Cargando...
Por Redacción

Piden 26 años de cárcel para el capitán del Costa Concordia



A 26 años y tres meses de prisión ha sido elevada la petición de la Fiscalía para el capitán del Costa Concordia, Francesco Schettino, por el naufragio del crucero frente a la isla del Giglio que se cobró la vida de 32 personas el 13 de enero de 2012.


“No es una pena exagerada”, ha señalado la fiscal María Navarro tras presentar la petición de condena en una audiencia en Grosseto en la que no estuvo presente el capitán del Concordia. “Fue un incauto idiota. Que Dios tenga misericordia de Schettino, porque nosotros no podemos tener ninguna”, señaló Stefano Pizza, otro de los fiscales.


La Fiscalía pide para Schettino nueve años de prisión por el hundimiento, otros 14 por homicidio y tres por abandono de la nave, a los que suma tres meses por no comunicar el accidente a las autoridades competentes, y solicita su regreso inmediato a la cárcel porque “existe peligro de fuga”. También pide la inhabilitación legal durante toda la duración de la condena y la inhabilitación profesional durante 5 años y 6 meses. Se espera un veredicto para el próximo mes de febrero.


Sobre el hecho de que no fuera el último en abandonar el barco, la fiscalía concluyó que “por parte del comandante no sólo es una obligación dictada por la antigua arte marinera, sino un deber jurídico que se basa en el reducir al mínimo los posibles daños a las personas”.


En un principio, la defensa de Schettino había solicitado pactar la pena como el resto de imputados para evitar la condena máxima de 20 años de prisión que afronta el capitán, pero el fiscal rechazó esta posibilidad.


En un proceso paralelo sobre el naufragio del Concordia ya fueron pronunciadas penas menores a 3 años para otros tripulantes, a los que también se los ha considerado responsables de la tragedia.


El Costa Concordia se acercó demasiado a la costa de la isla de Giglio la noche del 13 de enero de 2013, en una maniobra del capitán, chocando contra un escollo. El rescate de los pasajeros fue tardío y caótico, según los testigos, y en él fallecieron 32 personas de distintas nacionalidades. El crucero, que quedó semisumergido, fue reflotado y transportado al puerto de Génova para ser desmantelado.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Piden 26 años de cárcel para el capitán del Costa Concordia

A 26 años y tres meses de prisión ha sido elevada la petición de la Fiscalía para el capitán del Costa Concordia, Francesco Schettino, por el naufragio del crucero frente a la isla del Giglio que se cobró la vida de 32 personas el 13 de enero de 2012.

“No es una pena exagerada”, ha señalado la fiscal María Navarro tras presentar la petición de condena en una audiencia en Grosseto en la que no estuvo presente el capitán del Concordia. “Fue un incauto idiota. Que Dios tenga misericordia de Schettino, porque nosotros no podemos tener ninguna”, señaló Stefano Pizza, otro de los fiscales.

La Fiscalía pide para Schettino nueve años de prisión por el hundimiento, otros 14 por homicidio y tres por abandono de la nave, a los que suma tres meses por no comunicar el accidente a las autoridades competentes, y solicita su regreso inmediato a la cárcel porque “existe peligro de fuga”. También pide la inhabilitación legal durante toda la duración de la condena y la inhabilitación profesional durante 5 años y 6 meses. Se espera un veredicto para el próximo mes de febrero.

Sobre el hecho de que no fuera el último en abandonar el barco, la fiscalía concluyó que “por parte del comandante no sólo es una obligación dictada por la antigua arte marinera, sino un deber jurídico que se basa en el reducir al mínimo los posibles daños a las personas”.

En un principio, la defensa de Schettino había solicitado pactar la pena como el resto de imputados para evitar la condena máxima de 20 años de prisión que afronta el capitán, pero el fiscal rechazó esta posibilidad.

En un proceso paralelo sobre el naufragio del Concordia ya fueron pronunciadas penas menores a 3 años para otros tripulantes, a los que también se los ha considerado responsables de la tragedia.

El Costa Concordia se acercó demasiado a la costa de la isla de Giglio la noche del 13 de enero de 2013, en una maniobra del capitán, chocando contra un escollo. El rescate de los pasajeros fue tardío y caótico, según los testigos, y en él fallecieron 32 personas de distintas nacionalidades. El crucero, que quedó semisumergido, fue reflotado y transportado al puerto de Génova para ser desmantelado.

comentarios

imagen imagen
Login