Cargando...
Por Redacción

Otra vez violencia



Con enorme fanatismo se vive el fútbol en Rosario. La pasión suele rozar la locura y los clásicos últimamente se toman ridículamente como de vida o muerte. Luego de la victoria de Central sobre Newell’s, la violencia volvió a decir presente.


Los hinchas ‘leprosos’ no pudieron contener su malestar y lo expresaron de la manera más repudiable. Primero se hicieron presentes en el Parque Independencia y destrozaron vehículos que se encontraban en el estacionamiento. Si bien trascendió que los autos corresponderían a jugadores y dirigentes, la Seguridad rosarina lo desmiente.


Pero no todo quedó allí. No conformes con esos delictivos hechos, varios fanáticos se trasladaron hasta el domicilio del presidente Guillermo Lorente para manifestarse y evidenciar su enojo. Si bien la situación no habría pasado a mayores y quedó sólo en insultos, ya hay custodia policial tanto en su hogar como en el del vicepresidente Jorge Ricobelli.


Un capítulo aparte es el que ronda en torno a la continuidad de Gustavo Raggio como técnico de Newell’s, ya que trascendió que el DT puso a disposición de los dirigentes la renuncia.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Otra vez violencia

Con enorme fanatismo se vive el fútbol en Rosario. La pasión suele rozar la locura y los clásicos últimamente se toman ridículamente como de vida o muerte. Luego de la victoria de Central sobre Newell’s, la violencia volvió a decir presente.

Los hinchas ‘leprosos’ no pudieron contener su malestar y lo expresaron de la manera más repudiable. Primero se hicieron presentes en el Parque Independencia y destrozaron vehículos que se encontraban en el estacionamiento. Si bien trascendió que los autos corresponderían a jugadores y dirigentes, la Seguridad rosarina lo desmiente.

Pero no todo quedó allí. No conformes con esos delictivos hechos, varios fanáticos se trasladaron hasta el domicilio del presidente Guillermo Lorente para manifestarse y evidenciar su enojo. Si bien la situación no habría pasado a mayores y quedó sólo en insultos, ya hay custodia policial tanto en su hogar como en el del vicepresidente Jorge Ricobelli.

Un capítulo aparte es el que ronda en torno a la continuidad de Gustavo Raggio como técnico de Newell’s, ya que trascendió que el DT puso a disposición de los dirigentes la renuncia.

comentarios

imagen imagen
Login