Cargando...
Por Redacción

Paraguay espera la llegada de Francisco



Paraguay espera en un clima de ansiedad pero al mismo tiempo de fiesta ante la inminente llegada el viernes del papa Francisco y de cientos de  miles de peregrinos de Argentina y Brasil que empezaron a llegar a Asunción.


El irritante atascamiento de tráfico, los mercados de compras repletos, turistas argentinos por las calles con gorros y banderas de su país, banderines del Vaticano y de Paraguay en todas las calles describen la vigilia por el Sumo Pontífice, quien concluirá en esta nación sudamericana una gira que lo llevó a Ecuador y Bolivia.


“Todo parece en un lavado de cara no más, pero estamos todos felices”, comentó Ricardo Acosta, un electricista de 35 años que pasó por la recién estrenada autopista que conduce al aeropuerto y a la zona donde el Papa ofrecerá el domingo una misa campal.


Acosta como muchos otros habitantes de Asunción, afirman que se han arreglado solamente las zonas por donde pasará el Papa argentino.


“Si llega a desviarse por algo, a menos de una cuadra están las mismas calles rotas, de tierra e inundadas por las lluvias de los últimos días”, lamentó Fátima Urdaneta, vendedora en una farmacia.


Varios de los cientos de buses que trasladaron a fieles de Argentina empezaron a llegar el jueves a Asunción.


El sacerdote Alejandro viajó desde la ciudad de Rosario durante 16 horas para ver a un Papa que los enorgullece, dijo en Falcón, frontera paraguaya-argentina, 60 km al noroeste de Asunción.


“De una parte ya que sea argentino nos pone orgulloso porque muchas veces los argentinos no hacemos cosas bien afuera, y tener un papa argentino que nos deje bien parados nos llena de orgullo y de emoción también”, afirmó.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Paraguay espera la llegada de Francisco

Paraguay espera en un clima de ansiedad pero al mismo tiempo de fiesta ante la inminente llegada el viernes del papa Francisco y de cientos de  miles de peregrinos de Argentina y Brasil que empezaron a llegar a Asunción.

El irritante atascamiento de tráfico, los mercados de compras repletos, turistas argentinos por las calles con gorros y banderas de su país, banderines del Vaticano y de Paraguay en todas las calles describen la vigilia por el Sumo Pontífice, quien concluirá en esta nación sudamericana una gira que lo llevó a Ecuador y Bolivia.

“Todo parece en un lavado de cara no más, pero estamos todos felices”, comentó Ricardo Acosta, un electricista de 35 años que pasó por la recién estrenada autopista que conduce al aeropuerto y a la zona donde el Papa ofrecerá el domingo una misa campal.

Acosta como muchos otros habitantes de Asunción, afirman que se han arreglado solamente las zonas por donde pasará el Papa argentino.

“Si llega a desviarse por algo, a menos de una cuadra están las mismas calles rotas, de tierra e inundadas por las lluvias de los últimos días”, lamentó Fátima Urdaneta, vendedora en una farmacia.

Varios de los cientos de buses que trasladaron a fieles de Argentina empezaron a llegar el jueves a Asunción.

El sacerdote Alejandro viajó desde la ciudad de Rosario durante 16 horas para ver a un Papa que los enorgullece, dijo en Falcón, frontera paraguaya-argentina, 60 km al noroeste de Asunción.

“De una parte ya que sea argentino nos pone orgulloso porque muchas veces los argentinos no hacemos cosas bien afuera, y tener un papa argentino que nos deje bien parados nos llena de orgullo y de emoción también”, afirmó.

comentarios

imagen imagen
Login