ciudadanodiario.com.ar
Pasado blanco y negro, futuro en colores
Cargando...
Por Redacción

Pasado blanco y negro, futuro en colores



Eran otros tiempos, otro fútbol me decía mi viejo, mirábamos los partidos en el IRT 14 pulgadas que estaba en su dormitorio. Obvio el tele era blanco y negro sintonizaba siete canales y no gozaba de las bondades del zapping que ofrece el control remoto.


Allí mirábamos algún que otro partido de Gimnasia que comenzaba con su debacle deportiva y siempre los domingos a la noche Futbol de Primera para ver los goles de primera división.


El fútbol Mendocino no gozaba de buena salud, los nacionales habían dejado de existir y casi con ellos, paulatinamente, la gente de las canchas. Espectáculos cada vez más difíciles de ver, clubes pobres y la magia se iba apagando.


Pasaron décadas oscuras para que el Lobo volviera a ver la luz. Una dirigencia seria, comprometida con el proyecto, algo de sabiduría y mucho de autocrítica, mas un grupo bárbaro de jugadores, dejaron atrás ese pasado sobrio, y el Víctor volvió a sonreír. Gimnasia su Gimnasia otra vez codeado entre los grandes. El domingo recibe a Atletico Tucumán por la primera fecha de la B Nacional. Atrás el pasado en blanco y negro por delante es todo en colores.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Pasado blanco y negro, futuro en colores

Eran otros tiempos, otro fútbol me decía mi viejo, mirábamos los partidos en el IRT 14 pulgadas que estaba en su dormitorio. Obvio el tele era blanco y negro sintonizaba siete canales y no gozaba de las bondades del zapping que ofrece el control remoto.

Allí mirábamos algún que otro partido de Gimnasia que comenzaba con su debacle deportiva y siempre los domingos a la noche Futbol de Primera para ver los goles de primera división.

El fútbol Mendocino no gozaba de buena salud, los nacionales habían dejado de existir y casi con ellos, paulatinamente, la gente de las canchas. Espectáculos cada vez más difíciles de ver, clubes pobres y la magia se iba apagando.

Pasaron décadas oscuras para que el Lobo volviera a ver la luz. Una dirigencia seria, comprometida con el proyecto, algo de sabiduría y mucho de autocrítica, mas un grupo bárbaro de jugadores, dejaron atrás ese pasado sobrio, y el Víctor volvió a sonreír. Gimnasia su Gimnasia otra vez codeado entre los grandes. El domingo recibe a Atletico Tucumán por la primera fecha de la B Nacional. Atrás el pasado en blanco y negro por delante es todo en colores.

comentarios

Login