Cargando...
Por Redacción

ONU denuncia violaciones masivas de derechos humanos en Eritrea



Desde su independencia en 1993, al menos 10.000 presos políticos, buena parte de ellos sin acusación formal, han sido encarcelados por Asmara como parte de su cruzada para acallar a las voces críticas. Y en este sentido, especialmente llamativa es la red de prisiones  con las que cuenta el país africano, centros de detención donde la tortura es ley de vida.


A mediados de setiembre de 2001, el presidente, Isaias Afewerki, ordenaba la detención de once altos funcionarios que habían escrito cartas críticas contra su partido. Todos ellos formaban parte del denominado “Grupo de los 15”, acusados de alta traición contra el régimen (tres de ellos escaparían al extranjero y uno se retractaría, configurando los once detenidos).


Entre los apresados, se corre rumores del fallecimiento de algunos de ellos. De Dawit Isaak, arrestado el 23 de setiembre de 2001, el Gobierno de Eritrea no confirma pero tampoco desmiente los continuos rumores sobre su muerte durante el cautiverio.Por otro lado, Mahmoud Ahmed Sheriffo, miembro del G15 y antiguo ministro de Asuntos Exteriores, que según algunas fuentes se ha confirmado su fallecimiento en prisión.


Poco o nada queda ya del país considerado, en los 90, ejemplo de libertad y lucha por la igualdad. Un régimen, cada vez más encerrado en sí mismo y donde se acrecienta la paranoia y el autoritarismo.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

ONU denuncia violaciones masivas de derechos humanos en Eritrea

Desde su independencia en 1993, al menos 10.000 presos políticos, buena parte de ellos sin acusación formal, han sido encarcelados por Asmara como parte de su cruzada para acallar a las voces críticas. Y en este sentido, especialmente llamativa es la red de prisiones  con las que cuenta el país africano, centros de detención donde la tortura es ley de vida.

A mediados de setiembre de 2001, el presidente, Isaias Afewerki, ordenaba la detención de once altos funcionarios que habían escrito cartas críticas contra su partido. Todos ellos formaban parte del denominado “Grupo de los 15”, acusados de alta traición contra el régimen (tres de ellos escaparían al extranjero y uno se retractaría, configurando los once detenidos).

Entre los apresados, se corre rumores del fallecimiento de algunos de ellos. De Dawit Isaak, arrestado el 23 de setiembre de 2001, el Gobierno de Eritrea no confirma pero tampoco desmiente los continuos rumores sobre su muerte durante el cautiverio.Por otro lado, Mahmoud Ahmed Sheriffo, miembro del G15 y antiguo ministro de Asuntos Exteriores, que según algunas fuentes se ha confirmado su fallecimiento en prisión.

Poco o nada queda ya del país considerado, en los 90, ejemplo de libertad y lucha por la igualdad. Un régimen, cada vez más encerrado en sí mismo y donde se acrecienta la paranoia y el autoritarismo.

comentarios

imagen imagen
Login