ciudadanodiario.com.ar
Perpetua para los asesinos de Luciana
Cargando...
Por Redacción

Perpetua para los asesinos de Luciana



La Justicia condenó a prisión perpetua a la madre y el padrastro de Luciana Rodríguez, la pequeña de tres años que murió tras haber sido brutalmente torturada y golpeada en una casa ocupada en forma ilegal.


Las duras penas cayeron sobre Rita Rodríguez, de 24 años y madre de la nena, y su padrastro Jorge Orellano, de 37, y fueron leídas alrededor de las 20:00 de anoche por los integrantes de la Séptima Cámara del Crimen.


Por el hecho ocurrido en enero de 2014, los jueces Belén Salido, Graciela Urciolo y Agustín Chacón  sindicaron a Orellano autor material del asesinato de su hijastra bajo la figura penal de “homicidio agravado por ensañamiento” y a Rita Rodríguez como responsable de  “homicidio agravado por el vínculo y por omisión”, al entender que no hizo nada para evitar que la nena fuera ultimada.


La sentencia coincidió en su monto con lo que habían solicitado tanto la querella como los fiscales Susana García y Daniela Chaler.


El abogado de Orellano, Mario Tello, había pedido su absolución por el beneficio de la duda o en el caso que sea condenado que sea por el delito de prisión perpetua, con una pena de 12 años de prisión, en tanto que la abogada que representaba a la madre de la nena, Silvina González, solicitó que sea condenada por abandono agravado por la muerte y que se tenga en cuenta que no estaba en la casa en el momento del crimen.


En tanto, por pedido de la querella, también se abrió una investigación en torno a la actuación de la Policía de la zona, al tener en cuenta el testimonio de dos cuidacoches que alertaron sobre las condiciones de maltrato que sufría la pequeña, según la información difundida por la prensa local.


En ese contexto, funcionarios judiciales y policías serán investigados por “incumplimiento de los deberes de funcionario público” mientras que el resto de los señalados quedó bajo la lupa por “amenazas y abandono de persona agravado por el resultado de la muerte”.


El crimen de Luciana Rodríguez ocurrió el 7 de enero de 2014 en la casa situada en Entre Ríos al 300.


En esa jornada, Orellano llevó a la pequeña cargándola en brazos a la clínica Santa María y la abandonó en un consultorio, donde los médicos comprobaron que había fallecido.


El cuerpo de la nena tenía signos de haber sufrido  quemaduras de cigarrillos, varios golpes que le provocaron daños en la zona renal y  una grave hemorragia.


Por el caso, también se investigaba a funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social provincial, al considerarse que no actuaron con la premura que requería el caso.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Perpetua para los asesinos de Luciana

La Justicia condenó a prisión perpetua a la madre y el padrastro de Luciana Rodríguez, la pequeña de tres años que murió tras haber sido brutalmente torturada y golpeada en una casa ocupada en forma ilegal.

Las duras penas cayeron sobre Rita Rodríguez, de 24 años y madre de la nena, y su padrastro Jorge Orellano, de 37, y fueron leídas alrededor de las 20:00 de anoche por los integrantes de la Séptima Cámara del Crimen.

Por el hecho ocurrido en enero de 2014, los jueces Belén Salido, Graciela Urciolo y Agustín Chacón  sindicaron a Orellano autor material del asesinato de su hijastra bajo la figura penal de “homicidio agravado por ensañamiento” y a Rita Rodríguez como responsable de  “homicidio agravado por el vínculo y por omisión”, al entender que no hizo nada para evitar que la nena fuera ultimada.

La sentencia coincidió en su monto con lo que habían solicitado tanto la querella como los fiscales Susana García y Daniela Chaler.

El abogado de Orellano, Mario Tello, había pedido su absolución por el beneficio de la duda o en el caso que sea condenado que sea por el delito de prisión perpetua, con una pena de 12 años de prisión, en tanto que la abogada que representaba a la madre de la nena, Silvina González, solicitó que sea condenada por abandono agravado por la muerte y que se tenga en cuenta que no estaba en la casa en el momento del crimen.

En tanto, por pedido de la querella, también se abrió una investigación en torno a la actuación de la Policía de la zona, al tener en cuenta el testimonio de dos cuidacoches que alertaron sobre las condiciones de maltrato que sufría la pequeña, según la información difundida por la prensa local.

En ese contexto, funcionarios judiciales y policías serán investigados por “incumplimiento de los deberes de funcionario público” mientras que el resto de los señalados quedó bajo la lupa por “amenazas y abandono de persona agravado por el resultado de la muerte”.

El crimen de Luciana Rodríguez ocurrió el 7 de enero de 2014 en la casa situada en Entre Ríos al 300.

En esa jornada, Orellano llevó a la pequeña cargándola en brazos a la clínica Santa María y la abandonó en un consultorio, donde los médicos comprobaron que había fallecido.

El cuerpo de la nena tenía signos de haber sufrido  quemaduras de cigarrillos, varios golpes que le provocaron daños en la zona renal y  una grave hemorragia.

Por el caso, también se investigaba a funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social provincial, al considerarse que no actuaron con la premura que requería el caso.

comentarios

Login