ciudadanodiario.com.ar
Nisman había asegurado: “Con esto me juego la vida”
Cargando...
Por Redacción

Nisman había asegurado: “Con esto me juego la vida”



El fiscal especial para el esclarecimiento de la causa AMIA, Alberto Nisman, fue encontrado muerto el domingo a la noche por su madre, en su domicilio de Puerto Madero. Su cuerpo fue hallado sin vida en el baño de su vivienda. En su escritorio estaban los papeles de la investigación que encaró el fiscal en la que hacía referencia a un plan para encubrir a los acusados del peor acto terrorista de la historia de la Argentina.


Sobre esos papeles Nisman había trabajado todo el sábado. Conocía al detalle la denuncia que preparó durante dos años, pero no quería que el azar fuera a desperdiciar la oportunidad que tenía de contar ante el Congreso lo que él había oído en cientos de escuchas telefónicas.


“Estoy tapado de trabajo, ordenando papeles. No sabés lo que es esto. Todavía no sé si son preguntas o tengo que exponer primero”, repetía cada vez que lo interrumpían el sábado. “No quiero que se arme un show de esto. No quiero que el martes la tapa de los diarios sea que la exposición fue un escándalo, sino que sea lo que tengo para contar, que es muchísimo”. El fiscal temía que su exposición se viera “embarrada” por alguna jugada extraña. Transmitía nervios e impaciencia. Quería que fuera lunes.


Nisman estaba nervioso. Pero vivía nervioso. Era consciente del impacto que tendría su presentación. “Con esto me juego la vida”, repetía a sus colaboradores. “Tengo todo probado. El pacto con Irán es la consecuencia del plan para asegurarle impunidad de los acusados”. Sabía también lo que le esperaba. “Van a venir por mí”, repetía a quien lo escuchara. “Van a decir cualquier cosa”. También comentaba al pasar que estaba amenazado. “Hacé la denuncia”, se le recomendó. No quiso. Decía que primero debía hablarlo con su ex mujer -en Europa con sus hijas- y que no quería que vivieran una pesadilla con custodia permanente hasta para ir al colegio.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Nisman había asegurado: “Con esto me juego la vida”

El fiscal especial para el esclarecimiento de la causa AMIA, Alberto Nisman, fue encontrado muerto el domingo a la noche por su madre, en su domicilio de Puerto Madero. Su cuerpo fue hallado sin vida en el baño de su vivienda. En su escritorio estaban los papeles de la investigación que encaró el fiscal en la que hacía referencia a un plan para encubrir a los acusados del peor acto terrorista de la historia de la Argentina.

Sobre esos papeles Nisman había trabajado todo el sábado. Conocía al detalle la denuncia que preparó durante dos años, pero no quería que el azar fuera a desperdiciar la oportunidad que tenía de contar ante el Congreso lo que él había oído en cientos de escuchas telefónicas.

“Estoy tapado de trabajo, ordenando papeles. No sabés lo que es esto. Todavía no sé si son preguntas o tengo que exponer primero”, repetía cada vez que lo interrumpían el sábado. “No quiero que se arme un show de esto. No quiero que el martes la tapa de los diarios sea que la exposición fue un escándalo, sino que sea lo que tengo para contar, que es muchísimo”. El fiscal temía que su exposición se viera “embarrada” por alguna jugada extraña. Transmitía nervios e impaciencia. Quería que fuera lunes.

Nisman estaba nervioso. Pero vivía nervioso. Era consciente del impacto que tendría su presentación. “Con esto me juego la vida”, repetía a sus colaboradores. “Tengo todo probado. El pacto con Irán es la consecuencia del plan para asegurarle impunidad de los acusados”. Sabía también lo que le esperaba. “Van a venir por mí”, repetía a quien lo escuchara. “Van a decir cualquier cosa”. También comentaba al pasar que estaba amenazado. “Hacé la denuncia”, se le recomendó. No quiso. Decía que primero debía hablarlo con su ex mujer -en Europa con sus hijas- y que no quería que vivieran una pesadilla con custodia permanente hasta para ir al colegio.

comentarios

Login