Cargando...
Por Redacción

Obliga a su esposa a pasearse en ropa interior por adulterio



Varios medios de prensa se han hecho eco de una noticia que ha generado gran polémica en el continente asiático.


Un hombre, al que supuestamente su mujer le fue infiel, decidió castigarla públicamente y dejarla en evidencia delante de todos sus conciudadanos.


Para ello, Zhang Ni, de 37 años, obligó a pasear por la calle a su mujer, Wang Ni, de 33 años, en ropa interior y con un cartel en el que se podía leer “quiero vender mi cuerpo”. Además, para ver que cumplía con el castigo, optó por acompañarla durante todo el recorrido subido en su vehículo y a escasos metros de la joven.


Los transeúntes que se cruzaban en su camino no daban crédito a lo que estaban presenciando, sacando incluso fotografías y advirtiendo del suceso a los periodistas locales. Después de que la noticia saltase a la prensa internacional, el hombre se disculpó públicamente con una carta abierta difundida a través de un medio chino.


Sin embargo, más allá del humillante castigo público y de las posteriores disculpas, no fue la única reprimenda que sufrió la joven. Según publica “Daily Mail”, el hombre le propinó una paliza cuando se encontraba bajo los efectos del alcohol.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Obliga a su esposa a pasearse en ropa interior por adulterio

Varios medios de prensa se han hecho eco de una noticia que ha generado gran polémica en el continente asiático.

Un hombre, al que supuestamente su mujer le fue infiel, decidió castigarla públicamente y dejarla en evidencia delante de todos sus conciudadanos.

Para ello, Zhang Ni, de 37 años, obligó a pasear por la calle a su mujer, Wang Ni, de 33 años, en ropa interior y con un cartel en el que se podía leer “quiero vender mi cuerpo”. Además, para ver que cumplía con el castigo, optó por acompañarla durante todo el recorrido subido en su vehículo y a escasos metros de la joven.

Los transeúntes que se cruzaban en su camino no daban crédito a lo que estaban presenciando, sacando incluso fotografías y advirtiendo del suceso a los periodistas locales. Después de que la noticia saltase a la prensa internacional, el hombre se disculpó públicamente con una carta abierta difundida a través de un medio chino.

Sin embargo, más allá del humillante castigo público y de las posteriores disculpas, no fue la única reprimenda que sufrió la joven. Según publica “Daily Mail”, el hombre le propinó una paliza cuando se encontraba bajo los efectos del alcohol.

comentarios

imagen imagen
Login