Navidad saladita: una familia mendocina necesita $1.000 para festejar
Cargando...
Por Redacción

Navidad saladita: una familia mendocina necesita $1.000 para festejar



Como era de esperarse, la mesa navideña presenta este año aumentos sensiblemente superiores a los índices de inflación. Según pudo comprobar este diario a través de una recorrida por pequeños, medianos y grandes comercios, las comidas y bebidas sufrirán aumentos de hasta un 30% respecto de las Fiestas en 2015.


Para hacerle frente al incremento –a todas luces especulativo– aplicado por los proveedores de materias primas, los comerciantes no tuvieron otra alternativa que demorar el anuncio de los precios que, finalmente, llegaron con subas injustificadas.


Por ejemplo, el valor de la carne se mostró a la baja después de seis meses de subas, pero para las Fiestas la tendencia mágicamente se revirtió y aumentó por el incremento de la demanda, atado esto a la buena circulación de efectivo en la calle.


La solución: compre artesanal


Para eludir los altos precios de este año, defensorías de los consumidores recomiendan hacer las compras en mercados cooperativos y cocinar en casa, o bien comprar alimentos de temporada en comercios pequeños, donde los aumentos no son tan elevados como en los supermercados.


Al respecto, la titular de Defensa del Consumidor, Mónica Nofal, aseguró: “En realidad la gente nos ha preguntado mucho por la canasta navideña y pensamos que hemos impuesto el slogan de un consumo responsable. Esto significa que tiene varias aristas, y una de ellas es comer sano. Si nos ponemos a ver todo lo que contiene la canasta, no es para la Argentina, porque tenemos temperaturas muy altas y esas comidas son para los países del norte. Tenemos que comer verduras, frutas, otros postres, como helados y budines”.


En tanto, la Dirección de Economía Social presentó una lista de precios en internet en la que aparecen varios artesanos y emprendedores locales que ofrecen sus productos. “Hay que entrar a la página www.economiasocialmendoza.gob.ar, y si no buscar Economía Social del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes. Ahí aparece todo: cómo decorar, regalos, juguetes…”, explicó Nofal, y agregó: “Las recomendaciones que doy son: buscar precios, planificar en la comida y en los regalos, porque en la planificación se puede poner con la familia, y ver qué va a llevar cada uno, para no repetir el plato. Porque cuando hablamos de consumo responsable nos referimos a comer saludable y no comer ni beber en exceso”, comentó la funcionaria.


Simulación: $1.000 por fiesta


Una familia mendocina de cuatro personas que compre productos hechos gastará –si los precios no vuelven subir en los próximos días– alrededor de $1.000 en un menú estándar, que incluye carne, champagne, postre, bebidas, pan dulce y productos navideños (ver cuadro aparte). Si se reemplaza la carne vacuna por un producto elaborado a base de pollo, como por ejemplo un arrollado, el precio de ese menú baja a $800.


Los celíacos pagarán fortunas


La canasta navideña apta para celíacos (compuesta por garrapiñada de maní, pan dulce, budín, maní con chocolate, sidra, turrón de maní y helado, todos libres de gluten) costará hasta un 75% más que la canasta estándar para personas sanas.


Por otro lado, además de pagar más, los celíacos también tendrán menos variedad y consecuentemente menos chances de buscar precios. Por ejemplo, un paquete de garrapiñadas de maní para ellos cuesta entre $25 y $35, cuando el programa de Precios Cuidados contempla $10 para el mismo producto común. En ese sentido, los productos libres de gluten son mucho más caros que los relevados en la canasta navideña económica estándar.


Por ejemplo la garrapiñada de maní apta para celíacos se encontró en el mercado un 178,8% más cara, mientras que en el caso del turrón de maní es 35% más caro que el común de la marca económica, que cuesta $10,80.


Si bien cada vez más marcas implementan líneas de productos aptos para celíacos, se constataron numerosos faltantes de estos productos específicos.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Navidad saladita: una familia mendocina necesita $1.000 para festejar

Como era de esperarse, la mesa navideña presenta este año aumentos sensiblemente superiores a los índices de inflación. Según pudo comprobar este diario a través de una recorrida por pequeños, medianos y grandes comercios, las comidas y bebidas sufrirán aumentos de hasta un 30% respecto de las Fiestas en 2015.

Para hacerle frente al incremento –a todas luces especulativo– aplicado por los proveedores de materias primas, los comerciantes no tuvieron otra alternativa que demorar el anuncio de los precios que, finalmente, llegaron con subas injustificadas.

Por ejemplo, el valor de la carne se mostró a la baja después de seis meses de subas, pero para las Fiestas la tendencia mágicamente se revirtió y aumentó por el incremento de la demanda, atado esto a la buena circulación de efectivo en la calle.

La solución: compre artesanal

Para eludir los altos precios de este año, defensorías de los consumidores recomiendan hacer las compras en mercados cooperativos y cocinar en casa, o bien comprar alimentos de temporada en comercios pequeños, donde los aumentos no son tan elevados como en los supermercados.

Al respecto, la titular de Defensa del Consumidor, Mónica Nofal, aseguró: “En realidad la gente nos ha preguntado mucho por la canasta navideña y pensamos que hemos impuesto el slogan de un consumo responsable. Esto significa que tiene varias aristas, y una de ellas es comer sano. Si nos ponemos a ver todo lo que contiene la canasta, no es para la Argentina, porque tenemos temperaturas muy altas y esas comidas son para los países del norte. Tenemos que comer verduras, frutas, otros postres, como helados y budines”.

En tanto, la Dirección de Economía Social presentó una lista de precios en internet en la que aparecen varios artesanos y emprendedores locales que ofrecen sus productos. “Hay que entrar a la página www.economiasocialmendoza.gob.ar, y si no buscar Economía Social del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes. Ahí aparece todo: cómo decorar, regalos, juguetes…”, explicó Nofal, y agregó: “Las recomendaciones que doy son: buscar precios, planificar en la comida y en los regalos, porque en la planificación se puede poner con la familia, y ver qué va a llevar cada uno, para no repetir el plato. Porque cuando hablamos de consumo responsable nos referimos a comer saludable y no comer ni beber en exceso”, comentó la funcionaria.

Simulación: $1.000 por fiesta

Una familia mendocina de cuatro personas que compre productos hechos gastará –si los precios no vuelven subir en los próximos días– alrededor de $1.000 en un menú estándar, que incluye carne, champagne, postre, bebidas, pan dulce y productos navideños (ver cuadro aparte). Si se reemplaza la carne vacuna por un producto elaborado a base de pollo, como por ejemplo un arrollado, el precio de ese menú baja a $800.

Los celíacos pagarán fortunas

La canasta navideña apta para celíacos (compuesta por garrapiñada de maní, pan dulce, budín, maní con chocolate, sidra, turrón de maní y helado, todos libres de gluten) costará hasta un 75% más que la canasta estándar para personas sanas.

Por otro lado, además de pagar más, los celíacos también tendrán menos variedad y consecuentemente menos chances de buscar precios. Por ejemplo, un paquete de garrapiñadas de maní para ellos cuesta entre $25 y $35, cuando el programa de Precios Cuidados contempla $10 para el mismo producto común. En ese sentido, los productos libres de gluten son mucho más caros que los relevados en la canasta navideña económica estándar.

Por ejemplo la garrapiñada de maní apta para celíacos se encontró en el mercado un 178,8% más cara, mientras que en el caso del turrón de maní es 35% más caro que el común de la marca económica, que cuesta $10,80.

Si bien cada vez más marcas implementan líneas de productos aptos para celíacos, se constataron numerosos faltantes de estos productos específicos.

comentarios

Login