ciudadanodiario.com.ar
Por el juego, cada vez más padres abandonan a sus hijos
Cargando...
Por Redacción

Por el juego, cada vez más padres abandonan a sus hijos



Una organización no gubernamental porteña reveló que recibe una denuncia por semana por padres que abandonan a sus hijos para dar rienda suelta al deseo incontenible que les provoca el juego. El reciente caso del nene de 2 años abandonado durante dos horas en un auto por su padre, quien se fue a jugar al bingo, en San Miguel, conforma otro episodio de una alarmante problemática que va en aumento.

La ONG Defendamos Buenos Aires indicó que “cada vez resulta más frecuente recibir en el blog de la entidad denuncias sobre

chicos abandonados por uno de sus padres o incluso por ambos para ingresar a alguna de las salas de juegos radicadas en el país”. En este sentido, Javier Miglino, titular de la entidad, manifestó: “En el año 2014 contabilizamos 30 hechos y este 2015 vamos por 44, con lo que podemos hablar de un caso por semana, lo que demuestra la gravedad de la situación de los menores”.

En este contexto, el abogado recordó que “en las últimas horas un hombre dejó encerrado en un auto, durante más de una hora, a su hijo de 2 años, para poder entrar a jugar al bingo de San Miguel”. “El nene comenzó a llorar, los vecinos llamaron a la policía y cuando el padre salió, fue increpado por todos. Argumentó que era ludópata”, subrayó.

“Sin embargo el caso fue denunciado de oficio y el hombre está imputado por presunto abandono de persona. En los próximos días nos presentaremos como querellantes en esa causa pero hay casos calcados en San Justo, Lomas del Mirador (bingos), Mar del Plata (casino), Palermo (salas de máquinas), Mendoza, Salta y Formosa (casinos), entre otros. Lo que nos habla de una problemática de alcance nacional”, señaló.

Según el relevamiento de Defendamos Buenos Aires, las casas de juego en el Conurbano bonaerense reciben, en promedio, unos 20 mil visitantes por semana. Una tendencia similar se registra en los casinos del interior y en la mega sala de máquinas que funciona dentro de las instalaciones del Hipódromo de Palermo, en Capital Federal.

“Lamentablemente, cada semana uno de esos miles de jugadores adictos lleva consigo a sus hijos y los deja abandonados. Y en

este caso de nada sirve que haya un proceso judicial e incluso una condena porque el daño intrafamiliar es irreversible, como el caso de un bebé de solo 15 días que fue abandonado por sus padres para ir a jugar al Casino de la ciudad de Mendoza”.

“Por fortuna, la encargada de la playa de estacionamiento en el Gran Mendoza escuchó el llanto del bebé adentro de un auto que una pareja había dejado estacionado. Al acercarse, vio al pequeño de apenas 15 días, que había sido abandonado mientras su madre y el hombre que la acompañaba se fueron a jugar a la sede central de la sala de juegos, que está a la vuelta”.

“Ocurrió cerca de la 1.30 del martes, en un estacionamiento ubicado en la céntrica esquina de Belgrano y Brasil del municipio de Godoy Cruz. La empleada de la playa de estacionamiento llamó a la Policía y juntos trataron de determinar donde estaba la madre”. “La Policía tuvo que llamar por los altoparlantes del casino a la pareja para que acudiera al estacionamiento y se hiciera cargo del bebé. Cuando aparecieron quedaron detenidos. Sin embargo nos confesaron los peritos actuantes que la criatura puede tener secuelas de por vida”, concluyó Miglino.

El delito de abandono de persona es uno de los llamados “de peligro” y se configura sin necesidad de resultado alguno, es decir, en este tipo de casos aunque los chicos puestos en riesgo no hayan sufrido daño alguno en su salud, igualmente estamos ante un “abandono de persona” por el mero desabrigo paternal voluntario. Las penas se agravan cuando el o los autores son los

propios padres.

Para el artículo 106 de la ley 24410 -que modifica el Código Penal-, “el que pusiere en peligro la vida o la salud de otro, sea

colocándolo en situación de desamparo, sea abandonando a su suerte a una persona incapaz de valerse y a la que deba mantener o cuidar o a la que el mismo autor haya incapacitado, será reprimido con prisión de dos a seis años”.

“La pena será de reclusión o prisión de tres a diez años, si a consecuencia del abandono resultare un grave daño en el cuerpo o

en la salud de la víctima. Si ocurriere la muerte, la pena será de cinco a quince años de reclusión o prisión”. En tanto, el artículo

107 de la mencionada norma establece los agravamientos cuando los responsables fueran los propios padres.

.

“No puedo controlarlo”

“Soy ludópata, no puedo controlarlo”, fue la increíble excusa del hombre que dejó a su hijo de 2 años encerrado en el auto casi

dos horas para ir al jugar al Bingo de la localidad bonaerense de San Miguel. El hecho fue advertido por los comerciantes de la zona que escucharon llorar al nene y llamaron a las autoridades que finalmente lograron rescatar, casi sofocado, al menor del interior del rodado.

Todo ocurrió cuando un hombre dejó encerrado en un auto para irse a jugar con las máquinas tragamonedas del bingo de

San Miguel. Con el paso de los minutos, el niño comenzó a llorar. Pronto comerciantes y vecinos que vieron el lamento del chico, se comunicaron rápidamente con la Policía Municipal para asistir al menor.

Toda la secuencia, desde el encierro hasta el posterior rescate, fue captada por las cámaras de seguridad de la Municipalidad de San Miguel. El video muestra al hombre mientras estaciona su auto -una Volkswagen Suran blanca- en la esquina de Paunero y Belgrano de esa localidad del oeste del conurbano bonaerense y luego baja del rodado y corre hacia la sede de la casa de juegos.

La secuencia continúa minutos más tarde cuando, alertados por el llanto del niño, comienza a congregarse en torno al rodado

decenas de comerciantes y vecinos. Algunos intentan tranquilizarlo, a través de la ventanilla, pero otros se desesperan. Las imágenes muestran a un joven pegar una patada a una de las puertas del auto para intentar abrirla. Luego uno de ellos llama a

las autoridades con su teléfono celular.

En este contexto, el secretario de Seguridad comunal, Max Perkins, relató a los medios presentes que “un vecino llamó al

centro de operaciones municipal informando lo sucedido y rápidamente iniciamos un operativo en la zona para localizar al

conductor del vehículo”.

Por su parte, vigiladores del bingo fueron en busca del irresponsable padre y lo lograron identificar dentro del local de juego.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Por el juego, cada vez más padres abandonan a sus hijos

Una organización no gubernamental porteña reveló que recibe una denuncia por semana por padres que abandonan a sus hijos para dar rienda suelta al deseo incontenible que les provoca el juego. El reciente caso del nene de 2 años abandonado durante dos horas en un auto por su padre, quien se fue a jugar al bingo, en San Miguel, conforma otro episodio de una alarmante problemática que va en aumento.
La ONG Defendamos Buenos Aires indicó que “cada vez resulta más frecuente recibir en el blog de la entidad denuncias sobre
chicos abandonados por uno de sus padres o incluso por ambos para ingresar a alguna de las salas de juegos radicadas en el país”. En este sentido, Javier Miglino, titular de la entidad, manifestó: “En el año 2014 contabilizamos 30 hechos y este 2015 vamos por 44, con lo que podemos hablar de un caso por semana, lo que demuestra la gravedad de la situación de los menores”.
En este contexto, el abogado recordó que “en las últimas horas un hombre dejó encerrado en un auto, durante más de una hora, a su hijo de 2 años, para poder entrar a jugar al bingo de San Miguel”. “El nene comenzó a llorar, los vecinos llamaron a la policía y cuando el padre salió, fue increpado por todos. Argumentó que era ludópata”, subrayó.
“Sin embargo el caso fue denunciado de oficio y el hombre está imputado por presunto abandono de persona. En los próximos días nos presentaremos como querellantes en esa causa pero hay casos calcados en San Justo, Lomas del Mirador (bingos), Mar del Plata (casino), Palermo (salas de máquinas), Mendoza, Salta y Formosa (casinos), entre otros. Lo que nos habla de una problemática de alcance nacional”, señaló.
Según el relevamiento de Defendamos Buenos Aires, las casas de juego en el Conurbano bonaerense reciben, en promedio, unos 20 mil visitantes por semana. Una tendencia similar se registra en los casinos del interior y en la mega sala de máquinas que funciona dentro de las instalaciones del Hipódromo de Palermo, en Capital Federal.
“Lamentablemente, cada semana uno de esos miles de jugadores adictos lleva consigo a sus hijos y los deja abandonados. Y en
este caso de nada sirve que haya un proceso judicial e incluso una condena porque el daño intrafamiliar es irreversible, como el caso de un bebé de solo 15 días que fue abandonado por sus padres para ir a jugar al Casino de la ciudad de Mendoza”.
“Por fortuna, la encargada de la playa de estacionamiento en el Gran Mendoza escuchó el llanto del bebé adentro de un auto que una pareja había dejado estacionado. Al acercarse, vio al pequeño de apenas 15 días, que había sido abandonado mientras su madre y el hombre que la acompañaba se fueron a jugar a la sede central de la sala de juegos, que está a la vuelta”.
“Ocurrió cerca de la 1.30 del martes, en un estacionamiento ubicado en la céntrica esquina de Belgrano y Brasil del municipio de Godoy Cruz. La empleada de la playa de estacionamiento llamó a la Policía y juntos trataron de determinar donde estaba la madre”. “La Policía tuvo que llamar por los altoparlantes del casino a la pareja para que acudiera al estacionamiento y se hiciera cargo del bebé. Cuando aparecieron quedaron detenidos. Sin embargo nos confesaron los peritos actuantes que la criatura puede tener secuelas de por vida”, concluyó Miglino.
El delito de abandono de persona es uno de los llamados “de peligro” y se configura sin necesidad de resultado alguno, es decir, en este tipo de casos aunque los chicos puestos en riesgo no hayan sufrido daño alguno en su salud, igualmente estamos ante un “abandono de persona” por el mero desabrigo paternal voluntario. Las penas se agravan cuando el o los autores son los
propios padres.
Para el artículo 106 de la ley 24410 -que modifica el Código Penal-, “el que pusiere en peligro la vida o la salud de otro, sea
colocándolo en situación de desamparo, sea abandonando a su suerte a una persona incapaz de valerse y a la que deba mantener o cuidar o a la que el mismo autor haya incapacitado, será reprimido con prisión de dos a seis años”.
“La pena será de reclusión o prisión de tres a diez años, si a consecuencia del abandono resultare un grave daño en el cuerpo o
en la salud de la víctima. Si ocurriere la muerte, la pena será de cinco a quince años de reclusión o prisión”. En tanto, el artículo
107 de la mencionada norma establece los agravamientos cuando los responsables fueran los propios padres.
.
“No puedo controlarlo”
“Soy ludópata, no puedo controlarlo”, fue la increíble excusa del hombre que dejó a su hijo de 2 años encerrado en el auto casi
dos horas para ir al jugar al Bingo de la localidad bonaerense de San Miguel. El hecho fue advertido por los comerciantes de la zona que escucharon llorar al nene y llamaron a las autoridades que finalmente lograron rescatar, casi sofocado, al menor del interior del rodado.
Todo ocurrió cuando un hombre dejó encerrado en un auto para irse a jugar con las máquinas tragamonedas del bingo de
San Miguel. Con el paso de los minutos, el niño comenzó a llorar. Pronto comerciantes y vecinos que vieron el lamento del chico, se comunicaron rápidamente con la Policía Municipal para asistir al menor.
Toda la secuencia, desde el encierro hasta el posterior rescate, fue captada por las cámaras de seguridad de la Municipalidad de San Miguel. El video muestra al hombre mientras estaciona su auto -una Volkswagen Suran blanca- en la esquina de Paunero y Belgrano de esa localidad del oeste del conurbano bonaerense y luego baja del rodado y corre hacia la sede de la casa de juegos.
La secuencia continúa minutos más tarde cuando, alertados por el llanto del niño, comienza a congregarse en torno al rodado
decenas de comerciantes y vecinos. Algunos intentan tranquilizarlo, a través de la ventanilla, pero otros se desesperan. Las imágenes muestran a un joven pegar una patada a una de las puertas del auto para intentar abrirla. Luego uno de ellos llama a
las autoridades con su teléfono celular.
En este contexto, el secretario de Seguridad comunal, Max Perkins, relató a los medios presentes que “un vecino llamó al
centro de operaciones municipal informando lo sucedido y rápidamente iniciamos un operativo en la zona para localizar al
conductor del vehículo”.
Por su parte, vigiladores del bingo fueron en busca del irresponsable padre y lo lograron identificar dentro del local de juego.

comentarios

Login