ciudadanodiario.com.ar
Misterio: el futuro de Cristina
Cargando...
Por Redacción

Misterio: el futuro de Cristina



El rol político que jugará Cristina Kirchner luego de traspasar el mando presidencial el 10 de diciembre es un gran interrogante. ¿Se retirará paulatinamente de la actividad política y se radicará en el sur? ¿Apostará a seguir manteniendo incidencia en la vida política del país liderando la base de organizaciones militantes que la respaldan?¿Buscará regresar a la Presidencia en su primera oportunidad, en 2019?

Estas son algunas preguntas que aún no tienen respuesta y que, inclusive, hasta quizás la propia Cristina Kirchner no haya tenido tiempo de avaluar seriamente. No obstante, el futuro de la Presidenta, quien ejerció una clara centralidad política durante casi una década, ya comenzó a ser planteado por representantes del oficialismo, quienes se inclinaron por la posibilidad de que la jefa de Estado busque en los próximos años mantener su influencia en el escenario doméstico, aunque crecen los rumores de que podría acceder a la conducción de algún organismo internacional.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, planteó que no imagina a la Presidenta “yéndose a tejer, cortando rosas, ni criando nietos”, una vez que deje la Casa Rosada. A su vez, alimentó la versión que suena con más fuerza acerca de su futuro inmediato: que Cristina Kirchner desarrolle un rol en política internacional, al frente de una organización regional como la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) o la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños). Incluso se mencionó una posibilidad -más improbable- de que suceda al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. De hecho, Cristina Kirchner en el último tiempo se mostró especialmente interesada en las cuestiones de geopolítica y relaciones internacionales, e incluso éstas habrían sido unas de las temáticas principales que abordó con el Papa Francisco en una de sus últimas reuniones privadas.

En tanto, integrantes del entorno de la mandataria deslizaron que luego de traspasar el mando podría tomarse los primeros seis meses para descansar en sus residencias santacruceñas de El Calafate y Río Gallegos y dar lugar a una transición ordenada con el próximo Presidente. En caso de que luego de cumplido este plazo y que finalmente se haga cargo de un organismo internacional, aún quedaría por develar cuál será su desempeño en lo que refiere a la vida política del país.

Al respecto, no se descarta que quien tome la posta y se encargue en los próximos años de mantener viva la llama del kirchnerismo jugando fuerte en las cuestiones domésticas sea su hijo Máximo, quien asumirá en diciembre una banca en el Congreso, concretando así su salto a la política desde un cargo legislativo.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Misterio: el futuro de Cristina

El rol político que jugará Cristina Kirchner luego de traspasar el mando presidencial el 10 de diciembre es un gran interrogante. ¿Se retirará paulatinamente de la actividad política y se radicará en el sur? ¿Apostará a seguir manteniendo incidencia en la vida política del país liderando la base de organizaciones militantes que la respaldan?¿Buscará regresar a la Presidencia en su primera oportunidad, en 2019?
Estas son algunas preguntas que aún no tienen respuesta y que, inclusive, hasta quizás la propia Cristina Kirchner no haya tenido tiempo de avaluar seriamente. No obstante, el futuro de la Presidenta, quien ejerció una clara centralidad política durante casi una década, ya comenzó a ser planteado por representantes del oficialismo, quienes se inclinaron por la posibilidad de que la jefa de Estado busque en los próximos años mantener su influencia en el escenario doméstico, aunque crecen los rumores de que podría acceder a la conducción de algún organismo internacional.
El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, planteó que no imagina a la Presidenta “yéndose a tejer, cortando rosas, ni criando nietos”, una vez que deje la Casa Rosada. A su vez, alimentó la versión que suena con más fuerza acerca de su futuro inmediato: que Cristina Kirchner desarrolle un rol en política internacional, al frente de una organización regional como la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) o la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños). Incluso se mencionó una posibilidad -más improbable- de que suceda al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. De hecho, Cristina Kirchner en el último tiempo se mostró especialmente interesada en las cuestiones de geopolítica y relaciones internacionales, e incluso éstas habrían sido unas de las temáticas principales que abordó con el Papa Francisco en una de sus últimas reuniones privadas.
En tanto, integrantes del entorno de la mandataria deslizaron que luego de traspasar el mando podría tomarse los primeros seis meses para descansar en sus residencias santacruceñas de El Calafate y Río Gallegos y dar lugar a una transición ordenada con el próximo Presidente. En caso de que luego de cumplido este plazo y que finalmente se haga cargo de un organismo internacional, aún quedaría por develar cuál será su desempeño en lo que refiere a la vida política del país.
Al respecto, no se descarta que quien tome la posta y se encargue en los próximos años de mantener viva la llama del kirchnerismo jugando fuerte en las cuestiones domésticas sea su hijo Máximo, quien asumirá en diciembre una banca en el Congreso, concretando así su salto a la política desde un cargo legislativo.

comentarios

Login