ciudadanodiario.com.ar
Muerte en las calles sin ley
Cargando...
Por Redacción

Muerte en las calles sin ley



La ONG Voluntarios en Red dio a conocer datos estadísticos de accidentología vial y crímenes, cuyo origen es la violencia social, correspondientes al primer semestre de 2015.


En el caso de los asesinatos como en los accidentes ocurridos en la vía pública, lo que más debe preocupar a todos los niveles –sociedad, autoridades de Gobierno y organizaciones– es que, según marcan las cifras, la cantidad de episodios que provocaron muertes durante el primer semestre del año, aumentó respecto del informe presentado en diciembre, correspondiente al segundo semestre de 2014.


Pero un detalle que también debe inquietar es que los datos que difunde Voluntarios en Red son recopilados de los medios gráficos y digitales de la provincia de Mendoza, en los cuales no se contempla la cantidad de fallecidos en los hospitales durante los 30 días posteriores a los hechos, lo que supone un número aún mayor de muertos que nunca aparecen en los diarios, ya que no perecieron en el acto.


Cada vez más jóvenes


Según el informe mencionado, de las 78 muertes en contexto de violencia social, el 57% de las víctimas tenían entre 15 y 30 años.


“Es un tema muy preocupante. Uno ve cómo va creciendo la cantidad de jóvenes víctimas de asesinatos cruentos. Creo que tenemos que pensar en qué estamos fallando para que estos chicos terminen así”, expresó Hugo Fiorens, titular de Voluntarios en Red.


Fiorens también señaló que estas muertes se producen en su mayoría en los departamentos que conforman el Gran Mendoza, especialmente, en barrios como La Favorita, en Ciudad; Espejo, en Las Heras, o en el Campo Pappa, en Godoy Cruz.


“La mayor parte de estos asesinatos se producen en zonas urbano-marginales y creo que los principales causantes son la venta de drogas y, como siempre, la guerra entre bandas barriales”, comentó el especialista al ser consultado por El Ciudadano.


De esta forma, la mayor parte de los desaparecidos a temprana edad, según el psicólogo social Joaquín Barros, “fueron personas que no tuvieron una asistencia regular a la escuela o que protagonizaron durante su vida episodios de robo violento por necesidad, para poder comer, o porque están atados a una adicción. Por otra parte, el déficit alimentario juega un papel muy importante en estas vidas que no alcanzan a desarrollarse y además viven en atmósferas agresivas. Se trata de chicos que le han perdido el miedo a la muerte, la han naturalizado”.


Una triste conclusión que debe llamar la atención para que se revierta la situación, que por ahora parece formar parte de la vida diaria sin solución de continuidad.


Desigualdad que mata


La desigualdad es el factor que más se correlaciona con la violencia social. Así lo evidencian más de cincuenta estudios internacionales compilados por el sociólogo mendocino Pablo Fanjnzylber, quien asegura que  “la desigualdad vuelve mucho más probable la violencia social, aunque sólo se trate de una relación probabilística vinculada con otras variables que también inciden, pero en menor proporción”.


“De otra manera, se podría cometer el error de afirmar que todos los pobres son delincuentes. La desigualdad no genera por sí sola el delito, pero acentúa sus condiciones de posibilidad mediante el debilitamiento familiar, la pérdida de lazos comunitarios y el atractivo de un camino trasgresor para acceder a los bienes que la sociedad promueve pero escatima”, comentó Fanjnzylber en el marco de las X Jornadas Nacionales contra la Violencia Social realizadas a principio de año en nuestra provincia.


El profesional destacó que ese “es el factor que más se correlaciona con la inseguridad porque las sociedades que se pretenden democráticas plantean, en lo formal, las mismas metas para todos, pero en la práctica sólo algunos las pueden alcanzar. Una verdadera obsesión en los asaltos violentos es el robo de zapatillas de marca que cuestan entre un tercio y un cincuenta por ciento del salario mínimo. Es decir, no se trata simplemente de arrebatar un par de zapatillas, sino de robar una porción de prestigio social”.


Accidentolgía vial


Año 2013: en el primer semestre fallecieron 122 personas.


Año 2014: primer semestre: perdieron la vida 126 personas (incluidos 16 que murieron en un accidente vial ocurrido en San Martín.


Año 2014: segundo semestre: hubo 115 víctimas fatales.


Año 2015: primer semestre: fallecieron 123 personas.


Violencia social


Año 2013: primer semestre: 67 asesinatos. Total del año: 140.


Año 2014: primer semestre: 96 crímenes. Total del año: 167 casos.


Año 2015: primer semestre, 78 muertes.


Por Orlando Tirapu


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Muerte en las calles sin ley

La ONG Voluntarios en Red dio a conocer datos estadísticos de accidentología vial y crímenes, cuyo origen es la violencia social, correspondientes al primer semestre de 2015.

En el caso de los asesinatos como en los accidentes ocurridos en la vía pública, lo que más debe preocupar a todos los niveles –sociedad, autoridades de Gobierno y organizaciones– es que, según marcan las cifras, la cantidad de episodios que provocaron muertes durante el primer semestre del año, aumentó respecto del informe presentado en diciembre, correspondiente al segundo semestre de 2014.

Pero un detalle que también debe inquietar es que los datos que difunde Voluntarios en Red son recopilados de los medios gráficos y digitales de la provincia de Mendoza, en los cuales no se contempla la cantidad de fallecidos en los hospitales durante los 30 días posteriores a los hechos, lo que supone un número aún mayor de muertos que nunca aparecen en los diarios, ya que no perecieron en el acto.

Cada vez más jóvenes

Según el informe mencionado, de las 78 muertes en contexto de violencia social, el 57% de las víctimas tenían entre 15 y 30 años.

“Es un tema muy preocupante. Uno ve cómo va creciendo la cantidad de jóvenes víctimas de asesinatos cruentos. Creo que tenemos que pensar en qué estamos fallando para que estos chicos terminen así”, expresó Hugo Fiorens, titular de Voluntarios en Red.

Fiorens también señaló que estas muertes se producen en su mayoría en los departamentos que conforman el Gran Mendoza, especialmente, en barrios como La Favorita, en Ciudad; Espejo, en Las Heras, o en el Campo Pappa, en Godoy Cruz.

“La mayor parte de estos asesinatos se producen en zonas urbano-marginales y creo que los principales causantes son la venta de drogas y, como siempre, la guerra entre bandas barriales”, comentó el especialista al ser consultado por El Ciudadano.

De esta forma, la mayor parte de los desaparecidos a temprana edad, según el psicólogo social Joaquín Barros, “fueron personas que no tuvieron una asistencia regular a la escuela o que protagonizaron durante su vida episodios de robo violento por necesidad, para poder comer, o porque están atados a una adicción. Por otra parte, el déficit alimentario juega un papel muy importante en estas vidas que no alcanzan a desarrollarse y además viven en atmósferas agresivas. Se trata de chicos que le han perdido el miedo a la muerte, la han naturalizado”.

Una triste conclusión que debe llamar la atención para que se revierta la situación, que por ahora parece formar parte de la vida diaria sin solución de continuidad.

Desigualdad que mata

La desigualdad es el factor que más se correlaciona con la violencia social. Así lo evidencian más de cincuenta estudios internacionales compilados por el sociólogo mendocino Pablo Fanjnzylber, quien asegura que  “la desigualdad vuelve mucho más probable la violencia social, aunque sólo se trate de una relación probabilística vinculada con otras variables que también inciden, pero en menor proporción”.

“De otra manera, se podría cometer el error de afirmar que todos los pobres son delincuentes. La desigualdad no genera por sí sola el delito, pero acentúa sus condiciones de posibilidad mediante el debilitamiento familiar, la pérdida de lazos comunitarios y el atractivo de un camino trasgresor para acceder a los bienes que la sociedad promueve pero escatima”, comentó Fanjnzylber en el marco de las X Jornadas Nacionales contra la Violencia Social realizadas a principio de año en nuestra provincia.

El profesional destacó que ese “es el factor que más se correlaciona con la inseguridad porque las sociedades que se pretenden democráticas plantean, en lo formal, las mismas metas para todos, pero en la práctica sólo algunos las pueden alcanzar. Una verdadera obsesión en los asaltos violentos es el robo de zapatillas de marca que cuestan entre un tercio y un cincuenta por ciento del salario mínimo. Es decir, no se trata simplemente de arrebatar un par de zapatillas, sino de robar una porción de prestigio social”.

Accidentolgía vial

Año 2013: en el primer semestre fallecieron 122 personas.

Año 2014: primer semestre: perdieron la vida 126 personas (incluidos 16 que murieron en un accidente vial ocurrido en San Martín.

Año 2014: segundo semestre: hubo 115 víctimas fatales.

Año 2015: primer semestre: fallecieron 123 personas.

Violencia social

Año 2013: primer semestre: 67 asesinatos. Total del año: 140.

Año 2014: primer semestre: 96 crímenes. Total del año: 167 casos.

Año 2015: primer semestre, 78 muertes.

Por Orlando Tirapu

comentarios

Login