ciudadanodiario.com.ar
Para los rusos, el submarino es holandés
Cargando...
Por Redacción

Para los rusos, el submarino es holandés



El submarino furtivo que la Armada sueca viene buscando desde el viernes en sus aguas territoriales, en el archipiélago del mar Báltico situado en la inmediata proximidad de Estocolmo, es de nacionalidad holandesa, no rusa. Así lo aseguró este lunes una fuente no identificada del Ministerio de Defensa ruso en declaraciones a la agencia Interfax.


“Recomendamos que Suecia solicite datos al mando de la Armada holandesa”, señaló la fuente citada por la agencia rusa. Según esa misma información, el navío oculto es “un submarino de propulsión diesel-eléctrica Bruinvis holandés”, que la semana pasada participó en unas maniobras. Los ejercicios, al parecer, “incluyeron salidas de emergencia a la superficie y se hicieron muy cerca de la costa de Estocolmo”. El ministerio ruso asegura además que el sumergible holandés se encuentra ahora atracado en el puerto de Tallin (Estonia) y se dispone a regresar a Holanda.


El Ejército y la Marina de Suecia desencadenaron desde el viernes una ingente búsqueda debido a “una actividad submarina extranjera” en flagrante violación de la frontera marítima del país. En el operativo participan distintos navíos, entre ellos la moderna corbeta HMS Visby, helicópteros antisubmarinos y unos 200 militares especializados en operaciones acuáticas.


Las autoridades suecas no han dicho en ningún momento de forma oficial que el intruso sea un submarino ruso ni tampoco han exigido explicaciones a Moscú, pero diversos medios de comunicación del país especulan con esa tesis. También se han hecho conjeturas sobre la posibilidad de que el supuesto sumergible ruso llevase a bordo fuerzas especiales para llevar a cabo acciones de sabotaje e incluso que la nave estuviese en dificultades a causa de un accidente.


El diario Svenska Dagbladet escribe que la Armada sueca se movilizó tras interceptar un SOS enviado desde un submarino que empleaba la frecuencia de las Fuerzas Armadas rusas. Según el rotativo sueco, tal comunicación parece que fue emitida desde la bahía de Kanholmsfjärden y el receptor fue la base naval rusa de Kaliningrado.


En 1981, también en las proximidades de la costa sueca, encalló el submarino soviético U137, incidente que provocó un importante escándalo internacional. El pasado 19 de setiembre, Estocolmo denunció la violación de su espacio aéreo por parte de dos aviones de combate rusos. Debido a la anexión de Crimea y a la guerra en el este de Ucrania, de la que Occidente responsabiliza directamente a Rusia, la OTAN ha reforzado su dispositivo de vigilancia y defensa en los países ribereños del Báltico así como en otros estados del este de Europa.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Para los rusos, el submarino es holandés

El submarino furtivo que la Armada sueca viene buscando desde el viernes en sus aguas territoriales, en el archipiélago del mar Báltico situado en la inmediata proximidad de Estocolmo, es de nacionalidad holandesa, no rusa. Así lo aseguró este lunes una fuente no identificada del Ministerio de Defensa ruso en declaraciones a la agencia Interfax.

“Recomendamos que Suecia solicite datos al mando de la Armada holandesa”, señaló la fuente citada por la agencia rusa. Según esa misma información, el navío oculto es “un submarino de propulsión diesel-eléctrica Bruinvis holandés”, que la semana pasada participó en unas maniobras. Los ejercicios, al parecer, “incluyeron salidas de emergencia a la superficie y se hicieron muy cerca de la costa de Estocolmo”. El ministerio ruso asegura además que el sumergible holandés se encuentra ahora atracado en el puerto de Tallin (Estonia) y se dispone a regresar a Holanda.

El Ejército y la Marina de Suecia desencadenaron desde el viernes una ingente búsqueda debido a “una actividad submarina extranjera” en flagrante violación de la frontera marítima del país. En el operativo participan distintos navíos, entre ellos la moderna corbeta HMS Visby, helicópteros antisubmarinos y unos 200 militares especializados en operaciones acuáticas.

Las autoridades suecas no han dicho en ningún momento de forma oficial que el intruso sea un submarino ruso ni tampoco han exigido explicaciones a Moscú, pero diversos medios de comunicación del país especulan con esa tesis. También se han hecho conjeturas sobre la posibilidad de que el supuesto sumergible ruso llevase a bordo fuerzas especiales para llevar a cabo acciones de sabotaje e incluso que la nave estuviese en dificultades a causa de un accidente.

El diario Svenska Dagbladet escribe que la Armada sueca se movilizó tras interceptar un SOS enviado desde un submarino que empleaba la frecuencia de las Fuerzas Armadas rusas. Según el rotativo sueco, tal comunicación parece que fue emitida desde la bahía de Kanholmsfjärden y el receptor fue la base naval rusa de Kaliningrado.

En 1981, también en las proximidades de la costa sueca, encalló el submarino soviético U137, incidente que provocó un importante escándalo internacional. El pasado 19 de setiembre, Estocolmo denunció la violación de su espacio aéreo por parte de dos aviones de combate rusos. Debido a la anexión de Crimea y a la guerra en el este de Ucrania, de la que Occidente responsabiliza directamente a Rusia, la OTAN ha reforzado su dispositivo de vigilancia y defensa en los países ribereños del Báltico así como en otros estados del este de Europa.

comentarios

Login