Tigre, el botín más preciado del macrismo
Cargando...
Por Redacción

Tigre, el botín más preciado del macrismo

 

 

Especial de NA, por Emiliano Rodríguez (*)

 

A mediados de junio pasado, una visita de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y del presidente Mauricio Macri a Tigre terminó siendo noticia por el abucheo que militantes kirchneristas, en su mayoría docentes de SUTEBA, le espetaron a ambos funcionarios.

 

Tres meses después, en plena campaña electoral, en el massista distrito de Tigre sospechan que Vidal más temprano que tarde podría desembarcar nuevamente en ese territorio para encabezar una especie "operativo revancha", mostrarse cerca de los vecinos y apuntalar aún más a sus candidatos locales.

 

En ese partido del norte del Conurbano son conscientes de que el frente 1País que lideran el cacique tigrense Sergio Massa y la paladina anti-corrupción Margarita Stolbizer obtuvo resultados bastante menos alentadores que los que esperaba en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 13 de agosto pasado, y que, en consecuencia, los arquitectos políticos del macrismo han comenzado a oler sangre allí.

 

En el distrito que utilizó como trampolín Massa para lanzarse a competir en las grandes ligas de la política nacional, la precandidata más votada en las PASO fue Gisela Zamora, esposa del intendente local Julio Zamora, aunque superó por escaso margen al galán de telenovelas y jefe de la Unidad de Gestión Integral de la ANSeS de Tigre, Pedro Segundo Cernadas, abanderado del frente Cambiemos en ese partido.

 

Cernadas, que cosechó un millar de votos menos que la mujer del jefe comunal en agosto pasado, se postula como primer candidato a concejal por el macrismo y busca regresar al cuerpo legislativo local después de haber renunciado a su banca para asumir en abril del año pasado en la filial local de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS).

 

Gisela Zamora, por su parte, obtuvo el respaldo de unos cien vecinos más que Massa allí en Tigre, aunque el ex intendente logró imponerse a sus competidores Esteban Bullrich y Cristina Kirchner (Unidad Ciudadana). En este contexto, lo que entusiasma al macrismo es que el precandidato a senador nacional de 1País venció a su colega de Cambiemos por apenas 750 votos.

 

La postulante a diputada de la Nación por el oficialismo Graciela Ocaña, en tanto, le ganó al massista Felipe Solá y en la contienda de precandidatos a senadores bonaerenses 1País también quedó relegado a un segundo puesto en Tigre.

 

Perder el municipio, un riesgo latente
.
El desempeño del massismo en las PASO encendió luces de alerta en el distrito, frente a la posibilidad de que el llamado "voto útil" conspire contra las aspiraciones de 1País de mejorar en octubre su rendimiento de agosto. Un tropiezo en las urnas el mes que viene ubicaría al oficialismo local en zona de riesgo con miras a las elecciones de 2019.

 

El peligro latente de perder el municipio en manos de Cambiemos claramente se incrementaría en el que caso de que la principal fuerza política de Tigre, el massismo, trastabille en agosto y tenga que resignar, por ejemplo, la mayoría de la que disfruta en el Concejo Deliberante local.

 

En este marco, Tigre se ha convertido en el botín político más preciado del macrismo en la zona norte del Conurbano e incluso después de los comicios.

 

Dependiente del resultado lógicamente, los estrategas de la coalición de Gobierno hasta podrían intentar seducir a Zamora para que rompa con Massa y empiece a jugar en filas de Cambiemos con vistas a 2019.

 

"Por ahora Zamora se mantiene firme con Massa, están haciendo campaña juntos y están bien. Pero alguien de Cambiemos ya nos avisó, 'Queremos ganar Tigre con o sin Zamora'. Así que sabemos que se nos van a venir con fuerza", dijo a NA una fuente cercana a la jefatura comunal tigrense.

 

Mientras tanto, el líder de 1País, que si no logra arañar una banca en la Cámara alta en estas elecciones deberá volver al llano a partir del 10 de diciembre próximo, de igual modo que su compañera de aventuras Stolbizer, ya tomó la decisión de cambiar su estrategia de campaña y encarar las semanas que se avecinan con un perfil más "vecinalista".

 

Según pudo averiguar la agencia Noticias Argentinas, el ex funcionario del kirchnerismo contrató a nuevos asesores publicitarios e intentará mostrarse más cerca de los vecinos, sobre todo en su terruño, allí donde una derrota frente a Cambiemos podría resultar devastadora para él, especialmente desde lo simbólico: "Massa perdió hasta en Tigre".

 

Y claramente, si existen dirigentes que saben otorgar a los simbolismos todo el valor que se merecen en política, son los peronistas, como quedó demostrado, por ejemplo y sin ir más lejos en el tiempo, en el reciente homenaje a Antonio Cafiero en el cementerio de San Isidro, donde referentes del PJ, camporistas y kirchneristas se reunieron para recordar los 30 años de su triunfo en la provincia de Buenos Aires frente al radical Juan Manuel "Cachi" Casella en 1987.

 

Una agenda en discusión
.
En ese tributo a Cafiero estuvo Zamora junto a otros massistas, como el legislador bonaerense Sebastián Galmarini. Menuda sorpresa se llevaron al ver que entre los presentes figuraban un puñado de lugartenientes de la agrupación

 

Tanta urticaria les generó a los massistas verlos allí, en especial a Galmarini, que el cuñado del líder del Frente Renovador optó por guardarse en el bolsillo una carta de adhesión que había llevado hasta el cementerio sanisidrense con la intención de leerla en público.

 

Zamora, por su parte, intentó bajarle el volumen a la polémica, aunque es evidente que si el peronismo intenta avanzar después de los comicios de octubre con sus planes de renovación, sobre todo si Cambiemos supera al frente kirchnerista Unidad Ciudadana en la provincia de Buenos Aires, los considerados "mariscales de la derrota de 2015" puertas adentro del Partido Justicialista (PJ) deberán luchar por su supervivencia.

 

De igual modo que el PJ, el macrismo también somete a debate internamente sus estrategias por estas horas, aunque -de acuerdo con algunas encuestas- mejor perfilado que el peronismo con miras a las elecciones de medio término: el "voto útil" en la contienda por ingresar al Senado nacional favorecería a la dupla Bullrich- Gladys González en perjuicio de Massa-Stolbizer y así el oficialismo ganaría la Provincia.

 

En Cambiemos están los que insisten en darle prioridad a las redes sociales para promocionar la campaña y aquellos que piden a gritos más afiches y carteles en las calles, en especial en los distritos en donde los vecinos no suelen tener un vínculo tan estrecho y habitual con la internet.

 

Tras la reciente cumbre de Parque Norte para alinear a la tropa, el oficialismo relanzó su propuesta de "timbreo nacional" como forma de mantenerse en contacto directo con los votantes, aunque a diferencia de las PASO, al Gobierno se le sumó, por más que no quiera, a su agenda proselitista un tema harto sensible y del cual aún no consigue dar respuestas.

 

La desaparición del artesano Santiago Maldonado mantiene en vilo a la sociedad prácticamente en su conjunto y si bien aún no estaría impactando en las mediciones sobre intención de voto -de acuerdo con algunos encuestadores-, se trata de un asunto crucial desde el punto de vista político, con potencial para hacerle perder a Cambiemos el control de su agenda de campaña.

 

(*) - Secretario general de Redacción de Noticias Argentinas; erodriguez@noticiasargentinas.com; @efrodriguez012.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Tigre, el botín más preciado del macrismo

imagen

 

 

Especial de NA, por Emiliano Rodríguez (*)

 

A mediados de junio pasado, una visita de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y del presidente Mauricio Macri a Tigre terminó siendo noticia por el abucheo que militantes kirchneristas, en su mayoría docentes de SUTEBA, le espetaron a ambos funcionarios.

 

Tres meses después, en plena campaña electoral, en el massista distrito de Tigre sospechan que Vidal más temprano que tarde podría desembarcar nuevamente en ese territorio para encabezar una especie "operativo revancha", mostrarse cerca de los vecinos y apuntalar aún más a sus candidatos locales.

 

En ese partido del norte del Conurbano son conscientes de que el frente 1País que lideran el cacique tigrense Sergio Massa y la paladina anti-corrupción Margarita Stolbizer obtuvo resultados bastante menos alentadores que los que esperaba en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 13 de agosto pasado, y que, en consecuencia, los arquitectos políticos del macrismo han comenzado a oler sangre allí.

 

En el distrito que utilizó como trampolín Massa para lanzarse a competir en las grandes ligas de la política nacional, la precandidata más votada en las PASO fue Gisela Zamora, esposa del intendente local Julio Zamora, aunque superó por escaso margen al galán de telenovelas y jefe de la Unidad de Gestión Integral de la ANSeS de Tigre, Pedro Segundo Cernadas, abanderado del frente Cambiemos en ese partido.

 

Cernadas, que cosechó un millar de votos menos que la mujer del jefe comunal en agosto pasado, se postula como primer candidato a concejal por el macrismo y busca regresar al cuerpo legislativo local después de haber renunciado a su banca para asumir en abril del año pasado en la filial local de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS).

 

Gisela Zamora, por su parte, obtuvo el respaldo de unos cien vecinos más que Massa allí en Tigre, aunque el ex intendente logró imponerse a sus competidores Esteban Bullrich y Cristina Kirchner (Unidad Ciudadana). En este contexto, lo que entusiasma al macrismo es que el precandidato a senador nacional de 1País venció a su colega de Cambiemos por apenas 750 votos.

 

La postulante a diputada de la Nación por el oficialismo Graciela Ocaña, en tanto, le ganó al massista Felipe Solá y en la contienda de precandidatos a senadores bonaerenses 1País también quedó relegado a un segundo puesto en Tigre.

 

Perder el municipio, un riesgo latente
.
El desempeño del massismo en las PASO encendió luces de alerta en el distrito, frente a la posibilidad de que el llamado "voto útil" conspire contra las aspiraciones de 1País de mejorar en octubre su rendimiento de agosto. Un tropiezo en las urnas el mes que viene ubicaría al oficialismo local en zona de riesgo con miras a las elecciones de 2019.

 

El peligro latente de perder el municipio en manos de Cambiemos claramente se incrementaría en el que caso de que la principal fuerza política de Tigre, el massismo, trastabille en agosto y tenga que resignar, por ejemplo, la mayoría de la que disfruta en el Concejo Deliberante local.

 

En este marco, Tigre se ha convertido en el botín político más preciado del macrismo en la zona norte del Conurbano e incluso después de los comicios.

 

Dependiente del resultado lógicamente, los estrategas de la coalición de Gobierno hasta podrían intentar seducir a Zamora para que rompa con Massa y empiece a jugar en filas de Cambiemos con vistas a 2019.

 

"Por ahora Zamora se mantiene firme con Massa, están haciendo campaña juntos y están bien. Pero alguien de Cambiemos ya nos avisó, 'Queremos ganar Tigre con o sin Zamora'. Así que sabemos que se nos van a venir con fuerza", dijo a NA una fuente cercana a la jefatura comunal tigrense.

 

Mientras tanto, el líder de 1País, que si no logra arañar una banca en la Cámara alta en estas elecciones deberá volver al llano a partir del 10 de diciembre próximo, de igual modo que su compañera de aventuras Stolbizer, ya tomó la decisión de cambiar su estrategia de campaña y encarar las semanas que se avecinan con un perfil más "vecinalista".

 

Según pudo averiguar la agencia Noticias Argentinas, el ex funcionario del kirchnerismo contrató a nuevos asesores publicitarios e intentará mostrarse más cerca de los vecinos, sobre todo en su terruño, allí donde una derrota frente a Cambiemos podría resultar devastadora para él, especialmente desde lo simbólico: "Massa perdió hasta en Tigre".

 

Y claramente, si existen dirigentes que saben otorgar a los simbolismos todo el valor que se merecen en política, son los peronistas, como quedó demostrado, por ejemplo y sin ir más lejos en el tiempo, en el reciente homenaje a Antonio Cafiero en el cementerio de San Isidro, donde referentes del PJ, camporistas y kirchneristas se reunieron para recordar los 30 años de su triunfo en la provincia de Buenos Aires frente al radical Juan Manuel "Cachi" Casella en 1987.

 

Una agenda en discusión
.
En ese tributo a Cafiero estuvo Zamora junto a otros massistas, como el legislador bonaerense Sebastián Galmarini. Menuda sorpresa se llevaron al ver que entre los presentes figuraban un puñado de lugartenientes de la agrupación

 

Tanta urticaria les generó a los massistas verlos allí, en especial a Galmarini, que el cuñado del líder del Frente Renovador optó por guardarse en el bolsillo una carta de adhesión que había llevado hasta el cementerio sanisidrense con la intención de leerla en público.

 

Zamora, por su parte, intentó bajarle el volumen a la polémica, aunque es evidente que si el peronismo intenta avanzar después de los comicios de octubre con sus planes de renovación, sobre todo si Cambiemos supera al frente kirchnerista Unidad Ciudadana en la provincia de Buenos Aires, los considerados "mariscales de la derrota de 2015" puertas adentro del Partido Justicialista (PJ) deberán luchar por su supervivencia.

 

De igual modo que el PJ, el macrismo también somete a debate internamente sus estrategias por estas horas, aunque -de acuerdo con algunas encuestas- mejor perfilado que el peronismo con miras a las elecciones de medio término: el "voto útil" en la contienda por ingresar al Senado nacional favorecería a la dupla Bullrich- Gladys González en perjuicio de Massa-Stolbizer y así el oficialismo ganaría la Provincia.

 

En Cambiemos están los que insisten en darle prioridad a las redes sociales para promocionar la campaña y aquellos que piden a gritos más afiches y carteles en las calles, en especial en los distritos en donde los vecinos no suelen tener un vínculo tan estrecho y habitual con la internet.

 

Tras la reciente cumbre de Parque Norte para alinear a la tropa, el oficialismo relanzó su propuesta de "timbreo nacional" como forma de mantenerse en contacto directo con los votantes, aunque a diferencia de las PASO, al Gobierno se le sumó, por más que no quiera, a su agenda proselitista un tema harto sensible y del cual aún no consigue dar respuestas.

 

La desaparición del artesano Santiago Maldonado mantiene en vilo a la sociedad prácticamente en su conjunto y si bien aún no estaría impactando en las mediciones sobre intención de voto -de acuerdo con algunos encuestadores-, se trata de un asunto crucial desde el punto de vista político, con potencial para hacerle perder a Cambiemos el control de su agenda de campaña.

 

(*) - Secretario general de Redacción de Noticias Argentinas; erodriguez@noticiasargentinas.com; @efrodriguez012.
 

Descargate nuestra App!

imagen imagen
imagen imagen
Login