ciudadanodiario.com.ar
Ninguna niña nace para puta
Cargando...
Por Redacción

Ninguna niña nace para puta



Hace años que el gran capital viene trabajando para instalar el debate sobre la regulación de la prostitución en nuestro país, donde la prostitución es legal pero el proxenetismo y los burdeles son ilegales.


Desde 1998 el Banco Mundial trajo a nuestro país un proyecto millonario para la CTA de “sindicalizar la prostitución”. Hace pocos días Amnistía Internacional con representación de 700 países se pronunció por la “despenalización de todos los aspectos del comercio sexual consentido”, para ellos esto colaboraría con terminar con esta actividad histórica.


También votaron por combatir la prostitución infantil, y toda prostitución “forzada”… la lógica de la votación encuentra sus límites ya que ahora mismo en TEL AVIV más de 600 personas se manifiestan frente a un burdel donde una prostituta se ahorcó luego de “trabajar” jornadas de 12 horas atendiendo a 30 clientes, a las tres horas de este suicidio el burdel siguió trabajando…


¿Existe el consentimiento?


No existe consentimiento en la prostitución, es una relación de subordinación brutal donde la base de su existencia es la pobreza y la desigualdad.


Últimamente podemos ver en nuestra provincia como ha crecido la prostitución en las calles, muchísimas adolescentes, mujeres con sus bebes en cochecitos y mujeres migrantes, también hombres y travestis, se vuelcan a las calles y se someten a todo tipo de peligros desde temprano para hacerle frente a la miseria. No es casual que este incremento se de en momentos donde hay un ajuste en marcha en el país que ataca las condiciones de vida de millones.


La prostitución puertas adentro tampoco implica una autonomía de la mujer sobre el propio cuerpo, sino ¿cómo negocia el precio con el prostitúyente, cómo evitan las prácticas sexuales no deseadas, como se negocia el uso del preservativo, cómo evita el uso de alcohol y drogas para mantener la euforia que la “empodera”?. En un sistema capitalista donde la base de todas las relaciones sociales descansa en la explotación del hombre por el hombre, el empoderamiento argumentado por quienes defienden la sindicalización de los trabajadores sexuales es una fachada para encuadrar en un marco legal a las redes mafiosas que se benefician del negocio de la prostitución sometiendo a miles de mujeres en situación de vulnerabilidad.

El ESTADO es el primer proxeneta


El gobierno kirchnerista que se jacta de haber recuperado a más de 600 mujeres en situación de trata,  no ha disuelto una sola red en el país, pero qué vamos a esperar si su propia concejala de la Ciudad de Buenos Aires ha sido acusada de manejar una red de prostíbulos. Casos similares sobran como muestra.


Los que eliminaron el rubro 69 ahora impulsan en nombre del “empoderamiento” de las putas el reconocimiento de derechos sindicales! para incluirlas en la sociedad y blanquear su labor, las quieren convertir en monotributistas que tributen para un Estado proxeneta.


Quienes se han puesto a la cabeza de esta tarea de sindicalización son viejas prostitutas retiradas que recibieron un dineral del Banco Mundial para la CTA (como lo denuncia Sonia Sánchez ex activista de la CTA), y ahora desde la comodidad se han convertido en fiolas de las nuevas generaciones que salen a prostituirse. Incluso la ex secretaria general de AMMAR fue imputada por regentear una red de prostíbulos donde  prostituían a niñas y mujeres de la provincia de Bs. As. usando las credenciales de la organización para darle un marco legal.


La primera ley contra la trata de blancas y la prostitución infantil fue obra del primer diputado socialista de Argentina, Alfredo Palacios en 1913. Argentina ha rechazado la prostitución también a través de la Ley de Profilaxis de 1936 y la Ley Nacional de Trata de Personas modificada en los últimos años a raíz del caso Marita Verón.


En nuestra provincia, la Diputada Saponara del FPV presentó proyecto para regularizar la prostitución, acompañada de AMMAR Mendoza.


No aceptamos que la prostitución se naturalice como una opción laboral para las niñas de nuestra clase trabajadora, es una imposición del gran capital y sus ajustadores donde el Estado se convierte en el primer proxeneta.


La salida no puede venir desde el Estado, la organización socialista e independiente de las mujeres y del movimiento LGBTI es necesaria para luchar por una salida integral a la prostitución a través de arrancarle al Estado capitalista las condiciones mínimas de trabajo, vivienda y una perspectiva de futuro.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Ninguna niña nace para puta

Hace años que el gran capital viene trabajando para instalar el debate sobre la regulación de la prostitución en nuestro país, donde la prostitución es legal pero el proxenetismo y los burdeles son ilegales.

Desde 1998 el Banco Mundial trajo a nuestro país un proyecto millonario para la CTA de “sindicalizar la prostitución”. Hace pocos días Amnistía Internacional con representación de 700 países se pronunció por la “despenalización de todos los aspectos del comercio sexual consentido”, para ellos esto colaboraría con terminar con esta actividad histórica.

También votaron por combatir la prostitución infantil, y toda prostitución “forzada”… la lógica de la votación encuentra sus límites ya que ahora mismo en TEL AVIV más de 600 personas se manifiestan frente a un burdel donde una prostituta se ahorcó luego de “trabajar” jornadas de 12 horas atendiendo a 30 clientes, a las tres horas de este suicidio el burdel siguió trabajando…

¿Existe el consentimiento?

No existe consentimiento en la prostitución, es una relación de subordinación brutal donde la base de su existencia es la pobreza y la desigualdad.

Últimamente podemos ver en nuestra provincia como ha crecido la prostitución en las calles, muchísimas adolescentes, mujeres con sus bebes en cochecitos y mujeres migrantes, también hombres y travestis, se vuelcan a las calles y se someten a todo tipo de peligros desde temprano para hacerle frente a la miseria. No es casual que este incremento se de en momentos donde hay un ajuste en marcha en el país que ataca las condiciones de vida de millones.

La prostitución puertas adentro tampoco implica una autonomía de la mujer sobre el propio cuerpo, sino ¿cómo negocia el precio con el prostitúyente, cómo evitan las prácticas sexuales no deseadas, como se negocia el uso del preservativo, cómo evita el uso de alcohol y drogas para mantener la euforia que la “empodera”?. En un sistema capitalista donde la base de todas las relaciones sociales descansa en la explotación del hombre por el hombre, el empoderamiento argumentado por quienes defienden la sindicalización de los trabajadores sexuales es una fachada para encuadrar en un marco legal a las redes mafiosas que se benefician del negocio de la prostitución sometiendo a miles de mujeres en situación de vulnerabilidad.

El ESTADO es el primer proxeneta

El gobierno kirchnerista que se jacta de haber recuperado a más de 600 mujeres en situación de trata,  no ha disuelto una sola red en el país, pero qué vamos a esperar si su propia concejala de la Ciudad de Buenos Aires ha sido acusada de manejar una red de prostíbulos. Casos similares sobran como muestra.

Los que eliminaron el rubro 69 ahora impulsan en nombre del “empoderamiento” de las putas el reconocimiento de derechos sindicales! para incluirlas en la sociedad y blanquear su labor, las quieren convertir en monotributistas que tributen para un Estado proxeneta.

Quienes se han puesto a la cabeza de esta tarea de sindicalización son viejas prostitutas retiradas que recibieron un dineral del Banco Mundial para la CTA (como lo denuncia Sonia Sánchez ex activista de la CTA), y ahora desde la comodidad se han convertido en fiolas de las nuevas generaciones que salen a prostituirse. Incluso la ex secretaria general de AMMAR fue imputada por regentear una red de prostíbulos donde  prostituían a niñas y mujeres de la provincia de Bs. As. usando las credenciales de la organización para darle un marco legal.

La primera ley contra la trata de blancas y la prostitución infantil fue obra del primer diputado socialista de Argentina, Alfredo Palacios en 1913. Argentina ha rechazado la prostitución también a través de la Ley de Profilaxis de 1936 y la Ley Nacional de Trata de Personas modificada en los últimos años a raíz del caso Marita Verón.

En nuestra provincia, la Diputada Saponara del FPV presentó proyecto para regularizar la prostitución, acompañada de AMMAR Mendoza.

No aceptamos que la prostitución se naturalice como una opción laboral para las niñas de nuestra clase trabajadora, es una imposición del gran capital y sus ajustadores donde el Estado se convierte en el primer proxeneta.

La salida no puede venir desde el Estado, la organización socialista e independiente de las mujeres y del movimiento LGBTI es necesaria para luchar por una salida integral a la prostitución a través de arrancarle al Estado capitalista las condiciones mínimas de trabajo, vivienda y una perspectiva de futuro.

comentarios

Login