ciudadanodiario.com.ar
No dan el brazo a torcer
Cargando...
Por Redacción

No dan el brazo a torcer



Parece que se vivirán unas vacaciones de invierno distintas en el ámbito político. Antes, por estas épocas era normal un receso por diez días y los políticos en general se tomaban una semanita de descanso. Nada de eso sucede en este momento en la Legislatura; al contrario, todos los celulares están abiertos y se producen contactos de todo tipo.

Este fin de semana, en medio de las varias llamadas entre el oficialismo y el radicalismo, se produjo una suerte de propuesta conciliadora. La responsabilidad vino por parte de los radicales, que acordaron darle una nueva oportunidad a la sanción de la Ley de Presupuesto.

En la calle Alem ofrecieron tratar de consensuar la norma y llegar a una especie de punto intermedio entre las posiciones actuales. “Queremos aprobar un Presupuesto equilibrado, que sea el inicio del diálogo político, y más adelante ver si es necesario algún tipo de endeudamiento”, proponen los radicales.

Pero lamentablemente, el Gobierno no acepta esta iniciativa e insiste en el famoso endeudamiento. La bronca que tienen los oficialistas es mucha, porque saben que esta dilación erosiona a quienes están al mando de la Provincia. Por eso no trepidan en culpar de esta negativa al radicalismo, y más precisamente a Alfredo Cornejo.

Desde todos los ámbitos influyentes en la vida política y empresarial de la provincia, coinciden que es necesario el retorno al diálogo entre oficialismo y oposición. Ambos sectores han tomado cuenta de ello y se han incrementado los llamados para tratar de lograr una solución a este delicado tema que tiene en vilo a toda la sociedad.

Por su parte, el Partido Demócrata salió a terciar y emitió un comunicado en el que invita “a considerar la posibilidad de hincar el diálogo político multisectorial”, en procura de obtener los consensos que permitan la sanción del Presupuesto 2014. “Creemos que Mendoza no se puede dar el lujo de atravesar las agitadas aguas de la actual crisis económica, sin la aprobación de este instrumento fundamental para la administración del estado, el gasto y la inversión pública”, expresaron los gansos.

Además, según algunos analistas, el retraso de la solución a este conflicto no hizo otra cosa que ahondar las diferencias y rencores entre los tres poderes del estado, lo que dificulta el reinicio de la conversación, algo que se torna peligroso y puede tomar intransigentes algunas posturas.

De ahí que el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús, amenace con un posible pedido de juicio político a los miembros de la Corte Suprema de la Provincia Alejandro Pérez Hualde y Jorge Nanclares; además, el oficialismo le solicitará a la Corte una aclaratoria de la medida judicial que impide la aplicación de dos incisos y un artículo de la Ley de Reconducción Presupuestaria.


Esta falta de diálogo produjo por parte del Gobierno una victimización del fallo de la Corte que impide el endeudamiento, y a partir de ahí, empezaron una especie de militancia para convencer a la ciudadanía que se pararán todas las obras públicas. Por esto, no resultó raro ver en cada micrófono que se le pusiera enfrente al presidente del IPV, Omar Parisi, despotricar contra la UCR y la Justicia, a la vez de anunciar que se pararían todas las construcciones de viviendas en la provincia.


Lo mismo hizo el superintendente general de Irrigación, Juan Carlos Álvarez, sembrando pánico entre los agricultores de Lavalle en una reunión desarrollada en Costa de Araujo.

En el ámbito empresario, la Cámara Argentina de la Construcción, la Federación Económica de Mendoza, el Círculo de Constructores de Mendoza y Bodegas Argentinas, entre otras entidades, dejaron trascender que esto se tiene que solucionar únicamente desde el ámbito político.

Fueron cautos al decir que “en realidad el endeudamiento es del 3% o 4% del total del Presupuesto de la provincia, si se aprueba o rechaza no creemos que produzca grandes problemas”, diferenciándose del empresario oficialista Fernando Porreta, quien fue apocalíptico al afirmar: “Si no hay plata (del endeudamiento) se caerán miles de puestos de trabajo”.

Este empresario, al que recientemente se le adjudicó la construcción de la Villa Olímpica Deportiva del Parque General San Martín, por un monto de $400 millones, además de otras obras públicas, aparece para algunos siendo una especie de vocero empresarial de Paco Pérez.

El Gobierno, hoy por hoy, tiene la alternativa intermedia de la UCR, como para salir más o menos airoso de esta difícil situación. La decisión está en sus manos, y en las de esta gestión de Gobierno están todos los mendocinos. Ojalá haya cordura y madurez, para el bien de toda la sociedad.


Roby y su incontinencia verbal

El delfín de Francisco Pérez cada vez se parece más a “un elefante en un bazar”, en su nuevo rol de candidato a gobernador en el 2015. El compadre y amigo de Paco, quien por si fuera poco, cuenta con el apoyo de la esposa del Gobernador, no ahorró críticas y abrió varios frentes, como si el Gobierno tuviera pocos.

Apuntó despiadadamente contra Alejandro Pérez Hualde y Jorge Nanclares, miembros de la Suprema Corte de Justicia, acusándolos de no saber la realidad de la calle.

Además, en su cuenta de Twitter dijo: “¿La Suprema Corte cuenta con las 18 ambulancias que pensábamos adquirir para cada uno de los municipios?”, y continuaba hablándose encima (como decía un dicho español para los que no paran de hablar) en las redes sociales afirmando: “Los muy necios lo único que lograrán conseguir, será una recesión”.

Más tarde le tocó el turno a la UCR y lanzó: “Los radicales inventan”. La furia del exótico y verborrágico ministro también apuntó sus dardos a los sindicalistas de AMPROS y ATE, a quienes acusó de denunciólogos.

Y para finalizar, la semana anterior Roby sembró un dejo de sospecha en los números de la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP) que conduce Alberto Recabarren, quien salió a defender su honorabilidad ante tamaña embestida de su jefe inmediato.

Ante la negativa al endeudamiento, quiso sembrar el pánico involucrando temas sensibles, como suspender la compra de tomógrafos, ecógrafos, remedios e insumos por culpa del ajuste, un verdadero despropósito.

Sin dudas, la vapuleada clase política ya tenía bastante como para que apareciera un personaje como Matías Roby, indescifrable; que cuando tuvo que actuar en el pasado en algo público como es el fútbol demostró toda su violencia, en ese entonces física y ahora verbal.

Son muchos los que dicen que “es necesario rejuvenecer la clase política, pero hay algunas personas que es mejor que se queden en el ámbito privado, para el bien de todos.”


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

No dan el brazo a torcer

Parece que se vivirán unas vacaciones de invierno distintas en el ámbito político. Antes, por estas épocas era normal un receso por diez días y los políticos en general se tomaban una semanita de descanso. Nada de eso sucede en este momento en la Legislatura; al contrario, todos los celulares están abiertos y se producen contactos de todo tipo.
Este fin de semana, en medio de las varias llamadas entre el oficialismo y el radicalismo, se produjo una suerte de propuesta conciliadora. La responsabilidad vino por parte de los radicales, que acordaron darle una nueva oportunidad a la sanción de la Ley de Presupuesto.
En la calle Alem ofrecieron tratar de consensuar la norma y llegar a una especie de punto intermedio entre las posiciones actuales. “Queremos aprobar un Presupuesto equilibrado, que sea el inicio del diálogo político, y más adelante ver si es necesario algún tipo de endeudamiento”, proponen los radicales.
Pero lamentablemente, el Gobierno no acepta esta iniciativa e insiste en el famoso endeudamiento. La bronca que tienen los oficialistas es mucha, porque saben que esta dilación erosiona a quienes están al mando de la Provincia. Por eso no trepidan en culpar de esta negativa al radicalismo, y más precisamente a Alfredo Cornejo.
Desde todos los ámbitos influyentes en la vida política y empresarial de la provincia, coinciden que es necesario el retorno al diálogo entre oficialismo y oposición. Ambos sectores han tomado cuenta de ello y se han incrementado los llamados para tratar de lograr una solución a este delicado tema que tiene en vilo a toda la sociedad.
Por su parte, el Partido Demócrata salió a terciar y emitió un comunicado en el que invita “a considerar la posibilidad de hincar el diálogo político multisectorial”, en procura de obtener los consensos que permitan la sanción del Presupuesto 2014. “Creemos que Mendoza no se puede dar el lujo de atravesar las agitadas aguas de la actual crisis económica, sin la aprobación de este instrumento fundamental para la administración del estado, el gasto y la inversión pública”, expresaron los gansos.
Además, según algunos analistas, el retraso de la solución a este conflicto no hizo otra cosa que ahondar las diferencias y rencores entre los tres poderes del estado, lo que dificulta el reinicio de la conversación, algo que se torna peligroso y puede tomar intransigentes algunas posturas.
De ahí que el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús, amenace con un posible pedido de juicio político a los miembros de la Corte Suprema de la Provincia Alejandro Pérez Hualde y Jorge Nanclares; además, el oficialismo le solicitará a la Corte una aclaratoria de la medida judicial que impide la aplicación de dos incisos y un artículo de la Ley de Reconducción Presupuestaria.

Esta falta de diálogo produjo por parte del Gobierno una victimización del fallo de la Corte que impide el endeudamiento, y a partir de ahí, empezaron una especie de militancia para convencer a la ciudadanía que se pararán todas las obras públicas. Por esto, no resultó raro ver en cada micrófono que se le pusiera enfrente al presidente del IPV, Omar Parisi, despotricar contra la UCR y la Justicia, a la vez de anunciar que se pararían todas las construcciones de viviendas en la provincia.

Lo mismo hizo el superintendente general de Irrigación, Juan Carlos Álvarez, sembrando pánico entre los agricultores de Lavalle en una reunión desarrollada en Costa de Araujo.
En el ámbito empresario, la Cámara Argentina de la Construcción, la Federación Económica de Mendoza, el Círculo de Constructores de Mendoza y Bodegas Argentinas, entre otras entidades, dejaron trascender que esto se tiene que solucionar únicamente desde el ámbito político.
Fueron cautos al decir que “en realidad el endeudamiento es del 3% o 4% del total del Presupuesto de la provincia, si se aprueba o rechaza no creemos que produzca grandes problemas”, diferenciándose del empresario oficialista Fernando Porreta, quien fue apocalíptico al afirmar: “Si no hay plata (del endeudamiento) se caerán miles de puestos de trabajo”.
Este empresario, al que recientemente se le adjudicó la construcción de la Villa Olímpica Deportiva del Parque General San Martín, por un monto de $400 millones, además de otras obras públicas, aparece para algunos siendo una especie de vocero empresarial de Paco Pérez.
El Gobierno, hoy por hoy, tiene la alternativa intermedia de la UCR, como para salir más o menos airoso de esta difícil situación. La decisión está en sus manos, y en las de esta gestión de Gobierno están todos los mendocinos. Ojalá haya cordura y madurez, para el bien de toda la sociedad.

Roby y su incontinencia verbal
El delfín de Francisco Pérez cada vez se parece más a “un elefante en un bazar”, en su nuevo rol de candidato a gobernador en el 2015. El compadre y amigo de Paco, quien por si fuera poco, cuenta con el apoyo de la esposa del Gobernador, no ahorró críticas y abrió varios frentes, como si el Gobierno tuviera pocos.
Apuntó despiadadamente contra Alejandro Pérez Hualde y Jorge Nanclares, miembros de la Suprema Corte de Justicia, acusándolos de no saber la realidad de la calle.
Además, en su cuenta de Twitter dijo: “¿La Suprema Corte cuenta con las 18 ambulancias que pensábamos adquirir para cada uno de los municipios?”, y continuaba hablándose encima (como decía un dicho español para los que no paran de hablar) en las redes sociales afirmando: “Los muy necios lo único que lograrán conseguir, será una recesión”.
Más tarde le tocó el turno a la UCR y lanzó: “Los radicales inventan”. La furia del exótico y verborrágico ministro también apuntó sus dardos a los sindicalistas de AMPROS y ATE, a quienes acusó de denunciólogos.
Y para finalizar, la semana anterior Roby sembró un dejo de sospecha en los números de la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP) que conduce Alberto Recabarren, quien salió a defender su honorabilidad ante tamaña embestida de su jefe inmediato.
Ante la negativa al endeudamiento, quiso sembrar el pánico involucrando temas sensibles, como suspender la compra de tomógrafos, ecógrafos, remedios e insumos por culpa del ajuste, un verdadero despropósito.
Sin dudas, la vapuleada clase política ya tenía bastante como para que apareciera un personaje como Matías Roby, indescifrable; que cuando tuvo que actuar en el pasado en algo público como es el fútbol demostró toda su violencia, en ese entonces física y ahora verbal.
Son muchos los que dicen que “es necesario rejuvenecer la clase política, pero hay algunas personas que es mejor que se queden en el ámbito privado, para el bien de todos.”

comentarios

Login