Cargando...
Por Redacción

Nuevo y sospechoso vuelo militar de Malvinas hacia Brasil

Cuando aún no se aquietaron las aguas de tensión política con Brasil por los vuelos a las islas Malvinas, la Argentina detectó ayer otro viaje de una aeronave de la Fuerza Aérea británica que partió de las islas el domingo pasado por la noche rumbo a San Pablo y regresó desde ese mismo destino a las islas del Atlántico Sur el martes último.

 

Según revelaron fuentes calificadas del gobierno, el vuelo del Airbus 330 de la Fuerza Aérea del Reino Unido salió el domingo 12 a las 22:44 de la base militar de Mount Pleasant en las Malvinas, arribó a San Pablo el 13 a las 2:47 y regresó a las islas el 14 a las 23:47.

 

"Sabemos que fue un viaje de abastecimiento militar como todos los otros viajes que se hicieron con antelación desde las islas a Brasil", se limitó a informar un destacado funcionario del gobierno. Hasta este momento la Cancillería de Brasil aún no había recibido queja alguna por parte del gobierno argentino. Fuentes diplomáticas de Brasil dijeron que están averiguando lo ocurrido y se mostraron sorprendidas por la información.

 

Sin embargo, desde el gobierno argentino había un marcado malestar por este nuevo hecho violatorio de los acuerdos del Mercosur que impiden el abastecimiento militar en continente de aeronaves británicas provenientes de las islas Malvinas.

 

Según informó la canciller Susana Malcorra la semana pasada, en 2016 se detectaron al menos seis vuelos de las islas Malvinas a Brasil mientras que en 2015, bajo la administración de Cristina Kirchner, hubo 12 vuelos con esa ruta. Ante las quejas diplomáticas que elevó la Argentina se anunció que Brasil abrió una investigación entre varios órganos militares sobre los vuelos realizados por aviones de la Real Fuerza Aérea de Gran Bretaña entre aeropuertos de Brasil y las Islas Malvinas.

 

La Cancillería argentina instruyó a la embajada comandada por Carlos Magariños la realización de gestiones diplomáticas para transmitir preocupación por esa situación. Además la Argentina recordó el compromiso brasileño de no receptar en sus aeropuertos y puertos, aeronaves o buques británicos de guerra apostados en los archipiélagos bajo disputa, en concordancia con la posición adoptada por Mercosur y Unasur.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Nuevo y sospechoso vuelo militar de Malvinas hacia Brasil

Cuando aún no se aquietaron las aguas de tensión política con Brasil por los vuelos a las islas Malvinas, la Argentina detectó ayer otro viaje de una aeronave de la Fuerza Aérea británica que partió de las islas el domingo pasado por la noche rumbo a San Pablo y regresó desde ese mismo destino a las islas del Atlántico Sur el martes último.

 

Según revelaron fuentes calificadas del gobierno, el vuelo del Airbus 330 de la Fuerza Aérea del Reino Unido salió el domingo 12 a las 22:44 de la base militar de Mount Pleasant en las Malvinas, arribó a San Pablo el 13 a las 2:47 y regresó a las islas el 14 a las 23:47.

 

"Sabemos que fue un viaje de abastecimiento militar como todos los otros viajes que se hicieron con antelación desde las islas a Brasil", se limitó a informar un destacado funcionario del gobierno. Hasta este momento la Cancillería de Brasil aún no había recibido queja alguna por parte del gobierno argentino. Fuentes diplomáticas de Brasil dijeron que están averiguando lo ocurrido y se mostraron sorprendidas por la información.

 

Sin embargo, desde el gobierno argentino había un marcado malestar por este nuevo hecho violatorio de los acuerdos del Mercosur que impiden el abastecimiento militar en continente de aeronaves británicas provenientes de las islas Malvinas.

 

Según informó la canciller Susana Malcorra la semana pasada, en 2016 se detectaron al menos seis vuelos de las islas Malvinas a Brasil mientras que en 2015, bajo la administración de Cristina Kirchner, hubo 12 vuelos con esa ruta. Ante las quejas diplomáticas que elevó la Argentina se anunció que Brasil abrió una investigación entre varios órganos militares sobre los vuelos realizados por aviones de la Real Fuerza Aérea de Gran Bretaña entre aeropuertos de Brasil y las Islas Malvinas.

 

La Cancillería argentina instruyó a la embajada comandada por Carlos Magariños la realización de gestiones diplomáticas para transmitir preocupación por esa situación. Además la Argentina recordó el compromiso brasileño de no receptar en sus aeropuertos y puertos, aeronaves o buques británicos de guerra apostados en los archipiélagos bajo disputa, en concordancia con la posición adoptada por Mercosur y Unasur.

Descargate nuestra App!

imagen imagen
imagen imagen
Login