ciudadanodiario.com.ar
Por la paz
Cargando...
Por Redacción

Por la paz



Medio centenar de futbolistas, entre retirados y en actividad, jugarán hoy desde las 15:50 en el estadio Olímpico un partido impulsado por el papa Francisco y organizado por la Fundación de Javier “Pupi” Zanetti. La ausencia más importante: Messi no jugará por lesión. Será la segunda vez que Messi no puede jugar un partido convocado por el papa Jorge Bergoglio, ya que en agosto del año pasado, en un Italia-Argentina, tampoco estuvo presente.


Uno de los entrenadores que estará en el banco será Gerardo Martino, que dos días después debutará al frente del seleccionado argentino ante Alemania en Düsseldorf.


El Papa no estará en la cancha y recibirá a los futbolistas en una audiencia en el aula Paulo VI, en la que dará un olivo para plantear, como lo hizo el año pasado antes del partido Italia-Argentina. Justamente el trofeo fue encomendado por el sumo pontífice a su amigo, el orfebre argentino Adrián Pallarols, quien hizo olivo de plata con 24 frutos, que significan doce apóstoles y doce ancianos, es decir uniendo el Antiguo y el Nuevo Testamento. La base es de acrílico transparente, como el artista sostiene debe mantenerse la persona y el juego.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Por la paz

Medio centenar de futbolistas, entre retirados y en actividad, jugarán hoy desde las 15:50 en el estadio Olímpico un partido impulsado por el papa Francisco y organizado por la Fundación de Javier “Pupi” Zanetti. La ausencia más importante: Messi no jugará por lesión. Será la segunda vez que Messi no puede jugar un partido convocado por el papa Jorge Bergoglio, ya que en agosto del año pasado, en un Italia-Argentina, tampoco estuvo presente.

Uno de los entrenadores que estará en el banco será Gerardo Martino, que dos días después debutará al frente del seleccionado argentino ante Alemania en Düsseldorf.

El Papa no estará en la cancha y recibirá a los futbolistas en una audiencia en el aula Paulo VI, en la que dará un olivo para plantear, como lo hizo el año pasado antes del partido Italia-Argentina. Justamente el trofeo fue encomendado por el sumo pontífice a su amigo, el orfebre argentino Adrián Pallarols, quien hizo olivo de plata con 24 frutos, que significan doce apóstoles y doce ancianos, es decir uniendo el Antiguo y el Nuevo Testamento. La base es de acrílico transparente, como el artista sostiene debe mantenerse la persona y el juego.

comentarios

Login