Elecciones de medio tiempo ¿hay que suprimirlas?
Cargando...
publicidad"

Elecciones de medio tiempo ¿hay que suprimirlas?

Por Daniel Gallardo Periodista de El Ciudadano

 

Uno de los aspectos que se agregó al gran debate nacional por el año electoral que vive el país es qué hacer con las PASO en primera instancia, con las legislativas, después. Interrogante y análisis que tiene oportunas reflexiones y muchas malas intenciones. Estas últimas entre los que se contradicen con anteriores posturas, los que sacan rédito de la coyuntura y los que llevan agua a su propio molino electoral. Todas las posturas coinciden en su solo punto, el difícil momento que viven los argentinos. Aunque muy pocas (contadas con dos dedos) tienen esa respetuosa sensatez que merece el golpeado ciudadano.

 

Argentina, como en otras instancias de su historia democrática, no está en un buen momento. Su economía no le da respiro y como consecuencia directa de esto, sus habitantes tienen múltiples inconvenientes que hacen que su vivir sea extremadamente complicado. Ahora bien, ante esta situación surgen interrogantes al respecto del año electoral: “qué se hagan o no las elecciones PASO y legislativas, propiamente dichas ¿solucionan o complican aún más el complejo momento que vive el país?; ¿es necesario que se llevan a cabo las elecciones?; ¿hay que anular las PASO?; ¿por qué se habla de suprimir las elecciones de medio tiempo?; ¿qué significa o qué debería significar para la gente que se vote este año?

 

Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) fueron ideadas para contrarrestar el fraude disfrazado de internas de los partidos políticos. Oscuro asunto donde sucedía (¿sucede?) de todo lo turbio que se pueda imaginar. Desde golpes bajos entre dirigentes, compra de voluntades, compra de candidaturas y de lugares dentro de una boleta; y tener intencionalmente oprimidos en el fondo de los partidos políticos aquellas figuras (mujeres y hombres) con capacidad e inteligencia para ocupar cargos en lo legislativo, ejecutivo y en lo judicial. Las primarias abiertas pretenden terminar con todo lo sucio y los improvisados que con trampa llegaron a lugares que por cero inteligencias, jamás los hubieran alcanzado. Entonces el método primario permite que la ciudadanía, fundamentalmente aquella sin identificación partidaria, sepa cuánto sale y de donde salen los fondos de una campaña. Además que puedan elegir esos dirigentes de cualquier partido que se ganaron la confianza de la gente por sus capacidades. Es fácil saber entonces a quienes no les convienen las PASO y porqué proponen que se las anule, bajo el argumento de los costos de las mismas y el difícil momento que vive el país. A estos, lamentablemente, se agregan cuestionadas maniobras de los partidos políticos para presentar una sola lista bajo el concepto de unidades, que las leyes vigentes amparan y a las cuales se las debería modificar.

 

Las elecciones legislativas o también llamadas de medio tiempo para elegir concejales, diputados provinciales y legisladores de la nación,  se deben concretar de acuerdo a dictámenes constitucionales. Implican fortalecer el sistema democrático con la representatividad del máximo número de ideologías que contienen a la gente. El poder legislativo es la “caja de resonancia” de todo lo que ocurre en el país y en las provincias. Allí se debaten las leyes que fortalecen el sistema de vida e interrelación entre los ciudadanos, tanto en el ámbito de la justicia, como en múltiples problemas irresueltos en la sociedad. Pero también allí es donde la gente concurre a buscar respuestas y amparos que muchas veces no dan los otros dos poderes del estado. Pero eso el poder legislativo es esencial porque se vive y se siente con fuerzas la democracia. El solo pensar en un sistema sin los concejos deliberantes, es privarle al vecino que no pueda participar en el crecimiento de su comunidad y el signo vivir de sus familias. Pero también no tener acceso al contralor de quienes fueron designados democráticamente a administrar los intereses de su municipio.

 

Anular las PASO y la elección legislativa no le quita nada al país, ni le soluciona los problemas por los que atraviesan los ciudadanos. Decir lo contrario es atentar contra el mismo sistema que eligió la ciudadanía para fortalecer la democracia. Es darle la razón a quienes especulan con un “gran problema” que tiene la gente y para producir una conveniente detención de aspectos que limpian al país de cosas non santas que provienen del oscuro riñón de todos los partidos políticos.

 

Los graves problemas que tiene Argentina deben ser solucionados por quienes asumieron la administración de la nación el 10 de diciembre de 2015. El ciudadano del país solo debe concentrarse en saber elegir a esas personas que en los concejos deliberantes, en la legislatura y en el congreso de la nación lo representen en el fortalecimiento de esa democracia que nos envuelve en una nación libre, justa y soberana. Fundamentalmente porque siendo capaces con el sufragio, al país se lo limpió de esas sucias caras que si produjeron grave perjuicio al vivir de ellos, sus nobles habitantes. Entonces, ¡a votar con el ejemplo! Que nadie olvide,  jamás.

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Elecciones de medio tiempo ¿hay que suprimirlas?

 

Uno de los aspectos que se agregó al gran debate nacional por el año electoral que vive el país es qué hacer con las PASO en primera instancia, con las legislativas, después. Interrogante y análisis que tiene oportunas reflexiones y muchas malas intenciones. Estas últimas entre los que se contradicen con anteriores posturas, los que sacan rédito de la coyuntura y los que llevan agua a su propio molino electoral. Todas las posturas coinciden en su solo punto, el difícil momento que viven los argentinos. Aunque muy pocas (contadas con dos dedos) tienen esa respetuosa sensatez que merece el golpeado ciudadano.

 

Argentina, como en otras instancias de su historia democrática, no está en un buen momento. Su economía no le da respiro y como consecuencia directa de esto, sus habitantes tienen múltiples inconvenientes que hacen que su vivir sea extremadamente complicado. Ahora bien, ante esta situación surgen interrogantes al respecto del año electoral: “qué se hagan o no las elecciones PASO y legislativas, propiamente dichas ¿solucionan o complican aún más el complejo momento que vive el país?; ¿es necesario que se llevan a cabo las elecciones?; ¿hay que anular las PASO?; ¿por qué se habla de suprimir las elecciones de medio tiempo?; ¿qué significa o qué debería significar para la gente que se vote este año?

 

Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) fueron ideadas para contrarrestar el fraude disfrazado de internas de los partidos políticos. Oscuro asunto donde sucedía (¿sucede?) de todo lo turbio que se pueda imaginar. Desde golpes bajos entre dirigentes, compra de voluntades, compra de candidaturas y de lugares dentro de una boleta; y tener intencionalmente oprimidos en el fondo de los partidos políticos aquellas figuras (mujeres y hombres) con capacidad e inteligencia para ocupar cargos en lo legislativo, ejecutivo y en lo judicial. Las primarias abiertas pretenden terminar con todo lo sucio y los improvisados que con trampa llegaron a lugares que por cero inteligencias, jamás los hubieran alcanzado. Entonces el método primario permite que la ciudadanía, fundamentalmente aquella sin identificación partidaria, sepa cuánto sale y de donde salen los fondos de una campaña. Además que puedan elegir esos dirigentes de cualquier partido que se ganaron la confianza de la gente por sus capacidades. Es fácil saber entonces a quienes no les convienen las PASO y porqué proponen que se las anule, bajo el argumento de los costos de las mismas y el difícil momento que vive el país. A estos, lamentablemente, se agregan cuestionadas maniobras de los partidos políticos para presentar una sola lista bajo el concepto de unidades, que las leyes vigentes amparan y a las cuales se las debería modificar.

 

Las elecciones legislativas o también llamadas de medio tiempo para elegir concejales, diputados provinciales y legisladores de la nación,  se deben concretar de acuerdo a dictámenes constitucionales. Implican fortalecer el sistema democrático con la representatividad del máximo número de ideologías que contienen a la gente. El poder legislativo es la “caja de resonancia” de todo lo que ocurre en el país y en las provincias. Allí se debaten las leyes que fortalecen el sistema de vida e interrelación entre los ciudadanos, tanto en el ámbito de la justicia, como en múltiples problemas irresueltos en la sociedad. Pero también allí es donde la gente concurre a buscar respuestas y amparos que muchas veces no dan los otros dos poderes del estado. Pero eso el poder legislativo es esencial porque se vive y se siente con fuerzas la democracia. El solo pensar en un sistema sin los concejos deliberantes, es privarle al vecino que no pueda participar en el crecimiento de su comunidad y el signo vivir de sus familias. Pero también no tener acceso al contralor de quienes fueron designados democráticamente a administrar los intereses de su municipio.

 

Anular las PASO y la elección legislativa no le quita nada al país, ni le soluciona los problemas por los que atraviesan los ciudadanos. Decir lo contrario es atentar contra el mismo sistema que eligió la ciudadanía para fortalecer la democracia. Es darle la razón a quienes especulan con un “gran problema” que tiene la gente y para producir una conveniente detención de aspectos que limpian al país de cosas non santas que provienen del oscuro riñón de todos los partidos políticos.

 

Los graves problemas que tiene Argentina deben ser solucionados por quienes asumieron la administración de la nación el 10 de diciembre de 2015. El ciudadano del país solo debe concentrarse en saber elegir a esas personas que en los concejos deliberantes, en la legislatura y en el congreso de la nación lo representen en el fortalecimiento de esa democracia que nos envuelve en una nación libre, justa y soberana. Fundamentalmente porque siendo capaces con el sufragio, al país se lo limpió de esas sucias caras que si produjeron grave perjuicio al vivir de ellos, sus nobles habitantes. Entonces, ¡a votar con el ejemplo! Que nadie olvide,  jamás.

Descargate nuestra App!

imagen imagen
imagen imagen
Login