Pulgas, las indeseables compañeras
Cargando...
Por Sergio Biglieri
publicidad"

Pulgas, las indeseables compañeras

Escuchar su nombre ya nos produce picazón, ya que resulta imposible no asociarla al prurito y rascado de nuestras mascotas. 


Estos diminutos parásitos externos, a menudo pasan desapercibidos ya que se sabe que notamos solo una de cada nueve pulgas que posee nuestro animal y el 90% de ellas están diseminadas en nuestro hogar en diferentes estados evolutivos. 


No se trata de solo una sensación desagradable, sino que producen una marcada incomodidad y pueden afectar la salud de los animales.

 

Conociendo al enemigo

Una de las preguntas más comunes que se hacen muchos propietarios es de dónde salen estos seres y las respuestas son muy simples. En los paseos de perros y gatos o tan solo con la visita de mascotas parasitadas a nuestro hogar resulta suficiente para que nuestros animales se contagien. Una vez sucedido el contagio la pulga de se alimenta de la sangre del perro y gato depositando unos 20 a 40 huevos por día que constituyen un total aproximado de 500 en toda su vida. 


Estos huevos quedan esparcidos en los lugares que habitan los animales, es decir, pisos, zócalos, camas, sillones, cuchas y hendijas del piso. 


Allí se trasforman varias veces para que al cabo de tres a cuatro semanas tengamos en nuestro hogar una nueva generación de pulgas que convertirán a nuestro casa en una fuente invisible y silenciosa productora de pulgas al por mayor. Estos seres posen mecanismos específicos y eficientes de perpetuación ya que si las condiciones ambientales o la presencia de insecticidas o ausencia de mascotas la condicionan y le permiten a los huevos estar en estado de latencia o de suspensión por cerca de cuatro a siete meses esperando las condiciones óptimas para reiniciar su ciclo. En el caso de las adultas pueden estar semanas vivas sin alimentarse hasta que encuentren a sus víctimas.

 

Consecuencias
La consecuencia más evidente es la irritación, enrojecimiento y descamación de la piel que con el rascado intenso se suma más irritación y suele haber depilación y contaminación bacteriana que produce infecciones de piel que se retroalimenta con mas picazón, mas rascado y más daño de los tejidos. 


Existen animales alérgicos a su saliva y estos expresarán los cuadros más severos ya que la irritación y prurito es muy intenso y puede perdurar hasta cuatro semanas después de haber eliminado al parásito dando la sensación de que no los hemos eliminado por completo. Por otro lado las pulgas pueden transportar en su interior un parásito que inclusive es potencialmente peligroso para las personas. 


El perro los contrae con el rascado que hace con sus dientes sobre la piel y cuando ocasionalmente trata a la pulga a la cual la consume, esta libera el parásito del interior contagiando a nuestra mascota.

 

De este curioso e ingenioso mecanismo se vale el parásito denominado Dipylidium caninum para ir pasando de mascota en mascota y cuando el perro defeca lo elimina o lo deposita en los lugares donde descansa ya que muchas veces estos parásitos quedan adheridos a la piel de la cola pudiendo observarse como pequeños granos de arroz. 


La infestación masiva sobre todo en animales enfermos, debilitados o desnutridos puede producir anemia por consumo de sangre. En particular, los felinos no suelen rascarse mucho con las pulgas y por ello son transportadores silenciosos e insospechados de estos pequeños enemigos que llegan al hogar contagiando a todas las mascotas que vivan en él. No obstante, los gatos suelen sufrir enfermedades en la sangre que producen anemia y otras alteraciones que llegan a él a través de las pulgas.

 

Control


Existe una cantidad de recursos para combatir las pulgas pero siempre debe tenerse en cuenta que debemos tratar lo que vemos y también aquello que resulta invisible pero está y de hecho constituirá la fuente inacabable de futuras infestaciones. Hablamos de los huevos y los estadios intermedios que se mantienen en el ambiente .

Sobre el animal


Para cachorros de menos de tres meses, solo es recomendable el uso de algunos aerosoles pulguicidas especialmente elaborados para la edad, ya que los más pequeños son muy susceptibles de intoxicación. Los baños con jabones y champús especiales son apropiados aunque poseen menor capacidad insecticida y se utilizan solo como preventivos y no son pulguicidas eficaces. 


En los gatos, la situación se complica, ya que todo producto aplicado en el pelaje es susceptible de ser lamido por las costumbre de acicalamiento del animal y producir intoxicación fatal, es por ello resultan más cómodas, seguros y eficaces las pipetas que deben colocarse según prescripción veterinaria siguiendo las indicaciones relacionadas a la edad y el peso. En los perros adultos, los talcos y los aerosoles son eficaces pero a los de gran talla resulta dificultoso y oneroso aplicarlos. Hay productos como lociones para diluir y enjuagar al animal como así también las pipetas que se colocan sobre la piel y hasta productos que se administran por vía oral en forma de pastillas palatables que controlan por un tiempo prolongado.

 

Sobre el hogar

Como los huevos, las pupas y larvas son invisibles y constituyen el 80% del volumen de pulgas del ambiente, estas deben controlarse con aspiradora sobre los sitios de deambulación y descanso de la mascota. 


También se debe aplicar aerosoles de control ambiental de manera regular y periódica para matar aquellas que se están desarrollando y no lograron ser aspiradas. Que no se vean no significan que no están y este paso constituye un engranaje fundamental en el mecanismo de control y/o erradicación de pulgas en nuestras mascotas.

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Pulgas, las indeseables compañeras

Escuchar su nombre ya nos produce picazón, ya que resulta imposible no asociarla al prurito y rascado de nuestras mascotas. 


Estos diminutos parásitos externos, a menudo pasan desapercibidos ya que se sabe que notamos solo una de cada nueve pulgas que posee nuestro animal y el 90% de ellas están diseminadas en nuestro hogar en diferentes estados evolutivos. 


No se trata de solo una sensación desagradable, sino que producen una marcada incomodidad y pueden afectar la salud de los animales.

 

Conociendo al enemigo

Una de las preguntas más comunes que se hacen muchos propietarios es de dónde salen estos seres y las respuestas son muy simples. En los paseos de perros y gatos o tan solo con la visita de mascotas parasitadas a nuestro hogar resulta suficiente para que nuestros animales se contagien. Una vez sucedido el contagio la pulga de se alimenta de la sangre del perro y gato depositando unos 20 a 40 huevos por día que constituyen un total aproximado de 500 en toda su vida. 


Estos huevos quedan esparcidos en los lugares que habitan los animales, es decir, pisos, zócalos, camas, sillones, cuchas y hendijas del piso. 


Allí se trasforman varias veces para que al cabo de tres a cuatro semanas tengamos en nuestro hogar una nueva generación de pulgas que convertirán a nuestro casa en una fuente invisible y silenciosa productora de pulgas al por mayor. Estos seres posen mecanismos específicos y eficientes de perpetuación ya que si las condiciones ambientales o la presencia de insecticidas o ausencia de mascotas la condicionan y le permiten a los huevos estar en estado de latencia o de suspensión por cerca de cuatro a siete meses esperando las condiciones óptimas para reiniciar su ciclo. En el caso de las adultas pueden estar semanas vivas sin alimentarse hasta que encuentren a sus víctimas.

 

Consecuencias
La consecuencia más evidente es la irritación, enrojecimiento y descamación de la piel que con el rascado intenso se suma más irritación y suele haber depilación y contaminación bacteriana que produce infecciones de piel que se retroalimenta con mas picazón, mas rascado y más daño de los tejidos. 


Existen animales alérgicos a su saliva y estos expresarán los cuadros más severos ya que la irritación y prurito es muy intenso y puede perdurar hasta cuatro semanas después de haber eliminado al parásito dando la sensación de que no los hemos eliminado por completo. Por otro lado las pulgas pueden transportar en su interior un parásito que inclusive es potencialmente peligroso para las personas. 


El perro los contrae con el rascado que hace con sus dientes sobre la piel y cuando ocasionalmente trata a la pulga a la cual la consume, esta libera el parásito del interior contagiando a nuestra mascota.

 

De este curioso e ingenioso mecanismo se vale el parásito denominado Dipylidium caninum para ir pasando de mascota en mascota y cuando el perro defeca lo elimina o lo deposita en los lugares donde descansa ya que muchas veces estos parásitos quedan adheridos a la piel de la cola pudiendo observarse como pequeños granos de arroz. 


La infestación masiva sobre todo en animales enfermos, debilitados o desnutridos puede producir anemia por consumo de sangre. En particular, los felinos no suelen rascarse mucho con las pulgas y por ello son transportadores silenciosos e insospechados de estos pequeños enemigos que llegan al hogar contagiando a todas las mascotas que vivan en él. No obstante, los gatos suelen sufrir enfermedades en la sangre que producen anemia y otras alteraciones que llegan a él a través de las pulgas.

 

Control


Existe una cantidad de recursos para combatir las pulgas pero siempre debe tenerse en cuenta que debemos tratar lo que vemos y también aquello que resulta invisible pero está y de hecho constituirá la fuente inacabable de futuras infestaciones. Hablamos de los huevos y los estadios intermedios que se mantienen en el ambiente .

Sobre el animal


Para cachorros de menos de tres meses, solo es recomendable el uso de algunos aerosoles pulguicidas especialmente elaborados para la edad, ya que los más pequeños son muy susceptibles de intoxicación. Los baños con jabones y champús especiales son apropiados aunque poseen menor capacidad insecticida y se utilizan solo como preventivos y no son pulguicidas eficaces. 


En los gatos, la situación se complica, ya que todo producto aplicado en el pelaje es susceptible de ser lamido por las costumbre de acicalamiento del animal y producir intoxicación fatal, es por ello resultan más cómodas, seguros y eficaces las pipetas que deben colocarse según prescripción veterinaria siguiendo las indicaciones relacionadas a la edad y el peso. En los perros adultos, los talcos y los aerosoles son eficaces pero a los de gran talla resulta dificultoso y oneroso aplicarlos. Hay productos como lociones para diluir y enjuagar al animal como así también las pipetas que se colocan sobre la piel y hasta productos que se administran por vía oral en forma de pastillas palatables que controlan por un tiempo prolongado.

 

Sobre el hogar

Como los huevos, las pupas y larvas son invisibles y constituyen el 80% del volumen de pulgas del ambiente, estas deben controlarse con aspiradora sobre los sitios de deambulación y descanso de la mascota. 


También se debe aplicar aerosoles de control ambiental de manera regular y periódica para matar aquellas que se están desarrollando y no lograron ser aspiradas. Que no se vean no significan que no están y este paso constituye un engranaje fundamental en el mecanismo de control y/o erradicación de pulgas en nuestras mascotas.

Descargate nuestra App!

imagen imagen
imagen imagen
Login