Cargando...
Por Redacción

Sabattella, de anti K a ultra K



El precandidato a gobernador bonaerense por el kirchnerismo Aníbal Fernández anunció este viernes su compañero de fórmula para las próximas PASO: Martín Sabattella, el presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA).


La presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue la encargada de darle la bendición a la dupla. Competirán, por el momento, contra las del intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, y el presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez.


A diferencia de Carlos Zannini, un hombre del riñón del kirchnerismo, que será candidato a vicepresidente por el Frente para la Victoria, Sabbatella tiene un pasado que podría considerarse opositor, y al que muchos ultras hasta podrían calificar de “traidor”.


En 2002, el actual titular del AFSCA lanzó su partido político, Nuevo Morón, para competir por la intendencia de esa localidad bonaerense. Dos años después, lo rebautizaría como Nuevo Encuentro. Con ese sello, se presentó como candidato a diputado nacional en las elecciones legislativas del 28 de junio de 2009, con una imagen de “progresista” que prometía una especie de “kirchnerismo blanco”. Ese accionar terminó perjudicando al oficialismo: sacó un 5,56 por ciento de los votos, mientras que Néstor Kirchner perdía por tres puntos contra Francisco de Narváez.


En aquella época, Sabbatella afirmaba en una entrevista: “No somos parte del dispositivo K. Nunca fui kirchnerista. Siempre nos mantuvimos al margen, autónomos. Tampoco somos una estructura satélite. De hecho fuimos solos con la boleta. Tampoco somos el universo opositor de la Argentina. Tenemos nuestras propuestas y nuestras ideas. Acompañamos y criticamos”.


En 2011, el exintendente de Morón se postuló como candidato a gobernador,apoyando la reelección de Cristina. Sin embargo, en aquel momento había buscado diferenciarse del actual candidato a presidente del FpV sosteniendo que “Scioli se disfraza de kirchnerista para heredar este proceso político y torcer el rumbo de transformaciones profundas”.


El por entonces diputado nacional opinó que “es evidente que el proyecto nacional tiene una cantidad de adhesiones más que el sciolismo” y destacó: “Nosotros sí tenemos diferencias con el gobernador, porque tiene una mirada y matriz distinta”, expresó en relación a Scioli.


A los pocos meses, el partido de Sabbatella dejó atrás ese lugar de “apoyo crítico” al Gobierno para pasar a ser un espacio más dentro del kirchnerismo, tal como él mismo lo anunció. Desde ahí, todo cambió y el 1º de octubre del 2012, la presidenta lo designó al frente del AFSCA de cara a la completa aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.


Tras esto comenzó la batalla del ahora precandidado a vicegobernador bonaerense por la aplicación de la ley, pero su principal gesto fue la lucha contra el Grupo Clarín, lo que le valió la confianza de la jefa de Estado y el lugar que hoy ocupa./ Fuente: Perfil.com


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Sabattella, de anti K a ultra K

El precandidato a gobernador bonaerense por el kirchnerismo Aníbal Fernández anunció este viernes su compañero de fórmula para las próximas PASO: Martín Sabattella, el presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA).

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue la encargada de darle la bendición a la dupla. Competirán, por el momento, contra las del intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, y el presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez.

A diferencia de Carlos Zannini, un hombre del riñón del kirchnerismo, que será candidato a vicepresidente por el Frente para la Victoria, Sabbatella tiene un pasado que podría considerarse opositor, y al que muchos ultras hasta podrían calificar de “traidor”.

En 2002, el actual titular del AFSCA lanzó su partido político, Nuevo Morón, para competir por la intendencia de esa localidad bonaerense. Dos años después, lo rebautizaría como Nuevo Encuentro. Con ese sello, se presentó como candidato a diputado nacional en las elecciones legislativas del 28 de junio de 2009, con una imagen de “progresista” que prometía una especie de “kirchnerismo blanco”. Ese accionar terminó perjudicando al oficialismo: sacó un 5,56 por ciento de los votos, mientras que Néstor Kirchner perdía por tres puntos contra Francisco de Narváez.

En aquella época, Sabbatella afirmaba en una entrevista: “No somos parte del dispositivo K. Nunca fui kirchnerista. Siempre nos mantuvimos al margen, autónomos. Tampoco somos una estructura satélite. De hecho fuimos solos con la boleta. Tampoco somos el universo opositor de la Argentina. Tenemos nuestras propuestas y nuestras ideas. Acompañamos y criticamos”.

En 2011, el exintendente de Morón se postuló como candidato a gobernador,apoyando la reelección de Cristina. Sin embargo, en aquel momento había buscado diferenciarse del actual candidato a presidente del FpV sosteniendo que “Scioli se disfraza de kirchnerista para heredar este proceso político y torcer el rumbo de transformaciones profundas”.

El por entonces diputado nacional opinó que “es evidente que el proyecto nacional tiene una cantidad de adhesiones más que el sciolismo” y destacó: “Nosotros sí tenemos diferencias con el gobernador, porque tiene una mirada y matriz distinta”, expresó en relación a Scioli.

A los pocos meses, el partido de Sabbatella dejó atrás ese lugar de “apoyo crítico” al Gobierno para pasar a ser un espacio más dentro del kirchnerismo, tal como él mismo lo anunció. Desde ahí, todo cambió y el 1º de octubre del 2012, la presidenta lo designó al frente del AFSCA de cara a la completa aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Tras esto comenzó la batalla del ahora precandidado a vicegobernador bonaerense por la aplicación de la ley, pero su principal gesto fue la lucha contra el Grupo Clarín, lo que le valió la confianza de la jefa de Estado y el lugar que hoy ocupa./ Fuente: Perfil.com

comentarios

imagen imagen
Login