Cargando...
Por Redacción

Murió en los brazos de los policías



Un verdadero misterio es lo que ocurrió en el templo mormón ubicado en Cangallo al 3600, en el departamento de Guaymallén. Allí, pocos minutos después de la medianoche, y ante un llamado al 911, la policía se encontró con un hombre de unos 29 años que había ingresado a la fuerza al sitio. Pero eso no es todo. Lo curioso es las características en las que fue encontrado. Y el desenlace final.


Ocurre que el hombre se encontraba en total estado de alteración, con un destornillador en la mano y marcados cortes en su rostro. Hubo que retenerlo entre cuatro efectivos policiales para poder calmarlo. Y al momento de colocarle las esposas, el hombre repentinamente murió. Esto fue constatado por el médico que venía en una ambulancia que los policías llamaron, ante la difícil situación en la que el muchacho se encontraba.


Para poder ingresar, según pudo constatarse, el muchacho había roto un vidrio de grandes dimensiones, ubicado en la puerta de entrada. Había llegado en un Renault 12. Las investigaciones se inclinan ahora a averiguar los datos filiatorios de la víctima, y también saber por qué estaba tan alterado. Y lo más curioso o importante: qué hacía dentro de un templo mormón a esa hora de la noche.


Hasta contar con alguna respuesta, el cuerpo del joven fue trasladado al Cuerpo Médico Forense.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Murió en los brazos de los policías

Un verdadero misterio es lo que ocurrió en el templo mormón ubicado en Cangallo al 3600, en el departamento de Guaymallén. Allí, pocos minutos después de la medianoche, y ante un llamado al 911, la policía se encontró con un hombre de unos 29 años que había ingresado a la fuerza al sitio. Pero eso no es todo. Lo curioso es las características en las que fue encontrado. Y el desenlace final.

Ocurre que el hombre se encontraba en total estado de alteración, con un destornillador en la mano y marcados cortes en su rostro. Hubo que retenerlo entre cuatro efectivos policiales para poder calmarlo. Y al momento de colocarle las esposas, el hombre repentinamente murió. Esto fue constatado por el médico que venía en una ambulancia que los policías llamaron, ante la difícil situación en la que el muchacho se encontraba.

Para poder ingresar, según pudo constatarse, el muchacho había roto un vidrio de grandes dimensiones, ubicado en la puerta de entrada. Había llegado en un Renault 12. Las investigaciones se inclinan ahora a averiguar los datos filiatorios de la víctima, y también saber por qué estaba tan alterado. Y lo más curioso o importante: qué hacía dentro de un templo mormón a esa hora de la noche.

Hasta contar con alguna respuesta, el cuerpo del joven fue trasladado al Cuerpo Médico Forense.

comentarios

imagen imagen
Login