Cargando...
Por Redacción

Optimismo en los mercados por un posible acuerdo con los holdouts



En los mercados mundiales los bonos argentinos no sufren variaciones importantes, pese a que el país podría entrar en default en 30 días. Comenzada la cuenta regresiva para conocer si la Argentina volverá a caer en default, los mercados internacionales parecen haber ya realizado sus apuestas: a diferencia de lo que sucedió en la Bolsa porteña, los bonos nacionales no registraron grandes pérdidas en las mayores plazas del mundo en los últimos días.


Ante ese panorama, los más pesimistas dan por hecho que el país caerá en cesación de pagos. Algo de ese clima se trasladó a la Bolsa de Buenos Aires, donde este lunes los títulos públicos tuvieron importantes pérdidas. Las mayores caídas fueron para los Discount en dólares con ley Nueva York emitidos en el canje de 2010 (DIY0), con -4,3 por ciento. Los Discount en dólares regidos por ley de Nueva York (DICY) con vencimiento en diciembre de 2033 lo siguieron con un -2,5 por ciento. Pero en los mercados internacionales la opinión parece ser otra, ya que no se produjeron en grandes descensos en las últimas jornadas. El lunes, esos mismos bonos con vencimiento en 2033 se vendieron a US$ 0,84 por dólar, una cifra apenas inferior a los US$ 0,852 en que se cotizaban el viernes.


Gorky Urquieta, codirector de deuda de mercados emergentes de Neuberger Berman destacó que su firma de inversiones aún mantiene un abanico de bonos argentinos en su cartera. Incluso aventuró que si se produce una venta masiva de ellos, podría ofrecer una gran oportunidad para la compra. “Me gusta el hecho de que Argentina está contra la pared”, destacó. Incluso fue optimista acerca de la dureza que el juez Griesa mostró con los pedidos para que se habilite un “stay” que postergue la orden de pago a los holdouts y permita cumplir con el depósito a los tenedores de títulos bajo ley neoyorquina. “Eso va a hacer que se sienten en la mesa”, consideró.


Las tres grandes agencias de calificación de crédito –Standard & Poor’s, Fitch y Moody’s– aclararon en los últimos días que si Argentina no cumple con el pago, eso no implica que su calificación sea inmediatamente reducida a la categoría de default. Pero las dos primeras coincidieron en que pueden bajar la nota en cualquier momento de estos 30 días de gracia, según cómo se dé el desarrollo de las negociaciones.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Optimismo en los mercados por un posible acuerdo con los holdouts

En los mercados mundiales los bonos argentinos no sufren variaciones importantes, pese a que el país podría entrar en default en 30 días. Comenzada la cuenta regresiva para conocer si la Argentina volverá a caer en default, los mercados internacionales parecen haber ya realizado sus apuestas: a diferencia de lo que sucedió en la Bolsa porteña, los bonos nacionales no registraron grandes pérdidas en las mayores plazas del mundo en los últimos días.

Ante ese panorama, los más pesimistas dan por hecho que el país caerá en cesación de pagos. Algo de ese clima se trasladó a la Bolsa de Buenos Aires, donde este lunes los títulos públicos tuvieron importantes pérdidas. Las mayores caídas fueron para los Discount en dólares con ley Nueva York emitidos en el canje de 2010 (DIY0), con -4,3 por ciento. Los Discount en dólares regidos por ley de Nueva York (DICY) con vencimiento en diciembre de 2033 lo siguieron con un -2,5 por ciento. Pero en los mercados internacionales la opinión parece ser otra, ya que no se produjeron en grandes descensos en las últimas jornadas. El lunes, esos mismos bonos con vencimiento en 2033 se vendieron a US$ 0,84 por dólar, una cifra apenas inferior a los US$ 0,852 en que se cotizaban el viernes.

Gorky Urquieta, codirector de deuda de mercados emergentes de Neuberger Berman destacó que su firma de inversiones aún mantiene un abanico de bonos argentinos en su cartera. Incluso aventuró que si se produce una venta masiva de ellos, podría ofrecer una gran oportunidad para la compra. “Me gusta el hecho de que Argentina está contra la pared”, destacó. Incluso fue optimista acerca de la dureza que el juez Griesa mostró con los pedidos para que se habilite un “stay” que postergue la orden de pago a los holdouts y permita cumplir con el depósito a los tenedores de títulos bajo ley neoyorquina. “Eso va a hacer que se sienten en la mesa”, consideró.

Las tres grandes agencias de calificación de crédito –Standard & Poor’s, Fitch y Moody’s– aclararon en los últimos días que si Argentina no cumple con el pago, eso no implica que su calificación sea inmediatamente reducida a la categoría de default. Pero las dos primeras coincidieron en que pueden bajar la nota en cualquier momento de estos 30 días de gracia, según cómo se dé el desarrollo de las negociaciones.

comentarios

imagen imagen
Login