Cargando...
Por Redacción

No es posible la identificación genética de los estudiantes desaparecidos



La Procuraduría (fiscalía) General de la República de México (PGR), informó este martes que no fue posible realizar un perfil genético a los restos enviados a la Universidad de Innsbruck, Austria, que se presume pertenecen a algunos de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero, el pasado 26 de setiembre.


De acuerdo con la “PGR” los jóvenes, estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, fueron asesinados y sus cuerpos incinerados en un basurero del municipio de Cocula, cercano a Iguala.


Los restos encontrados se enviaron al Instituto de Medicina Forense de Innsbruck para buscar una identificación genética, que no fue posible por el momento. El informe de los científicos que analizaron 16 muestras de hueso concluye que no hubo resultados “prometedores” para la tipificación del ADN.


La “PGR”, sin embargo, informó que se realizará otra prueba con “una tecnología novedosa” llamada Secuencia Masivamente Paralela, que puede resultar útil para realizar una identificación positiva. El método, sin embargo, supone el riesgo de que los restos se consuman sin encontrar la información genética y el procedimiento puede tardar al menos tres meses.


En entrevista con MVS Radio, Vidulfo Rosales que es el abogado de los familiares de las víctimas, dijo que las autoridades no cumplieron el acuerdo de informar primero a los padres de cualquier avance en la investigación.Tampoco se solicitó permiso para realizar la nueva prueba científica a los restos, y arriesgarse a que se pierdan por completo.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

No es posible la identificación genética de los estudiantes desaparecidos

La Procuraduría (fiscalía) General de la República de México (PGR), informó este martes que no fue posible realizar un perfil genético a los restos enviados a la Universidad de Innsbruck, Austria, que se presume pertenecen a algunos de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero, el pasado 26 de setiembre.

De acuerdo con la “PGR” los jóvenes, estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, fueron asesinados y sus cuerpos incinerados en un basurero del municipio de Cocula, cercano a Iguala.

Los restos encontrados se enviaron al Instituto de Medicina Forense de Innsbruck para buscar una identificación genética, que no fue posible por el momento. El informe de los científicos que analizaron 16 muestras de hueso concluye que no hubo resultados “prometedores” para la tipificación del ADN.

La “PGR”, sin embargo, informó que se realizará otra prueba con “una tecnología novedosa” llamada Secuencia Masivamente Paralela, que puede resultar útil para realizar una identificación positiva. El método, sin embargo, supone el riesgo de que los restos se consuman sin encontrar la información genética y el procedimiento puede tardar al menos tres meses.

En entrevista con MVS Radio, Vidulfo Rosales que es el abogado de los familiares de las víctimas, dijo que las autoridades no cumplieron el acuerdo de informar primero a los padres de cualquier avance en la investigación.Tampoco se solicitó permiso para realizar la nueva prueba científica a los restos, y arriesgarse a que se pierdan por completo.

comentarios

imagen imagen
Login