ciudadanodiario.com.ar
Peleá si querés ser libre
Cargando...
Por Redacción

Peleá si querés ser libre



Un programa especial permite a reclusos tailandeses reducir sus condenas, si pelean contra luchadores extranjeros de boxeo o muay thai en combates organizados entre los muros de la prisión. El estadounidense Moses López cae al suelo desplomado tras recibir un codazo propinado por un preso tailandés condenado por asesinato, que sabe que su ataque importa mucho más que un simple KO porque puede ser la llave para una reducción significativa de su pena.


Se trata del séptimo evento de la Asociación Mundial de Lucha en la Cárcel, una iniciativa del promotor estonio Kirill Sokur que enfrenta a reclusos locales con luchadores extranjeros de boxeo tailandés de diferentes niveles como parte de un programa de rehabilitación carcelaria. Siete presidiarios acusados de delitos como tráfico de drogas, robo o asesinato pelearon contra un equipo formado por boxeadores iraníes, canadienses o azerbaiyanos el pasado sábado en la prisión de máxima seguridad de Klong Pai, al noreste de Bangkok.


En esta prisión del distrito de Nakhon Ratchasima, los reclusos conviven en celdas reducidas, duermen en el suelo y pasan hasta 13 horas al día confinados en este espacio. El director de la cárcel de Klong Pai, Ari Chaleisuk, destacó los beneficios del programa, que aporta 5.000 baht (155 dólares o 115 euros) a los presos participantes en una cuenta para su uso cuando salgan en libertad. “La financiación proviene de donaciones y de antiguos luchadores que simpatizan con sus ex compañeros”, aseveró Chaleisuk.


Hasta el momento, según la organización, dos presos han conseguido la libertad gracias a esta iniciativa desde sus comienzos en 2013. Uno de ellos, el ex campeón mundial de boxeo tailandés Sirimongkol Singwangcha, salió en octubre de 2013 y abrió un gimnasio para niños.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Peleá si querés ser libre

Un programa especial permite a reclusos tailandeses reducir sus condenas, si pelean contra luchadores extranjeros de boxeo o muay thai en combates organizados entre los muros de la prisión. El estadounidense Moses López cae al suelo desplomado tras recibir un codazo propinado por un preso tailandés condenado por asesinato, que sabe que su ataque importa mucho más que un simple KO porque puede ser la llave para una reducción significativa de su pena.

Se trata del séptimo evento de la Asociación Mundial de Lucha en la Cárcel, una iniciativa del promotor estonio Kirill Sokur que enfrenta a reclusos locales con luchadores extranjeros de boxeo tailandés de diferentes niveles como parte de un programa de rehabilitación carcelaria. Siete presidiarios acusados de delitos como tráfico de drogas, robo o asesinato pelearon contra un equipo formado por boxeadores iraníes, canadienses o azerbaiyanos el pasado sábado en la prisión de máxima seguridad de Klong Pai, al noreste de Bangkok.

En esta prisión del distrito de Nakhon Ratchasima, los reclusos conviven en celdas reducidas, duermen en el suelo y pasan hasta 13 horas al día confinados en este espacio. El director de la cárcel de Klong Pai, Ari Chaleisuk, destacó los beneficios del programa, que aporta 5.000 baht (155 dólares o 115 euros) a los presos participantes en una cuenta para su uso cuando salgan en libertad. “La financiación proviene de donaciones y de antiguos luchadores que simpatizan con sus ex compañeros”, aseveró Chaleisuk.

Hasta el momento, según la organización, dos presos han conseguido la libertad gracias a esta iniciativa desde sus comienzos en 2013. Uno de ellos, el ex campeón mundial de boxeo tailandés Sirimongkol Singwangcha, salió en octubre de 2013 y abrió un gimnasio para niños.

comentarios

Login