Trascendieron los detalles de la violación, por hombres drogados, a una salteña
Cargando...
Por Redacción

Trascendieron los detalles de la violación, por hombres drogados, a una salteña

Un caso de violación múltiple a una joven de 19 años conmociona a los vecinos de la localidad de Pichanal.

 

 

La brutal agresión que sufrió la muchacha mezcla una historia de amor que derivó en un drama tras una fiesta “condimentada” con drogas y alcohol.

 

La chica denunció que su novio, cuyas iniciales son S.J.Z., de unos 39 años, la drogó y la entregó a cuatro individuos que abusaron sexualmente de ella, además de golpearla y amenazarla reiteradamente.

 

El sujeto denunciado está detenido y debe declarar ante la Fiscalía Penal. No se informó hasta ayer sobre si ya está caratulada la causa y, en caso de haberse cumplido este trámite, cuál es el delito que se le imputa.

 

Ayer, a última hora, se confirmó que no había nuevos detenidos por la agresión. No obstante, trascendió que no se descarta que la Fiscalía y la Policía puedan dar con los otros participantes del abuso sexual, quienes según la denuncia de la víctima, son todos mayores de edad.

 

De novio a entregador

 

De acuerdo a la denuncia, la chica manifestó que mantenía un noviazgo con el acusado desde hace cuatro meses y que últimamente habían decidido convivir.

 

El martes por la noche la mujer se acostó a dormir con su pareja en la habitación de la casa de él, como lo hacía diariamente. Pasaron unas horas y ella se despertó repentinamente a causa de fuertes ruidos, gritos y música.

 

Por esa razón se levantó de la cama y fue hasta el comedor, desde donde provenían los ruidos.

 

Allí encontró a su pareja con cuatro hombres desconocidos. Pensó que eran sus amigos. Les preguntó qué pasaba por los gritos que podrían molestar a los vecinos, pero estaban drogándose y tomando cerveza.

 

El novio de la joven la obligó a beber un vaso de la bebida. Luego, comenzó a sentirse mal, mareada, por lo que decidió volver a la habitación a recostarse en la cama.

 

Mientras estaba acostada, uno de los supuestos amigos de su pareja irrumpió en el cuarto y le gritó:

 

– “Levantate, levantate. ­Qué mierda tenés!”.

 

La joven aseguró que escuchaba y veía todo lo que pasaba pero no podía reaccionar. Tenía el cuerpo inmovilizado, probablemente producto de lo que sospecha que colocaron en el vaso que la obligaron a beber. En ese momento los otros tres sujetos entraron a la pieza. Uno de ellos, de contextura robusta, se le tiró encima y le propinó dos cachetazos. Ella empezó a gritar para pedir ayuda, pero el individuo la amenazó:

– “Más vale que te callés si no te mato”.

 

– “Callate porque al Seco (el novio de la joven) nosotros le pagamos por esto”, le gritó otro.

 

Tres de los agresores comenzaron a sacarle la ropa, a tocar sus partes íntimas y el cuarto filmaba con un celular.

 

El grupo de individuos sometió a la joven sexualmente.

 

La chica no recuerda durante cuánto tiempo.

 

Luego los abusadores se retiraron del lugar. Ella estalló en llanto y se levantó a higienizarse tomando una ducha, tras lo cual se volvió a acostar.

 

Pasaron varias horas hasta que entró a la habitación su pareja totalmente fuera de control, cerró la puerta con llave y también la sometió sexualmente.

 

Luego la joven llamó por celular a su hermano mayor y le pidió que fuera a buscarla ya que estaba encerrada.

 

Su hermano fue en auxilio y en su camioneta, alrededor de las 19 del miércoles, ambos salieron del lugar.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Trascendieron los detalles de la violación, por hombres drogados, a una salteña

imagen

Un caso de violación múltiple a una joven de 19 años conmociona a los vecinos de la localidad de Pichanal.

 

 

La brutal agresión que sufrió la muchacha mezcla una historia de amor que derivó en un drama tras una fiesta “condimentada” con drogas y alcohol.

 

La chica denunció que su novio, cuyas iniciales son S.J.Z., de unos 39 años, la drogó y la entregó a cuatro individuos que abusaron sexualmente de ella, además de golpearla y amenazarla reiteradamente.

 

El sujeto denunciado está detenido y debe declarar ante la Fiscalía Penal. No se informó hasta ayer sobre si ya está caratulada la causa y, en caso de haberse cumplido este trámite, cuál es el delito que se le imputa.

 

Ayer, a última hora, se confirmó que no había nuevos detenidos por la agresión. No obstante, trascendió que no se descarta que la Fiscalía y la Policía puedan dar con los otros participantes del abuso sexual, quienes según la denuncia de la víctima, son todos mayores de edad.

 

De novio a entregador

 

De acuerdo a la denuncia, la chica manifestó que mantenía un noviazgo con el acusado desde hace cuatro meses y que últimamente habían decidido convivir.

 

El martes por la noche la mujer se acostó a dormir con su pareja en la habitación de la casa de él, como lo hacía diariamente. Pasaron unas horas y ella se despertó repentinamente a causa de fuertes ruidos, gritos y música.

 

Por esa razón se levantó de la cama y fue hasta el comedor, desde donde provenían los ruidos.

 

Allí encontró a su pareja con cuatro hombres desconocidos. Pensó que eran sus amigos. Les preguntó qué pasaba por los gritos que podrían molestar a los vecinos, pero estaban drogándose y tomando cerveza.

 

El novio de la joven la obligó a beber un vaso de la bebida. Luego, comenzó a sentirse mal, mareada, por lo que decidió volver a la habitación a recostarse en la cama.

 

Mientras estaba acostada, uno de los supuestos amigos de su pareja irrumpió en el cuarto y le gritó:

 

– “Levantate, levantate. ­Qué mierda tenés!”.

 

La joven aseguró que escuchaba y veía todo lo que pasaba pero no podía reaccionar. Tenía el cuerpo inmovilizado, probablemente producto de lo que sospecha que colocaron en el vaso que la obligaron a beber. En ese momento los otros tres sujetos entraron a la pieza. Uno de ellos, de contextura robusta, se le tiró encima y le propinó dos cachetazos. Ella empezó a gritar para pedir ayuda, pero el individuo la amenazó:

– “Más vale que te callés si no te mato”.

 

– “Callate porque al Seco (el novio de la joven) nosotros le pagamos por esto”, le gritó otro.

 

Tres de los agresores comenzaron a sacarle la ropa, a tocar sus partes íntimas y el cuarto filmaba con un celular.

 

El grupo de individuos sometió a la joven sexualmente.

 

La chica no recuerda durante cuánto tiempo.

 

Luego los abusadores se retiraron del lugar. Ella estalló en llanto y se levantó a higienizarse tomando una ducha, tras lo cual se volvió a acostar.

 

Pasaron varias horas hasta que entró a la habitación su pareja totalmente fuera de control, cerró la puerta con llave y también la sometió sexualmente.

 

Luego la joven llamó por celular a su hermano mayor y le pidió que fuera a buscarla ya que estaba encerrada.

 

Su hermano fue en auxilio y en su camioneta, alrededor de las 19 del miércoles, ambos salieron del lugar.

Descargate nuestra App!

imagen imagen
imagen imagen
Login