacar que a esta especie de mosquito se la denomina también “mosquito hogareño” porque cualquier recipiente que acumule agua puede convertirse en un criadero, es por eso que la medida más eficaz para evitar su reproducción es la eliminación del agua estancada. Desechar todo objeto que la acumule aleja la presencia de este mosquito, que además de dengue es capaz de transmitir la Chikungunya. (Para más información sobre esta enfermedad ingrese a http://www.ciudadanodiario.com.ar/chikungunya-el-virus-que-alerta-al-pais/ )

El Aedes Aegyptis tiene distintas etapas de desarrollo: los huevos, las larvas, las pupas y los mosquitos adultos. Todas ellas pueden transcurrir dentro del hogar porque hay escasos depredadores naturales que ataquen el proceso, es decir, es probable que no existan en casa insectos, murciélagos o pequeños peces que interrumpan su reproducción y crecimiento; por el contrario, en ambientes silvestres donde coexisten es rara la presencia de criaderos. Hay que tener en cuenta que todo lugar húmedo y sombrío dentro de casa beneficia su multiplicación porque los sitios oscuros aseguran que la temperatura del agua de los recipientes no se sobrecaliente, lo que sería letal para los huevos, larvas y pupas. Además los mosquitos adultos requieren humedad para sobrevivir mayor cantidad de tiempo, por eso es que los recipientes de agua estancada les proporcionan un ambiente ideal para permanecer.

En este sentido hay que resaltar que nada mejor para el Aedes Aegyptis que las cubiertas de automóviles: su forma impide volcar el agua, su material le sirve de aislante y su color oscuro permite mantener la temperatura adecuada para su desarrollo. Pero atención, porque también se puede criar en un departamento o en cualquier ambiente cerrado, sus sitios óptimos resultan ser los floreros,  las plantas en frascos con agua y debajo de los platos. Es decir, puede multiplicarse sin problemas en viviendas, oficinas, escuelas, hospitales, cementerios y otra importante cantidad de sitios. En síntesis, como no hay vacuna contra esta enfermedad, la manera más eficaz de prevenirla es evitar el agua estancada dentro de casa y sus alrededores.

Ahora bien, respecto al dengue es preciso describirlo como una enfermedad viral que se transmite sólo cuando un mosquito Aedes Aegyptis pica a una persona enferma y luego a una no lo está.  Es relevante saber que no se transmite de persona a persona, ni a través de los objetos, ni mediante la leche materna. No obstante y aunque es inusual, la mamá embarazada puede transmitirlo durante el embarazo a su bebé.

Cuando el dengue se desarrolla el paciente manifiesta: fiebre con dolor detrás de los ojos, de cabeza, muscular y de las articulaciones; náuseas y vómitos, cansancio intenso, aparición de manchas en la piel, picazón y sangrado de nariz y encías. Ante estos síntomas es primordial no auto medicarse y sin aspirinas, ibuprofeno o inyecciones intramusculares de por medio, acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado. El mismo virus que produce estos síntomas, también puede provocar el llamado Dengue hemorrágico, de evolución muy grave y que puede causar la muerte.

Para los visitantes que tengan síntomas o sospecha de padecer la enfermedad se pone a disposición el sistema sanitario para que reciban atención inmediata con el fin de aislar al enfermo para impedir que sea factor de la expansión de este mal.

Es importante saber que la fumigación no evita el dengue porque no es suficiente para eliminar al mosquito. Por su parte, la aplicación de insecticidas sirve para eliminar a los mosquitos adultos que pueden transmitirlo pero no a los que encuban en los recipientes, por ende, su implementación debe evaluarse por las autoridades sanitarias ya que sólo se recomienda en casos de emergencia. Aunque es redundante, es crucial comprender que de nada sirve el insecticida si no se eliminan los recipientes que acumulan agua tanto en casas como en espacios públicos.

Un factor importante que ayuda a mantener lejos a la enfermedad es la prevención de la picadura del mosquito. Hay acciones para evitar la enfermedad que deben tenerse en cuenta dentro de los hogares, las mismas que los viajeros deben aplicar en zonas con su presencia:

  • Colocar mosquiteros en ventanas y puertas de la vivienda.
  • Usar repelentes sobre la piel expuesta y sobre la ropa, repetir la aplicación cada tres horas. Deben utilizarse productos que contengan DEET, ya que son los más eficaces. No se recomienda poner repelente a menores de dos meses de edad y en el resto de los pequeños debe utilizarse un repelente con 10 % de DEET. Leer siempre el envase y corroborar estos datos. Los pequeños nunca deben colocarse solos el repelente, es preciso que lo haga un adulto que tenga en cuenta la zona detrás de las orejas y evite el área de la boca, los ojos y las manos. No colocar en ningún caso sobre piel lastimada, irritada o quemada. No utilizar repelente que en la misma fórmula tenga protección solar ni sea bronceador al mismo tiempo.
  • Usar mangas largas y pantalones largos al desarrollar actividades al aire libre.
  • Utilizar espirales o tabletas repelentes en los domicilios.
  • Evitar exponerse al aire libre o al atardecer porque son las horas de mayor actividad del mosquito.
  • Evitar usar perfumes, jabones u otros cosméticos de olor dulce.
  • No auto medicarse porque las aspirinas y el ibuprofeno favorecen las hemorragias.
  • Evitar arrojar recipientes o basura donde pueda acumularse agua en lugares como patios, terrazas, calles y baldíos (botellas, lonas, cacharros, etc.)
  • Mantener patios y jardines desmalezados y destapar desagües de lluvias de los techos.
  • Eliminar el agua de los huecos de los árboles, rocas, paredes, pozos y letrinas abandonadas. Rellenar los huecos de tapias y paredes donde pueda juntarse lluvia.
  • Enterrar o eliminar todo tipo de basura o recipientes inservibles como latas, cáscaras, llantas y demás objetos que puedan almacenar agua.
  • Ordenar los recipientes útiles que puedan albergar agua, poniéndolos boca abajo o colocándoles una tapa.
  • Mantener tapados los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.
  • Eliminar el agua de los platos y portamacetas, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa.
  • Mantener limpias, cloradas, tapadas o vacías las piletas de natación fuera de temporada.
  • Proteger las cunas o cochecitos de bebés con mosquitero tipo tul al permanecer al aire libre, siempre con una ventilación adecuada.

La provincia activa su red de salud para responder con rapidez ante la aparición de un caso de dengue con el objetivo de evitar la propagación de la enfermedad. Una parte importante es tarea de la población a la que se le pide conciencia y protagonismo mediante la ejecución de las acciones de prevención; la otra la tiene el personal especializado de los hospitales, centros de salud y los municipios, quienes se capacitan para enfrentar cualquier eventualidad y vigilar la existencia de casos.

comentarios

Login