Cargando...
Por Redacción

Precandidatos presidenciales, contra la inflación



Siete precandidatos presidenciales coincidieron hoy en señalar a la inflación como uno de los mayores problemas que el país debe resolver durante el próximo gobierno y, en el marco de la celebración del Día de la Industria, buscaron seducir a empresarios, a quienes les expusieron sus ideas y les pidieron su apoyo en las elecciones.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) logró reunir este lunes a los precandidatos Daniel Scioli (FpV), Mauricio Macri (PRO), Julio Cobos (FAU), Ernesto Sanz (FAU), Sergio Massa (Frente Renovador), Hermes Binner (FAU) y Elisa Carrió (FAU) en el hotel Intercontinental, donde por separado expusieron su visión sobre el país y contaron qué harían en el caso de llegar a la Casa Rosada.

En ese contexto, los postulantes expresaron su preocupación por la escalada de precios y sus consecuencias en el conjunto de la economía. Macri, que abrió la jornada, aseguró que “la inflación no será un problema” durante su eventual gestión al frente del Poder Ejecutivo, porque en vez de la escasez, “van a sobrar los dólares” para invertir y ampliar la producción de bienes. “Cuando yo veo que el 99% de los países del mundo tienen inflaciones de un dígito, de un dígito pequeño… si nosotros no entramos en ese grupo de países, vayámonos a la casa”, señaló Macri, tras calificar la inflación de “impuesto perverso”.

Por su parte, Cobos afirmó que “el tema central es llevar la inflación a un dígito” para solucionar los problemas de la economía nacional, y sostuvo que este objetivo se logra “con más producción”. “Acá obviamente hay que tener un único valor del dólar, pero lo vamos a tener cuando llevemos la inflación a un dígito y se vea que hay una decisión firme de combatir la inflación. Este tipo de dólares paralelos surgieron con una pesificación, que generó desconfianza en la gente, que no puede acreditar sus ahorros cuando ve que la inflación crece. Por eso se van al dólar”, evaluó el mendocino. Sostuvo que, una vez solucionada la inflación, el país se va “a olvidar del dólar, como en el año 2004 o 2005”.

Massa, por su parte, estimó que la baja de la inflación dependerá “de las decisiones políticas que se tomen en materia de metas fiscales, monetarias, cambiarias y para la inversión”. “Hay que cimentar el programa antiinflacionario en esas cuatro metas y plantearse un objetivo en el corto, mediano y largo plazo. La inflación es el principal problema de la Argentina”, definió el líder del Frente Renovador.

A su turno, Binner sostuvo que la inflación es el principal problema del país e indicó que con estos niveles “no hay ninguna posibilidad de convencer a alguien de que invierta en el país”. El exgobernador de Santa Fe subrayó que la solución para la escalada de precios “no es de tratamiento rápido” y resaltó: “En mi equipo económico, que conduce Ángel Sciara, no vemos ninguna alternativa (para corregirla) que sea inferior a tres años”.

Scioli, por su parte, afirmó que para bajar la inflación se debe “normalizar el frente externo” asociado al pago de la deuda, lo que generaría “la llegada de inversiones de divisas que van a permitir descomprimir la exigencia fiscal y en materia social”. “Sin duda alguna el camino hoy no es el ajuste ni restringir el mercado interno”, destacó Scioli.

Sanz y Carrió, en cambio, pusieron más énfasis en la necesidad de reformular el sistema tributario y, en especial, promoviendo una simplificación de los impuestos con mayor carga “para los que más tienen y menor para los que menos tienen”.

El senador por Mendoza cuestionó el régimen tributario actual, al que definió como un “sistema de peajes”, y prometió que en caso de llegar al Poder Ejecutivo impulsará una modificación para que la recaudación de impuestos sea fruto “de la rentabilidad y no de la facturación”.

Carrió, por su parte, se declaró a favor de la modificación al sistema impositivo puesta en marcha por el presidente ruso,

Vladimir Putin, que según dijo consistió en “simplificar, eliminar y bajar impuestos”. “El 33% de presión impositiva es confiscatorio. No se puede prosperar en la decencia con estos niveles impositivos, no se puede vivir con estos niveles impositivos”, aseguró la diputada opositora.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Precandidatos presidenciales, contra la inflación

Siete precandidatos presidenciales coincidieron hoy en señalar a la inflación como uno de los mayores problemas que el país debe resolver durante el próximo gobierno y, en el marco de la celebración del Día de la Industria, buscaron seducir a empresarios, a quienes les expusieron sus ideas y les pidieron su apoyo en las elecciones.
La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) logró reunir este lunes a los precandidatos Daniel Scioli (FpV), Mauricio Macri (PRO), Julio Cobos (FAU), Ernesto Sanz (FAU), Sergio Massa (Frente Renovador), Hermes Binner (FAU) y Elisa Carrió (FAU) en el hotel Intercontinental, donde por separado expusieron su visión sobre el país y contaron qué harían en el caso de llegar a la Casa Rosada.
En ese contexto, los postulantes expresaron su preocupación por la escalada de precios y sus consecuencias en el conjunto de la economía. Macri, que abrió la jornada, aseguró que “la inflación no será un problema” durante su eventual gestión al frente del Poder Ejecutivo, porque en vez de la escasez, “van a sobrar los dólares” para invertir y ampliar la producción de bienes. “Cuando yo veo que el 99% de los países del mundo tienen inflaciones de un dígito, de un dígito pequeño… si nosotros no entramos en ese grupo de países, vayámonos a la casa”, señaló Macri, tras calificar la inflación de “impuesto perverso”.
Por su parte, Cobos afirmó que “el tema central es llevar la inflación a un dígito” para solucionar los problemas de la economía nacional, y sostuvo que este objetivo se logra “con más producción”. “Acá obviamente hay que tener un único valor del dólar, pero lo vamos a tener cuando llevemos la inflación a un dígito y se vea que hay una decisión firme de combatir la inflación. Este tipo de dólares paralelos surgieron con una pesificación, que generó desconfianza en la gente, que no puede acreditar sus ahorros cuando ve que la inflación crece. Por eso se van al dólar”, evaluó el mendocino. Sostuvo que, una vez solucionada la inflación, el país se va “a olvidar del dólar, como en el año 2004 o 2005”.
Massa, por su parte, estimó que la baja de la inflación dependerá “de las decisiones políticas que se tomen en materia de metas fiscales, monetarias, cambiarias y para la inversión”. “Hay que cimentar el programa antiinflacionario en esas cuatro metas y plantearse un objetivo en el corto, mediano y largo plazo. La inflación es el principal problema de la Argentina”, definió el líder del Frente Renovador.
A su turno, Binner sostuvo que la inflación es el principal problema del país e indicó que con estos niveles “no hay ninguna posibilidad de convencer a alguien de que invierta en el país”. El exgobernador de Santa Fe subrayó que la solución para la escalada de precios “no es de tratamiento rápido” y resaltó: “En mi equipo económico, que conduce Ángel Sciara, no vemos ninguna alternativa (para corregirla) que sea inferior a tres años”.
Scioli, por su parte, afirmó que para bajar la inflación se debe “normalizar el frente externo” asociado al pago de la deuda, lo que generaría “la llegada de inversiones de divisas que van a permitir descomprimir la exigencia fiscal y en materia social”. “Sin duda alguna el camino hoy no es el ajuste ni restringir el mercado interno”, destacó Scioli.
Sanz y Carrió, en cambio, pusieron más énfasis en la necesidad de reformular el sistema tributario y, en especial, promoviendo una simplificación de los impuestos con mayor carga “para los que más tienen y menor para los que menos tienen”.
El senador por Mendoza cuestionó el régimen tributario actual, al que definió como un “sistema de peajes”, y prometió que en caso de llegar al Poder Ejecutivo impulsará una modificación para que la recaudación de impuestos sea fruto “de la rentabilidad y no de la facturación”.
Carrió, por su parte, se declaró a favor de la modificación al sistema impositivo puesta en marcha por el presidente ruso,
Vladimir Putin, que según dijo consistió en “simplificar, eliminar y bajar impuestos”. “El 33% de presión impositiva es confiscatorio. No se puede prosperar en la decencia con estos niveles impositivos, no se puede vivir con estos niveles impositivos”, aseguró la diputada opositora.

comentarios

imagen imagen
Login