ciudadanodiario.com.ar
Pincha-dos
Cargando...
Por Redacción

Pincha-dos



Agobiante fue el calor de la tarde dominguera en Mendoza y el fútbol no estuvo ajeno a ello. Con una temperatura que rondo en los 35 grados de promedio jugaron en el Malvinas, Godoy Cruz y Estudiantes.

El resultado una anécdota. Fue 1 a 1 pero sirvió como claro ejemplo para graficar el andar de ambos en el segundo semestre de 2014. Las primeras nobles y escasas intenciones fueron del equipo de Mauricio Pellegrino pero se diluyeron con la misma facilidad que el hielo en la “Coca”, Godoy Cruz se apoderó del balón y sin sobrarle nada fue mas que el “Pincha”. Combinación entre los Fernández, primero Leandro (de flojisimo partido) y luego José Luis, que de cacheta venció la pobre defensa que puso Silva.

El Tomba neutralizó a Carrillo –se fue lesionado– y a Correa con una novedosa marca personal del juvenil Zuqui. Los dirigidos por Pellegrino no encontraban el fútbol y mucho menos las ideas, con claras muestras de estres post-River solo eran voluntad.

Sobre el final del encuentro, como en otras tres oportunidades, apareció el milagroso cabezazo de Leandro Desabato, verdugo del expreso por excelencia. Para ponerle cifras al encuentro que termino emocionante no por virtudes sino por defectos. El calor, el cansancio y el cambiante andar de ambos por el campeonato hicieron que de un compendio de errores llegaran las emociones para los dos equipos que se quedaron sin nada, que andan pinchados.

comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Pincha-dos

Agobiante fue el calor de la tarde dominguera en Mendoza y el fútbol no estuvo ajeno a ello. Con una temperatura que rondo en los 35 grados de promedio jugaron en el Malvinas, Godoy Cruz y Estudiantes.
El resultado una anécdota. Fue 1 a 1 pero sirvió como claro ejemplo para graficar el andar de ambos en el segundo semestre de 2014. Las primeras nobles y escasas intenciones fueron del equipo de Mauricio Pellegrino pero se diluyeron con la misma facilidad que el hielo en la “Coca”, Godoy Cruz se apoderó del balón y sin sobrarle nada fue mas que el “Pincha”. Combinación entre los Fernández, primero Leandro (de flojisimo partido) y luego José Luis, que de cacheta venció la pobre defensa que puso Silva.
El Tomba neutralizó a Carrillo –se fue lesionado– y a Correa con una novedosa marca personal del juvenil Zuqui. Los dirigidos por Pellegrino no encontraban el fútbol y mucho menos las ideas, con claras muestras de estres post-River solo eran voluntad.
Sobre el final del encuentro, como en otras tres oportunidades, apareció el milagroso cabezazo de Leandro Desabato, verdugo del expreso por excelencia. Para ponerle cifras al encuentro que termino emocionante no por virtudes sino por defectos. El calor, el cansancio y el cambiante andar de ambos por el campeonato hicieron que de un compendio de errores llegaran las emociones para los dos equipos que se quedaron sin nada, que andan pinchados.

comentarios

Login