ciudadanodiario.com.ar
¿Por qué se arma el arbolito de Navidad el 8D?
Cargando...
Por Redacción

¿Por qué se arma el arbolito de Navidad el 8D?



Las leyendas son muchas, y han variado a lo largo de los años, el árbol de Navidad evoca una tradición que se ha consolidado como un símbolo de fiesta, reunión entre amigos y familia a pocos días de finalizar el año.


En los hogares, oficinas, empresas y espacios públicos se arma el arbolito de Navidad el día 8 de diciembre que coincide con el feriado nacional por el Día de la Inmaculada Concepción de María.


El 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus, Pío IX proclamó que María “por un privilegio único, fue preservada de la mancha original desde el primer instante de su concepción”.


Ese dogma de fe establece eso, precisamente, que la madre del hijo de Dios fue preservada del pecado original desde el primer instante de su existencia.


La leyenda católica entonces estipula el armado el 8 de diciembre por una razón puramente azarosa, que se afianzó a lo largo del tiempo y que fue una decisión del Papa Pio IX.


La leyenda Nórdica cuenta que los primeros cristianos que llegaron al norte de Europa descubrieron que esas comunidades celebraban el nacimiento de Frey, dios del sol y de la fertilidad, adornando un árbol de roble, en la fecha próxima a la Navidad católica.


Luego de la evangelización de esos pueblos, los cristianos habrían tomado la idea del árbol para celebrar el nacimiento de Cristo.


Se dice que San Bonifacio, evangelizador de Alemania, tomó un hacha y cortó un árbol que representaba al Yggdrasil (aunque también pudo ser un árbol consagrado a Thor), y en su lugar plantó un pino, que por ser perenne, simbolizó el amor de Dios, adornándolo con manzanas y velas.


Las manzanas y las luces, que simbolizaban al pecado original, y a Jesucristo a lo largo del tiempo se transformaron en esferas y otros adornos como los actuales.


Martín Lutero, uno de los padres de la reforma del cristianismo, fue quien impuso que los árboles de Navidad, eran de pino.


La leyenda cuenta que Lutero, cuando regresaba caminando a su casa una noche de invierno, fue sorprendido por el brillo de las estrellas entre los árboles.


Entonces colocó una rama de árbol de pino en una habitación y le instaló alambres en sus ramas para sostener velas encendidas para reproducir la escena que lo había capturado.


Otra leyenda europea dice que el árbol de Navidad tuvo origen cuando en una noche fría un niño buscó refugio en la casa de un leñador y su esposa, que lo recibieron y le dieron de comer.


En la noche, el niño se convirtió en un ángel vestido de oro: era el niño Dios que para recompensar a estos ancianos, tomó una rama de pino y les dijo que la sembraran, prometiéndoles que cada año daría frutos.


Aquel árbol dio manzanas de oro y nueces de plata.


En Argentina la tradición tiene cerca de 200 años, vino de Gran Bretaña a los Estados Unidos y de allí a América Latina.


Según los diarios de la época en Argentina se armó en 1807 por primera vez, y vino acompañado con la figura de Papá Noel.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

¿Por qué se arma el arbolito de Navidad el 8D?

Las leyendas son muchas, y han variado a lo largo de los años, el árbol de Navidad evoca una tradición que se ha consolidado como un símbolo de fiesta, reunión entre amigos y familia a pocos días de finalizar el año.

En los hogares, oficinas, empresas y espacios públicos se arma el arbolito de Navidad el día 8 de diciembre que coincide con el feriado nacional por el Día de la Inmaculada Concepción de María.

El 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus, Pío IX proclamó que María “por un privilegio único, fue preservada de la mancha original desde el primer instante de su concepción”.

Ese dogma de fe establece eso, precisamente, que la madre del hijo de Dios fue preservada del pecado original desde el primer instante de su existencia.

La leyenda católica entonces estipula el armado el 8 de diciembre por una razón puramente azarosa, que se afianzó a lo largo del tiempo y que fue una decisión del Papa Pio IX.

La leyenda Nórdica cuenta que los primeros cristianos que llegaron al norte de Europa descubrieron que esas comunidades celebraban el nacimiento de Frey, dios del sol y de la fertilidad, adornando un árbol de roble, en la fecha próxima a la Navidad católica.

Luego de la evangelización de esos pueblos, los cristianos habrían tomado la idea del árbol para celebrar el nacimiento de Cristo.

Se dice que San Bonifacio, evangelizador de Alemania, tomó un hacha y cortó un árbol que representaba al Yggdrasil (aunque también pudo ser un árbol consagrado a Thor), y en su lugar plantó un pino, que por ser perenne, simbolizó el amor de Dios, adornándolo con manzanas y velas.

Las manzanas y las luces, que simbolizaban al pecado original, y a Jesucristo a lo largo del tiempo se transformaron en esferas y otros adornos como los actuales.

Martín Lutero, uno de los padres de la reforma del cristianismo, fue quien impuso que los árboles de Navidad, eran de pino.

La leyenda cuenta que Lutero, cuando regresaba caminando a su casa una noche de invierno, fue sorprendido por el brillo de las estrellas entre los árboles.

Entonces colocó una rama de árbol de pino en una habitación y le instaló alambres en sus ramas para sostener velas encendidas para reproducir la escena que lo había capturado.

Otra leyenda europea dice que el árbol de Navidad tuvo origen cuando en una noche fría un niño buscó refugio en la casa de un leñador y su esposa, que lo recibieron y le dieron de comer.

En la noche, el niño se convirtió en un ángel vestido de oro: era el niño Dios que para recompensar a estos ancianos, tomó una rama de pino y les dijo que la sembraran, prometiéndoles que cada año daría frutos.

Aquel árbol dio manzanas de oro y nueces de plata.

En Argentina la tradición tiene cerca de 200 años, vino de Gran Bretaña a los Estados Unidos y de allí a América Latina.

Según los diarios de la época en Argentina se armó en 1807 por primera vez, y vino acompañado con la figura de Papá Noel.

comentarios

Login